Galicia pedirá que Interior levante límites al tránsito de trabajadores transfonterizos en la frontera entre España y Portugal

Puente internacional entre Tui (Galicia) y Valença do Minho

El Ministerio de Interior analizará en los próximos días la propuesta de apertura de fronteras que reclaman los responsables de Agrupación Europea de Cooperación Territorial del Río Miño Transfronterizo (AECT) y los responsables municipales de los ayuntamientos portugueses más cercanos al límite entre ambos países. El delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, se ha comprometido este martes a poner sobre la mesa del Ejecutivo la reclamación de aligerar el paso por frontera para los trabajadores que viven a un lado del rio Miño en su tramo internacional pero que trabajan al otro lado de esa línea que separa España y Portugal. Losada se ha reunido este martes con el presidente de la Cámara Municipal de Vilanova da Cerveira (Portugal), Fernando Brito, y con el director de la AECT, Uxío Benítez.

El coronavirus al otro lado de la frontera: anticipación y política en voz baja, la receta portuguesa contra la pandemia

El coronavirus al otro lado de la frontera: anticipación y política en voz baja, la receta portuguesa contra la pandemia

La provincia de Pontevedra atesora el 5% del total de frontera entre España y Portugal pero por sus carreteras se produce el 49% del tránsito entre ambos países. El cierre de la mayoría de los pasos está dificultando el día a día para una comunidad de 150.000 habitantes con muchos trabajadores que duermen a un lado del río Miño -frontera natural en este tramo de la también llamada Raia- y trabajan en el otro.  

Tras el cierre decretado a nivel europeo, entre Galicia y Portugal solo está abierto abierto el paso por la localidad de Tui (Pontecedra), lo que obliga a muchos trabajadores a recorrer distancias quilométricas para sortear las limitaciones. 

Un ejemplo de lo anterior acontece en las localidades de Salvaterra do Miño (Pontevedra) y Monçao (Portugal). Se trata de dos pequeñas villas apenas separadas por un par de quilómetros que salva un puente internacional. Desde el cierre de fronteras, los habitantes de ambas localidades tienen que dar una vuelta de cerca de 50 quilómetros y viajar hasta Tui para recorrer la distancia que habitualmente realizaban en cuestión de unos pocos minutos. 

El delegado del Gobierno en Galicia se ha comprometido a trasladar al Ejecutivo las inquietudes de la población fronteriza. Javier Losada pondrá esas reclamaciones en las mesas de los ministerios de Interior y Sanidad. Mientras la gestión fructifica, solo uno de los seis pasos fronterizos entre Galicia y Portugal permanece abierto, el que sortea el Miño entre Tui y Valença do Minho.

Etiquetas
Publicado el
12 de mayo de 2020 - 23:39 h

Descubre nuestras apps

stats