La BBC inaugura en Escocia un canal entre críticas al tratamiento informativo

Una imagen de archivo de una delegación de la BBC en Inglaterra

EFE

“La BBC es una de las instituciones más importantes del Reino Unido y está entre los medios más influyentes y reputados del mundo”. Así arranca el libro de Tom Mills sobre la cadena pública británica, que hoy estrena un nuevo canal en Escocia en medio de las críticas a su tratamiento informativo por parte del movimiento independentista.

La BBC acude a la ONU para pedir protección de los derechos de sus periodistas en Irán

La BBC acude a la ONU para pedir protección de los derechos de sus periodistas en Irán

El lanzamiento de esta plataforma de la Corporación Británica de Radiodifusión (BBC, por sus siglas en inglés) ha levantado polvareda en una región en la que el sector independentista ha denunciado sentirse silenciado por el ente público.

La apuesta por ampliar la programación en un territorio donde el sentimiento independentista se ha reavivado desde la victoria del Brexit en 2016 no solo ha cosechado acusaciones de sesgo, sino también críticas por el ajustado presupuesto con que contará el nuevo canal.

Para Michael Higgins, profesor de Medios y Comunicación en la Universidad de Strathclyde (Glasgow), el nuevo espacio que quedará inaugurado este domingo “es una oportunidad para ganarse a los espectadores de todas las sensibilidades políticas”.

En unas declaraciones a Efe, este experto reconoció que, aunque esta puede ser una ardua tarea, el objetivo de la BBC es “reflejar todo el espectro político desde una perspectiva escocesa”.

La polémica estalló al destaparse que en el programa piloto “Debate Night”, en el que el público hace preguntas a un político escocés, se repetía la presencia de un mismo asistente en las gradas.

Se trataba de Billy Mitchell, expolítico del eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) que, según la prensa escocesa, ya ha pasado por el plató de “Question time”, la versión inglesa del programa, hasta en cuatro ocasiones, que ha aprovechado para arremeter contra el Partido Nacionalista Escocés (SNP).

El presupuesto anual del canal de 32 millones de libras (unos 36 millones de euros) no permitirá que “Debate Night” viaje cada semana a un punto diferente del territorio escocés como sí hace su homólogo inglés, lo que ha llevado a varios analistas a cuestionar que la limitación de fondos permita alcanzar la pluralidad que se persigue.

El punto más álgido en las críticas que el organismo público ha recibido fue durante la campaña del referéndum de independencia del Reino Unido que Escocia celebró en 2014 (el 55 % votó a favor de la permanencia), cuando se le acusó de informar desde una perspectiva más cercana a aquellos que rechazaban la separación.

La directora de la BBC Escocia, Donalda MacKinnon, ha afirmado que será difícil restaurar la reputación de la cadena entre el sector independentista, pero que se empezará por emitir “The Nine”, un informativo diario en prime time producido desde Escocia.

MacKinnon dijo que espera que esta forma de repasar la actualidad regional, nacional e internacional desde una perspectiva escocesa sea “una manera de abordar” la desconfianza de parte del público.

“Es una prioridad absoluta para nosotros que la audiencia confíe en que estamos haciendo todo lo posible para garantizar la imparcialidad y el equilibrio en nuestras noticias y en el enfoque de la actualidad”, señaló la directora en unas declaraciones recientes.

Para el experto en comunicación consultado por Efe, la percepción del público “es vital”, por lo que será esencial que la función de servicio público que todo medio de comunicación debe cumplir se lleve a cabo desde una visión “escocesa en lugar de inglesa”.

Ser servicio público significa dar voz a todas las opiniones, visibilizar a los colectivos minoritarios y tratar aquellos temas que resultan menos atractivos desde un punto de vista comercial.

El nuevo canal sustituirá los contenidos que hasta ahora se emitían en el canal BBC One Scotland y BBC Two Scotland, que básicamente se centraba en desconexiones de informativos, y se unirá a BBC Alba, el canal que emite exclusivamente en lengua gaélico escocesa, en su esfuerzo por vertebrar el territorio escocés.

Está previsto que en torno al 95 % de su contenido sea de origen escocés y que, en esta primera etapa, conste de un 50 % de programación original a la que se añadirán reposiciones.

“La televisión pública tiene una función vital para garantizar que las noticias que recibimos cumplen los estándares periodísticos profesionales, que la comedia que vemos utiliza talentos con sede en Escocia y no en Londres y que los dramas que producimos reflejan la riqueza multicultural de la vida escocesa”, destacó Higgins.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats