ENTREVISTA | Portavoz de Traballadoras de Residencias de Galicia (TREGA)

Sonia Jalda: "Estas son las consecuencias de que la Xunta de Galicia haya mirado para otro lado durante años con las residencias de mayores"

Manifestación de las trabajadoras de residencias de mayores en Galicia.

"Nos estamos olvidando de que en las residencias trabajamos con seres humanos, con personas mayores, que esto no es una fábrica de Citröen", critica Sonia Jalda, portavoz de Traballadoras das Residencias de Galicia (TREGA). Jalda insiste en que la situación actual en los centros de mayores no se puede separar de las condiciones y las limitaciones de personal que arrastran, asegura, las empresas privadas que están a cargo de residencias de mayores.

Más de la mitad de los fallecimientos de mayores que vivían en residencias gallegas se produjeron en el centro

Más de la mitad de los fallecimientos de mayores que viven en residencias se produjeron en el centro

¿Cómo eran las condiciones en las empresas privadas antes del coronavirus?

Llevamos un año en la calle, protestando, porque no se cumplen las ratios de personal para la atención, ni con la limpieza. Estas son las consecuencias de que la Xunta de Galicia haya mirado para otro lado durante años con las residencias de mayores y los servicios sanitarios. La empresa DomusVi [que concentra el mayor número de positivos por COVID-19 en las residencias de mayores de Galicia] gestiona cerca de 30 centros en Galicia y algunos con concesiones de residencias públicas.

¿Tienen las residencias el personal que necesitan?

La falta de personal es tremenda y el servicio es precario. La residencias de mayores deberían ser públicas, dignas y de calidad. Llevamos denunciando desde 2012 que no se cumplen las ratios de personal, que ya están caducas, en las residencias. Hemos presentado escritos denunciando que no hay suficientes enfermeras, que no se cumple que haya una disponible las 24 horas en las residencias con más de 40 mayores, y la Xunta lo reconoce. La empresa dice que es muy difícil contratalas. Si nadie quiere trabajar en DomusVi por algo será.

¿Están mejor en las residencias públicas?

Claro, es que las privadas son un negocio. En las privadas hay casos de enfermeras que salieron de una residencia con casos de coronavirus a hacer turnos en residencias sin casos. Hemos tenido que advertir que iríamos a Inspección de Traballo para que dejaran de hacerlo.

¿Se cumplen en las residencias privadas los protocolos dictados por Xunta y Estado?

La situación se les ha ido de las manos. No es posible que una residencia, como en la de Cangas, tengan más de 100 positivos en 24 horas. Se ha ocultado que había personas con síntomas, o la dirección o la Administración. En dos días no se pueden poner todos enfermos.

¿Cómo ha sido la disposición de medios durante esta crisis sanitaria?

Falta personal sanitario, auxiliares y de limpieza. ¿Cómo se pueden limpiar 50 habitaciones, los espacios comunes y los baños en un turno de mañana? La calidad del servicio es totalmente precario. En la residencia de Cangas no han tenido, hasta ayer [el miércoles] prácticamente ningún material más que el donado por el Ayuntamiento. Les dieron el material justo, con mascarillas quirúrgicas que tenían que reutilizar u otras hechas por modistas. Y el personal está desbordado. Normalmente hay 17 auxiliares por turno, para 147 mayores, y ahora tienen a nueve.

Los familiares se quejan de desinformación

Sí, la desinformación es tremenda, las líneas de los centros con afectados están saturadas y los trabajadores reventados. Una gran empresa nacional como DomusVi no puede tener a las familias sin información durante cinco o seis días.

Etiquetas
Publicado el
2 de abril de 2020 - 21:35 h

Descubre nuestras apps

stats