Guerra en Ucrania

Las claves del día: en busca de supervivientes en Mariúpol mientras el avance de las tropas rusas se estanca

La imagen distribuida por Maxar, en la que se aprecia la palabra "niños" (дети) en el suelo frente al teatro de Mariúpol, de techo rojo.

La ofensiva ordenada por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, el 24 de febrero contra Ucrania desde el este, el sur y el norte del país se adentra en su cuarta semana. En este 22º día, los equipos de rescate están tratando de retirar los escombros y sacar a los civiles que se escondían en el sótano del teatro destruido en Mariúpol entre informaciones de inteligencia occidentales que apuntan a que la ofensiva rusa permanece estancada.

Los combates

Al sur, la sitiada Mariúpol está intentando sacar a supervivientes de los escombros del teatro bombardeado donde se habían refugiado cientos de civiles, según las autoridades locales, que culparon a las fuerzas rusas del ataque. En el suelo frente al edificio estaba escrita la palabra “niños” en ruso.

Este jueves aún se desconocía si hay víctimas, entre informaciones sobre personas que están saliendo con vida mientras continúan las tareas de rescate “a pesar de los continuos” bombardeos, según el Ayuntamiento.

El presidente Volodímir Zelenski ha comparado la situación de Mariúpol, un puerto estratégico que lleva días siendo atacado, con el asedio nazi de Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial. El Ayuntamiento dice que cerca del 80% de las viviendas han sido destruidas y se lanzan una media de 50 a 100 bombas diarias sobre la ciudad.

En el este, el alcalde de la ciudad de Merefa, a las afueras de Járkov, la segunda ciudad más importante, ha acusado a las tropas rusas de bombardear la localidad, dañando un centro cultural y una escuela. La oficina del fiscal de la región de Járkov ha informado en Telegram de que más de 20 personas han muerto.

Al norte, en la ciudad de Chernígov, este miércoles se trasladaron a las morgues los cuerpos sin vida de 53 personas, según el gobernador regional. “El enemigo continúa el bombardeo sistemático del centro regional, privándolo de la infraestructura civil. Hemos sufrido grandes pérdidas”.

Kiev ha amanecido un día más con bloques de viviendas en llamas, esta vez en el distrito de Darnytsky, donde, como resultado de la caída los restos de un misil ha destrozado y quemado un edificio residencial de varios pisos, según los servicios de emergencias. Una persona ha muerto y tres han resultado heridas. Los servicios de emergencias también han informado de dos muertos en un bombardeo ruso que ha provocado incendios en el distrito Sviatoshyn de Kiev durante la tarde de este jueves.

La Policía de la región de Kiev ha dicho que un niño de dos años ha fallecido y cuatro personas han resultado heridas en un ataque de artillería rusa en el pueblo de Novi Petrivtsi.

Una investigación de Human Rights Watch concluye que las fuerzas rusas dispararon repetidamente municiones de racimo en la ciudad de Mykolaiv, en el sur, durante ataques el 7, 11 y 13 de marzo. Las bombas de racimo están prohibidas por un tratado internacional por su efecto indiscriminado.



Hasta ahora, Rusia ha logrado la mayoría de los avances en las ciudades del sur y el este, mientras sus fuerzas han permanecido más estancadas en el norte y alrededor de Kiev.

El Ejército ucraniano ha publicado un parte en el que afirma que Rusia no ha tenido éxito en su operación terrestre y continuó lanzando ataques con cohetes contra ciudades ucranianas. Acusan a las tropas rusas de efectuar ataques cibernéticos y destruir señales de radio y televisión.

Según la última actualización de inteligencia del Ministro de Defensa británico, la invasión se ha estancado en gran medida en todos los frentes. “Las fuerzas rusas han hecho un progreso mínimo en tierra, mar o aire en los últimos días y siguen sufriendo grandes pérdidas. La resistencia ucraniana sigue siendo firme y bien coordinada. La gran mayoría del territorio ucraniano, incluidas las principales ciudades, sigue en manos de Ucrania”.

Fuentes estadounidenses han asegurado tener “indicios anecdóticos” de que la moral “no es alta” en algunas unidades de las tropas rusas, informa Reuters.

El Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), con sede en Washington, ha vuelto a poner en duda que las fuerzas rusas alrededor de Kiev logren el poder de combate necesario para completar el cerco de la ciudad a corto plazo. “Las fuerzas rusas lanzaron ataques limitados e infructuosos al noroeste de Kiev y no llevaron a cabo operaciones ofensivas en el noreste de Ucrania, hacia Járkov o hacia Mykolaiv”.

Según los analistas, las fuerzas rusas sí han logrado avances territoriales limitados en la región de Donetsk y en los alrededores de Mariúpol, y consideran probable que capturen esta ciudad y la obliguen a capitular en las próximas semanas. Los buques de guerra rusos bombardearon áreas de la región de Odesa el 16 de marzo, dicen, “pero es poco probable que la infantería naval rusa realice un desembarco anfibio sin apoyo”.

Los corredores

Este jueves se han acordado varios corredores humanitarios para evacuar a civiles y llevar ayuda humanitaria, entre ellos varios en la región de Kiev (desde Borodianka y el pueblo de Shevchenkove). Se han abierto rutas también en la región de Járkov y para entregar alimentos y medicinas en varios puntos alrededor de Kiev, incluidas las ciudades de Hostomel y Bucha, según la vice primera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk.

Además, se han enviado autobuses a Berdiansk, adonde están llegando estos días civiles en sus propios coches desde Mariúpol, para recogerlos. En esta ruta también ha circulado un camión cisterna con combustible para repostar los coches particulares que conducen las personas que se van de Mariúpol.

Unas 30.000 personas han podido salir hasta ahora de Mariúpol conduciendo sus propios coches –6.500 coches– en total en dirección a Zaporiyia, según el Ayuntamiento. Las autoridades locales de Zaporiyia afirman que ha recibido 470 autobuses con gente. 

En total se han evacuado 3.810 personas por corredores humanitarios este jueves, incluyendo 2.000 de Mariúpol que han llegado a Zaporiyia, según Kirill Timoshenko, jefe adjunto de la presidencia ucraniana. 

Ucrania y Rusia acordaron por primera vez el 3 de marzo establecer corredores humanitarios para llevar suministros y ayudar a los civiles atrapados a salir de determinadas zonas mientras las acciones militares, en teoría, se detienen temporalmente, pero su aplicación hasta la fecha ha sido lenta y limitada. 

Decenas de miles de personas han sido evacuadas en los últimos días, pero también ha habido muchos intentos fallidos con Kiev acusando a Moscú de no cumplir plenamente los acuerdos y compromisos. Rusia también ha culpado a Ucrania de que las operaciones de evacuación no den resultados.

Las víctimas

El número total de víctimas sigue sin estar claro y las cifras reales son, casi con seguridad, mayores a las conocidas. Los últimos datos de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos elevan a 2.032 las víctimas civiles, entre ellas 780 muertos –58 de ellos menores– y 1.252 heridos desde el 24 de febrero. La mayoría han sido causadas por “armas explosivas con una amplia área de impacto, incluyendo bombardeos de artillería pesada y sistemas de misiles de lanzamiento múltiple, y ataques aéreos”.

Estas estadísticas todavía no incluyen las cientos de víctimas que han denunciado ciudades como Volnovaja, Izium, y también Mariúpol, donde las autoridades locales afirman que han muerto más de 2.300 personas en los ataques.

Cientos de miles de personas continúan escapando en busca de seguridad. La agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) calcula que 3,16 millones de personas han huido a los países vecinos desde el comienzo de la invasión. La enorme mayoría, 1,9 millones, ha llegado a Polonia, pero también a otros países que comparten frontera como Hungría, Moldavia, Rumanía, Eslovaquia y Rusia.

El nivel de bajas entre las fuerzas armadas no está del todo claro. Fuentes estadounidenses estiman que más de 7.000 soldados rusos han muerto, según el New York Times. Los militares ucranianos aseguran que Rusia ha perdido casi 14.000 efectivos, no se sabe cuántos están prisioneros. Moscú informó por primera vez a principio de marzo de sus bajas, varias veces menores que las que contabiliza Ucrania: 498 militares rusos muertos y casi 1.600 heridos. El presidente Zelenski ha dicho que 1.300 soldados ucranianos han muerto durante la invasión.

En su cálculo de las pérdidas rusas, Ucrania asegura haber destruido 444 tanques, 1.435 vehículos blindados, más de 270 sistemas de artillería y de lanzamiento múltiple de misiles (MLSR), casi 200 aviones y helicópteros, así como varios barcos y aviones no tripulados, entre otros. El Ministerio de Defensa ruso ha dicho que se han destruido más de 2.500 elementos de la infraestructura militar ucraniana.

En Rusia, desde el comienzo de la ofensiva, las autoridades han detenido a 14.972 personas en protestas en contra de la guerra, según informa OVD-info, organización especializada en el seguimiento de arrestos y la defensa de detenidos. 

Putin ha calificado de “quintacolumnistas” y traidores a los ciudadanos que se oponen a la invasión de Ucrania, y los desprecia por su apoyo a “las llamadas libertades de género” y su estilo de vida. Escribe Iñigo Sáenz de Ugarte.

Las sanciones

Como se preveía, Moscú ha rechazado la medida cautelar dictada este miércoles por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que exige a Rusia suspender de forma inmediata las operaciones militares en Ucrania, informa EFE.

Tras discursos similares a los parlamentos de la UE, Reino Unido, Canadá y EEUU, Zelenski se ha dirigido este jueves al Parlamento alemán, donde ha dicho que Moscú está “construyendo un nuevo muro” entre “libertad y falta de libertad” y ha pedido, una vez más, más ayuda.

Estados Unidos ha anunciado el envío de 100 drones estadounidenses y nuevos sistemas antiaéreos a Ucrania.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha trasladado este jueves a Putin, una oferta para que se reúna en Turquía con el presidente Zelenski, con vistas a que ambos líderes acerquen posturas y puedan incluso acordar un alto el fuego.

La guerra acaba con ExoMars, la misión espacial conjunta de Europa y Rusia para explorar Marte. La Agencia Europea del Espacio ve imposible cooperar con su homóloga rusa, Roscosmo.

El presidente Joe Biden hablará con el presidente chino, Xi Jinping este viernes, según la Casa Blanca. En los últimos días, las sospechas de EEUU de que China podría ayudar militarmente a Rusia han copado titulares.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats