La portada de mañana
Acceder
La fatiga pandémica y el fin del estado de alarma complican el control
Dirigentes del PP sospechan que Casado forzará elecciones en otras CCAA
Opinión – Lo importante es no liarse, por Antón Losada

Extremadura baraja un toque de queda "más riguroso" y reuniones más reducidas a partir del 1 de enero

Una pareja con mascarillas pasea por la plaza de España de Mérida

El último día del año se conocerán las nuevas medidas que se pondrán en marcha en Extremadura para frenar el avance de la COVID-19. Sobre la mesa del Consejo de Gobierno, que se reanuda mañana tras un "intenso debate" sin consenso en la tarde del miércoles, están un toque de queda "más riguroso" y reuniones más reducidas. El consejero de Sanidad, José María Vergeles, informará a lo largo del jueves de los acuerdos.

El endurecimiento de las medidas se produce después de los datos de la última jornada, en la que se ha batido el récord diario de contagios de toda la pandemia (783 positivos) y la incidencia acumulada a 14 días ha llegado a los 459,86 casos –casi 200 por encima de la media nacional– y a los 250 casos a siete días. Ello hace prever que la situación no mejorará en los próximos días en Extremadura.

Además, todas las áreas de salud superan el umbral de los 250 casos por cada 100.000 habitantes y la mayoría de las 'grandes ciudades' de la región superan esa tasa. Cáceres, donde el alcalde ha solicitado un endurecimiento de las medidas, ha sobrepasado los 750 casos, y Almendralejo (Badajoz) ha alcanzado este miércoles los 849 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, mientras que a los siete días es de 561 casos por 100.000 habitantes.

Desde el 20 de diciembre, conforme avanza el número de contagios, se vienen anunciando restricciones. Incluso se canceló el Plan de Navidad.

Desde Salud Pública achacan el actual escenario al puente de la Constitución al inicio de las fiestas navideñas.

Etiquetas
Publicado el
30 de diciembre de 2020 - 21:50 h

Descubre nuestras apps

stats