Urkullu releva la cúpula de todos los servicios básicos y otorga el triple de presupuesto a los socialistas en el nuevo Gobierno

Las caras del Gobierno vasco

La presentación del nuevo gabinete de Iñigo Urkullu para su tercera legislatura –que se constituirá oficialmente este martes y que está compuesto por ocho consejeros del PNV y tres socialistas y por siete hombres y cinco mujeres incluyendo al lehendakari– ha acarreado más sorpresas de las previstas. Urkullu ha optado por relevar a los responsables de todos los servicios básicos en medio de la pandemia: sale Nekane Murga de Salud, sale Cristina Uriarte de Educación y sale Estefanía Beltrán de Heredia de Seguridad. Además, la cartera de Empleo pasa a manos del PSE-EE y será dirigida por Idoia Mendia, mientras que su anterior titular, Beatriz Artolazabal, liderará una nueva cartera que aglutinará Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, lo que incluye también las políticas de memoria histórica y un futuro traspaso de Prisiones, ya previsto por el Gobierno de Pedro Sánchez. Continúa en el Ejecutivo el socialista Iñaki Arriola, pero ya no al frente de Medio Ambiente tras ser cuestionado por la crisis de Zaldibar.

Así es el nuevo Gobierno de Urkullu: los perfiles de los 11 consejeros

Así es el nuevo Gobierno de Urkullu: los perfiles de los 11 consejeros

Con la remodelación, solamente el titular de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, mantiene exactamente las mismas funciones que la pasada legislatura y el PSE-EE pasará a gestionar el 13% del presupuesto total (4% en los últimos cuatro años). Del gabinete salen cinco personas, todas mujeres. Los fichajes son tres consejeras y dos hombres, aunque en las dos salidas de mitad de legislatura se marcharon dos consejeros y llegaron dos mujeres. Se quedan seis pero solamente resisten dos del equipo original de 2012, Arantxa Tapia y Josu Erkoreka, que ahora ve oficializado su estatus de 'número dos' con el rango de vicelehendakari primero. La secretaria general socialista y consejera de "Trabajo y Empleo" [sic] pasa a ser vicelehendakari segunda. No había vicepresidencias desde que Juan José Ibarretxe dejó Ajuria Enea y la oposición ya ha mostrado sus recelos por un posible incremento del gasto.

El PSE-EE ve así reforzado su peso político en el gabinete, al que suma también a un valor al alza en Álava, Javier Hurtado. Ese salto cualitativo es también cuantitativo, ya que las anteriores áreas lideradas por ese partido apenas representaban el 4% del presupuesto total. Ahora, según la estimación de este periódico basada en los datos de las cuentas de 2020, con las áreas de Empleo (886,7 millones), Vivienda (304 millones), Transportes (257 millones), Turismo, Comercio y Consumo (42,6 millones) y Trabajo (34,1 millones) el margen de maniobra será mayor. Más del triple. Mendia insistió en el Parlamento durante la sesión de investidura en que el espíritu de la coalición es que la "impronta progresista" se note en el conjunto de las políticas porque las áreas de cada partido no son "compartimentos estancos".

Por áreas, el relevo en Salud ha sorprendido más que el de Educación. Gotzone Sagardui pasa a ser la cara del Gobierno en la lucha contra la COVID-19. Es también licenciada en Medicina como Nekane Murga, bilingüe y del partido, algo que nunca fue la anterior titular, que llegó en la primavera de 2019 ante la salida de Jon Darpón por la investigación de las irregularidades en las oposiciones de Osakidetza. Sagardui tuvo un discreto y fugaz paso por la comisión de Salud del Parlamento en la pasada legislatura y ha tenido más trayectoria en Lanbide o, en los últimos años, en el Ayuntamiento de Bilbao. En Educación, el ciclo de Cristina Uriarte parecía ya agotado. Urkullu refuerza también el perfil político de ese área en un momento clave con la incorporación de Jokin Bildarratz, hasta ahora portavoz del PNV en el Senado. Es una persona de la máxima confianza del lehendakari, como se puede comprobar en los archivos de su mediación en el proceso independentista catalán.

En Seguridad, no ha habido sustituto alavés para una alavesa y Urkullu ha tirado de su mano derecha para otra cartera crítica. Erkoreka es el nuevo consejero, algo que estaba decidido desde el jueves a pesar de los rumores y la larga lista de candidatos que se había barajado. Deja vacantes las áreas de Gobernanza Pública y Autogobierno, en las que emerge Olatz Garamendi –con larga trayectoria en segundos niveles de la Administración y bien valorada–, que tendrá que capitanear la llegada de las transferencias del Estatuto de 1979, principalmente Prisiones y la posible negociación en torno al régimen económico de la Seguridad Social.

Y deja la portavocía. Tras ocho años como cara visible del Ejecutivo, quien comparecerá los martes a mediodía tras cada Consejo de Gobierno será Bingen Zupiria, que sigue en Cultura y Política Lingüística y que podrá profundizar en su relación cercana con los medios de comunicación, ya que durante una década fue responsable de Comunicación con el lehendakari José Antonio Ardanza.

Los nombramientos se formalizarán en las próximas horas en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) y les acompañarán los decretos de estructura, que definirán las competencias concretas de cada una de las áreas departamentales. El martes, en Ajuria Enea, todos los consejeros tomarán posesión y, a continuación, se celebrará la primera reunión del Consejo de Gobierno de la duodécima legislatura vasca. También será el momento de la fotografía del cambio de carteras, seguramente condicionada también por la pandemia como la jura del lehendakari en Gernika.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats