Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Ucrania entra en el tercer año de guerra con miedo al olvido y dificultades ante Rusia
Koldo García, su mujer y un hermano cobraban sueldos públicos y comisiones
La corrupción siempre llama dos veces. Por Rosa María Artal

El compositor balear Mateu Malondra ofrece una utopía sonora en los World Music Days de Sudáfrica

Actividad divulgativa en Cape Town en el marco de los World New Music Days

Esther Ballesteros

Mallorca —

0

El compositor balear Mateu Malondra ha participado, junto a otros autores españoles, en los World Music Days de Sudáfrica, uno de los festivales de música contemporánea más importantes del mundo. El evento programa obras de las figuras de la nueva creación actual en España y, entre otros, han estado presentes autores de muy diversos estilos como Teresa Catalá (Premio nacional de música), Manuel Martínez, la también mallorquina Lula Romero y Ramón Souto. El festival en formato exposición universal, World New Music Days, se celebra en un país diferente en cada edición.

“Ha sido un evento planteado desde la perspectiva de la periferia territorial, proyectada hacia el centro y exportada después al exterior”, señala Malondra en declaraciones a elDiario.es. En concreto, esta edición se ha llevado a cabo en Sudáfrica con triple sede: Soweto, Johannesburgo y Cape Town. El Festival 2023 empezó las actividades el pasado día 24 y los conciertos, conferencias y encuentros profesionales finalizaron el pasado domingo.

La celebración se enmarca en el centenario de la International Society for Contemporary Music (ISCM). En esta ocasión se ha proyectado un gran festival que recoge la larga historia de esta asociación de ámbito mundial. ISCM fue creada en Salzburgo y celebró su primer festival en Londres en 1923. Esta ha sido, además, la primera vez que el festival anual de la ISCM se ha realizado en el continente africano, una decisión que fue tomada deliberadamente por la organización como un gesto y una reflexión sobre su propia historia y retos futuros al alcanzar la simbólica cifra de 100 años.

España ha contado con una extensa presencia en los World Music Days con cuatro conciertos de Vertixe Sonora en Cape Town. El primero de ellos se realizó el jueves 30 en la Kronendal Music Academy en Hout Bay, un concierto educativo con música de Mateu Malondra (Mallorca, 1977), Lula Romero (Mallorca, 1976) y Sina Fallahzadeh (Teherán, Irán, 1981) que reflexiona sobre el exilio y la movilidad en un mundo sin centro ni periferia y sin puntos fijos.

La obra de Malondra es uno de los caballos de batalla del grupo instrumental gallego. El compositor mallorquín compuso Free Module Study nº1 en 2015 por encargo del festival barcelonés Mixtur y con financiación de la prestigiosa fundación Erns von Siemes Musikstiftung. De gran dinamismo sonoro, la pieza de Malondra explora la relación entre el individuo y el colectivo explotando la interacción entre la función de solista y el tutti instrumental. En la primera sección de la pieza se perfila y consolida la relación y el intercambio fluido de material.

Una polifonía trabajada a duo, trío y cuarteto con electrónica que explora las ideas Deleuzianas en relación a la diferencia y la repetición. Esta sección florece en una polifonía sutil que evoluciona hacia la saturación del material musical. El proceso desemboca en una amalgamación sonora muy evocadora e inspirada. Free Module Study nº1 es una pieza de excelente factura que guio hacia el final de la noche en concierto mágico lleno de detalles que encumbró a Vertixe Sonora como uno de los grupos instrumentales referentes de la nueva creación española.

Mientras tanto, el sábado 2 tuvo lugar en la Galería Youngblood uno de los platos fuertes de esta edición: Njangi, un programa especialmente diseñado para celebrar los 100 años de la ISCM en colaboración con el Festival Internacional de Música de Canarias y NewMusicSA. A través de la música de Monthati Masebe (Johannesburgo, Sudáfrica, 1995), Ayo Oluranti (Ibadan, Nigeria, 1972), Christian Onyeji (Nigeria, 1967), Daniel Roca (Las Palmas de Gran Canaria, 1965) y el compositor gallego Ramón Souto (Vigo, España, 1976), Njangi promueve el acercamiento, el hermanamiento y la profundización de lazos de acogida en el umbral que precede a las nociones de lo que es occidental y lo que no es occidental, un reencuentro que apueste por nuevas formas de entendimiento entre África y Europa. Por segunda vez Vertixe Sonora elevó el ánimo del auditorio con una propuesta excepcionalmente preparada, al nivel que la ocasión merecía.

Por su parte, el madrileño Manuel Martínez Burgos (1970) también fue uno de los protagonistas de esta edición. Ha presentado una pieza para oboe solo titulada I have a dream. La pieza ha sido interpretada por la internacionalmente reconocida oboísta navarra Pilar Fontalba. Fontalba siempre deleita con su elevado dominio técnico del instrumento y por su extraordinaria capacidad musical, sensible y certera. Ofreció un recital que va más allá de lo común. Acompañaron la pieza de Martínez Burgos la música de Amy Crankshaw (Port Elizabeth, Sudáfrica, 1991) Ana Horvat (Zagreb, Croacia, 1977), Tunde Jegede (Londres, Inglaterra, 1972), Dirk D’Ase (Amberes, Bélgica, 1960) y Viktor Molnár (Budapest, Hungría, 1993). Tanto Malondra como Martínez Burgos forman parte del catálogo de la prestigiosa editorial vienesa Universal Edition.

La participación de Vertixe Sonora finalizó por todo lo alto el último día del festival, el pasado domingo, en un concierto para múltiples pianos y teclados en la sala Ian Burgess-Simpson Pianos con música de Diale Mabitsela (Johannesburgo, 1995) y el clásico minimalista de los años ochenta Canto Ostinato de Simeon Sen Holt (Bergen, Países Bajos, 1923 – Alkmaar, Países Bajos, 2012).

Las actividades relacionadas con Muika Bulegoa incluyeron a tres grupos vascos que se sumaron a la programación del festival sudafricano. Estos son el Trío Akartia, el Dúo Casado-Croccolino y Oreka TX. Los primeros en participar fueron el dúo formado por el flautista Roberto Casado y la pianista Francesca Croccolino, que actuaron en el auditorio de la Universidad de Johannesburgo el pasado 27 de noviembre con un programa íntegramente dedicado a compositores africanos como Justinian Tamusuza (Uganda), Fred Onovwerosuoke (Nigeria), Bongani Ndodana-Breen (Sudáfrica) o J.H. Kwabena Nketia (Ghana). Tras este recital, el flautista Roberto Casado participó en otros conciertos del festival tanto en Johannesburgo como en Ciudad del Cabo, colaborando con músicos procedentes de todo el mundo en diversos grupos creados ex profeso para el festival.

Junto a la presencia de estos intérpretes, también sonó en Sudáfrica música vasca actual. La obra vasca seleccionada en la convocatoria oficial de la ISCM 2023 ha sido Larrazpileko jentilen trikuharritik de Teresa Catalán, una partitura estrenada en 2019 en la Quincena Musical de Donostia y que vio su presentación internacional el 1 de diciembre en la Youngblood Gallery de Ciudad del Cabo, de manos del violinista David Bester, el violonchelista Aristide du Plessis y la pianista Nina Schumann. Además de la obra de Catalán, durante las intervenciones del Dúo Casado-Croccolino y del Trío Akartia, y por supuesto de Oreka TX, sonaron también varias páginas de música de diferentes autores vascos.

Etiquetas
stats