La portada de mañana
Acceder
La moción de Vox sume al PP en el desconcierto
El toque de queda, la medida que anticipa otra disputa entre Sanidad y Madrid
Opinión - Moción de propaganda, por Rosa María Artal

Chile, Argentina y México toman el relevo del 8M con un día de paros feministas multitudinarios

Miles de mujeres marchan por la Alameda de Santiago (Chile), la principal avenida de la ciudad, durante una jornada de movilizaciones tras el llamado a realizar una huelga feminista tras la celebración del Día Internacional de la Mujer.

El 8M se ha extendido más allá del propio 8 de marzo en países como Chile, Argentina o México. En los tres se han convocado jornadas de movilización para este lunes en el marco del llamado Paro Internacional Feminista, que llama a las mujeres a faltar al trabajo, a dejar de cuidar y a salir a las calles contra la precariedad, los feminicidios, la violencia sexual o por el derecho al aborto libre y seguro. Los tres países son símbolo del músculo feminista en América Latina, que ya exhibió su potencia en multitudinarias manifestaciones este domingo.

El 8M mantiene el pulso: de parar el mundo a mostrar cómo moverlo

El 8M mantiene el pulso: de parar el mundo a mostrar cómo moverlo

En México, la movilización ha escalado en los últimos meses. En el centro, los feminicidios y la impunidad que han conmocionado al país, que celebra un paro nacional de mujeres bajo el lema "Un día sin nosotras": "Ni una mujer en las calles, ni una mujer en los trabajos, ni una niña en las escuelas, ni una joven en las universidades, ni una mujer comprando", resumen las convocantes para referirse a un llamamiento que quiere trascender lo laboral y afectar a todos los ámbitos de la vida: también al trabajo reproductivo, los cuidados, los estudios y el consumo.

La represión policial, incluidas denuncias de violencia sexual, y la oposición al Gobierno de Sebastián Piñera se entremezclan este 8M en Chile con las demandas de derechos para las mujeres. Al calor del estallido social de los últimos meses, el movimiento feminista ha calentado motores en los últimos meses para una jornada de movilización especialmente combativa, que ya llenó de mujeres la rebautizada Plaza de la Dignidad, epicentro de las protestas, el mismo domingo.

Es en este escenario en el que se gestó el cántico El violador eres tú –ideado por el colectivo Las Tesis–, que se ha convertido en emblema internacional para señalar la impunidad de la violencia sexual en todo el mundo. Un símbolo global es también el pañuelo verde por un aborto libre, seguro y gratuito. Las argentinas siguen peleando por este derecho después de que la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo estuviera a punto de ser aprobada en 2018 y se mantienen con la vista puesta en el regreso del proyecto de ley al Congreso.

Esta es una de las demandas centrales del movimiento feminista en Argentina, que también convoca a un paro nacional de mujeres que culminará en una marcha hacia el Congreso de la Nación por la tarde. Ya el mismo 8M, las argentinas celebraron el clásico 'pañuelazo' por el derecho al aborto frente a la Catedral, pero los pañuelos verdes han vuelto a llenar las calles este lunes. Como en años anteriores, el paro se prepara en asambleas convocadas por el colectivo NiUnaMenos y, en esta ocasión, la consigna reza "Vivas, libres y desendeudadas nos queremos". En el país, una mujer es asesinada cada 23 horas, según el Observatorio de las violencias machistas 'Ahora que sí nos ven'.

Mucho tiene que decir Argentina en esta convocatoria de Paro Internacional Feminista que toma fuerza en América Latina. Y es que las huelgas de mujeres que han tenido lugar en los últimos años en España y en otros países de Europa tienen su germen en un proceso en el que el país tuvo un papel fundamental. Era 3 de octubre de 2016 y mientras las mujeres polacas eran convocadas a abandonar sus puestos de trabajo contra el proyecto de ley para restringir el aborto que preparaba el Gobierno, en Argentina los feminicidios conmocionaban al país.

Allí, las feministas ya habían convocado un año antes una multitudinaria manifestación bajo el lema #NiUnaMenos, pero en octubre de 2016 el asesinato de Lucía Pérez, violada y torturada por dos hombres, prendió la mecha. Más de 50 colectivos organizaron una protesta en la que miles de personas, vestidas de negro, se manifestaron contra la violencia machista y protagonizaron un paro laboral de una hora de duración. "En tu oficina, escuela, hospital, juzgado, redacción, tienda, fábrica o donde estés produciendo para una hora para exigir 'Basta de violencia machista, vivas nos queremos'", decían las convocantes.

Etiquetas
Publicado el
9 de marzo de 2020 - 22:51 h

Descubre nuestras apps

stats