Guerra en Ucrania

Las claves del día: avanzan las charlas, Zelenski habla al Congreso de EEUU y ataque contra el teatro de Mariúpol

Un edificio destruido tras un bombardeo en el centro de Járkov, Ucrania, este martes.

La ofensiva ordenada por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, el 24 de febrero contra Ucrania desde el este, el sur y el norte del país ha entrado en su día número 21, marcado por una nueva jornada de negociaciones entre Kiev y Moscú, que proyectan cierto optimismo sobre el proceso, mientras los ataques continúan en varios puntos del país, incluida la sitiada Mariúpol, donde las autoridades han denunciado el bombardeo de un teatro en el que se refugiaban civiles. Horas antes, el presidente ucraniano dio un discurso ante el Congreso de EEUU y el máximo tribunal de Naciones Unidas ordenó a Rusia detener de inmediato su invasión.

Las negociaciones

El proceso está siendo intrincado y “muy difícil”, pero representantes ucranianos y rusos están arrojando cierto optimismo sobre las negociaciones para poner fin al conflicto, que continúan este miércoles después de dos intensas jornadas de conversaciones. Informa Vanesa Rodríguez.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, que este martes dijo que asumía que Ucrania no se iba a unir a la OTAN, ha destacado que Moscú mantiene un tono “más realista” en sus posiciones. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, ha afirmado que hay “cierta esperanza de alcanzar un acuerdo”.

¿En qué se centran las conversaciones? Según ha declarado el negociador ruso, Vladimir Medinski, uno de los asuntos que se están debatiendo es la posibilidad de que Ucrania sea un Estado neutral “al estilo de Austria o Suecia”, dos países que no son miembros de la OTAN. El asesor del presidente ucraniano Mijail Podoliak ha defendido que el modelo “solo puede ser ucraniano” y piden garantías de seguridad, en concreto “un acuerdo rígido con una serie de Estados garantes que asumen claras obligaciones legales para impedir activamente los ataques a Ucrania”.

Según ha adelantado en exclusiva el Financial TimesUcrania y Rusia han hecho progresos significativos esbozando un plan de paz de 15 puntos que implica la renuncia de Kiev a entrar en la OTAN. Podoliak ha puntualizado en Twitter que el borrador mencionado por el FT recoge las demandas rusas.

Los combates

El Ayuntamiento de la sitiada ciudad portuaria de Mariúpol ha acusado a las fuerzas rusas de destruir “deliberadamente” el Teatro Dramático de la localidad, donde se escondían cientos de personas, según han indicado en Telegram. Aún se desconoce el número de víctimas. Rusia ha negado las acusaciones.

Las fuerzas armadas ucranianas también han acusado a las fuerzas rusas de bombardear con un sistema múltiple de lanzamiento de cohetes una columna de civiles que habían evacuado la ciudad.

Kiev ha amanecido por tercer día consecutivo con bloques de viviendas destruidos. Un edificio residencial de 12 plantas ha resultado dañado tras ser alcanzado por los bombardeos en el barrio de Shevchenkivskyi, dice el servicio de emergencias. Los vecinos de la capital se apiñan en casas y refugios mientras sigue el toque de queda que se extiende hasta este jueves.

En la segunda ciudad más grande de Ucrania, Járkov, también ha sido objetivo de ataques con dos personas muertas confirmadas y dos edificios residenciales destruidos, según los servicios de emergencia estatales que continúan las operaciones de búsqueda y han dicho que desde el comienzo de la guerra, solo en Járkov, las fuerzas rusas “han matado más de 500 civiles”. También han informado de ataques en la región de Lugansk, al este.

Según el último parte del Ejército ucraniano, la aviación rusa sigue lanzando ataques con misiles y bombas “contra la infraestructura militar y civil en las regiones” de Kiev, Chernígov, Yitomir, Vínnytsia, Sumy y Donetsk.

Ivan Fedorov, el alcalde de la ciudad ocupada de Melitópol, cuyo “secuestro” había sido denunciado por las autoridades ucranianas, ha sido liberado, según ha informado el servicio de comunicaciones ucraniano, que ha publicado un vídeo de Zelenski hablando por teléfono con Fedorov.



Hasta ahora, Rusia ha logrado la mayoría de los avances en las ciudades del sur y el este, mientras sus fuerzas han permanecido más estancadas en el norte y alrededor de Kiev.

La última actualización de inteligencia del Ministro de Defensa británico dice que las fuerzas rusas están teniendo dificultades para superar los desafíos que plantea el territorio de Ucrania. “Las fuerzas rusas han permanecido en gran medida sujetas a la red de carreteras de Ucrania y han demostrado su reticencia a efectuar maniobras fuera de la carretera. La destrucción de puentes por parte de las fuerzas ucranianas también ha jugado un papel clave en el estancamiento del avance ruso”.

Reino Unido cree que el “continuo fracaso” de Rusia para hacerse con el control del espacio aéreo “ha limitado drásticamente su capacidad de utilizar eficazmente la maniobra aérea, limitando aún más sus opciones”. Las tácticas de las fuerzas armadas ucranianas “han aprovechado hábilmente la falta de maniobra de Rusia, frustrando el avance ruso e infligiendo grandes pérdidas a las fuerzas invasoras”.

El Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), con sede en Washington, dice que los ataques de las fuerzas rusas al noroeste de Kiev los días 14 y 15 de marzo “son probablemente las operaciones ofensivas a mayor escala que las fuerzas rusas que intentan rodear Kiev pueden sostener en este momento”. Los analistas creen que los intentos rusos de aumentar las fuerzas “no pueden cambiar el equilibrio de fuerzas en torno a Kiev en la próxima semana”.

Las fuerzas rusas siguen demostrando su mayor potencia hasta la fecha en el sureste y están avanzando de forma constante en tres direcciones: hacia el noreste desde Jersón, tomando territorio en las regiones de Donetsk y Lugansk, y reduciendo la bolsa ucraniana en Mariúpol, dice el ISW. “Dado que es probable que las fuerzas rusas no puedan completar el cerco de Kiev ni reanudar las operaciones ofensivas móviles en el noreste de Ucrania en un futuro próximo, la captura rusa de Mariúpol será probablemente el próximo elemento clave en la invasión rusa”. Localizado en el mar de Azov, Mariúpol, constantemente atacada, es un puerto estratégico.

Los expertos creen también poco probable que las fuerzas rusas logren rodear Mykolaiv y amenazar Odesa en un futuro próximo, “pero mantienen reservas de infantería naval no comprometidas que podrían llevar a cabo una operación anfibia o desembarcar para reforzar las operaciones terrestres rusas”. Es posible, sostienen, que Rusia intente rodear Zaporiyia y sus fuerzas están avanzando de forma lenta pero constante en la línea de contacto en el Donbás.

Los corredores

La vice primera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, que cada mañana anuncia las rutas para evacuar a civiles durante la jornada, ha dicho este miércoles por la mañana que aún no habían recibido confirmación para abrir corredores humanitarios y ha vuelto a acusar a Rusia de violar el alto al fuego. Sí han trabajado en las rutas para la entrega de ayuda humanitaria a los residentes de las ciudades y pueblos de las regiones de Lugansk, Donetsk, Zaporiyia, Járkov, Kiev, Chernígov, Sumy y Jersón.

El Ayuntamiento de Mariúpol ha informado de que alrededor de 11.000 personas se han dirigido a la ciudad de Zaporiyia conduciendo sus propios coches este miércoles. Para aquellos que han llegado a Berdiansk, a mitad de camino, y “por diversas razones no pudieron continuar”, se han organizado autobuses de evacuación. Un total de 15 autobuses van llenos de personas, de los cuales tres son autobuses con niños, según el Ayuntamiento. 

Ucrania y Rusia acordaron por primera vez el 3 de marzo establecer corredores humanitarios para llevar suministros y ayudar a los civiles atrapados a salir de determinadas zonas mientras las acciones militares, en teoría, se detienen temporalmente, pero su aplicación hasta la fecha ha sido lenta y limitada. Decenas de miles de personas han sido evacuadas en los últimos días, pero también ha habido muchos intentos fallidos, sobre todo desde Mariúpol, con Kiev acusando a Moscú de no cumplir plenamente los acuerdos y compromisos. Rusia también ha culpado a Ucrania de que las operaciones de evacuación no den resultados.

Las víctimas

El número total de víctimas sigue sin estar claro y las cifras reales son, casi con seguridad, mayores a las conocidas. Los últimos datos de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos elevan a 1.900 las víctimas civiles, entre ellas 726 muertos –52 de ellos menores– y 1.174 heridos desde el 24 de febrero. La mayoría han sido causadas por “armas explosivas con una amplia área de impacto, incluyendo bombardeos de artillería pesada y sistemas de misiles de lanzamiento múltiple, y ataques aéreos”.

Estas estadísticas todavía no incluyen las cientos de víctimas que han denunciado ciudades como Volnovaja, Izium, y también Mariúpol, donde las autoridades locales afirman que han muerto más de 2.300 personas en los ataques.

Cientos de miles de personas continúan escapando en busca de seguridad. La agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) calcula que más de tres millones de personas han huido a los países vecinos desde el comienzo de la invasión. La enorme mayoría, 1,86 millones, ha llegado a Polonia, pero también a otros países que comparten frontera como Hungría, Moldavia, Rumanía, Eslovaquia y Rusia.

Según el ministerio de Sanidad, 117 hospitales han resultado dañados durante 21 días de guerra. Siete de ellos no son recuperables.



El nivel de bajas entre las fuerzas armadas no está del todo claro. Los militares ucranianos aseguran que Rusia ha perdido casi 14.000 efectivos, no se sabe cuántos están prisioneros. Moscú informó por primera vez a principio de marzo de sus bajas, varias veces menores que las que contabiliza Ucrania: 498 militares rusos muertos y casi 1.600 heridos. Las autoridades ucranianas no habían revelado la escala de las bajas entre sus filas, pero el presidente Zelenski reconoció este fin de semana la muerte de 1.300 soldados ucranianos durante la invasión.

En su cálculo de las pérdidas rusas, Ucrania asegura haber destruido 430 tanques, 1.375 vehículos blindados, más de 260 sistemas de artillería y de lanzamiento múltiple de misiles (MLSR), casi 200 aviones y helicópteros, así como varios barcos y aviones no tripulados, entre otros. El Ministerio de Defensa ruso ha dicho que se han destruido más de 2.500 elementos de la infraestructura militar ucraniana.

En Rusia, desde el comienzo de la ofensiva, las autoridades han detenido a 14.971 personas en protestas en contra de la guerra, según informa OVD-info, organización especializada en el seguimiento de arrestos y la defensa de detenidos. 

Las sanciones

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), el máximo tribunal de Naciones Unidas, ha ordenado a Rusia suspender “inmediatamente” sus operaciones militares en Ucrania, otorgando las medidas cautelares solicitadas por Kiev, aunque muchos se muestran escépticos de que Moscú las vaya a cumplir.

Este miércoles se han reunido los ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas. “Que no haya ningún malentendido ni error de cálculo en Moscú, estamos listos para defender a todos nuestros aliados”, ha dicho el secretario general Jens Stoltenberg después de que ataques rusos sobre Ucrania bordearan la frontera con Polonia, país miembro de la OTAN. Informa Andrés Gil.

Tras discursos similares a los parlamentos de la UE, Reino Unido y Canadá, este miércoles, Zelenski se ha dirigido al Congreso de EEUU. El presidente ucraniano ha invocado el ataque a Pearl Harbor y los atentados del 11-S para pedir más ayuda y ha propuesto una nueva alianza internacional. El presidente Joe Biden ha dicho a los periodistas que Putin es “un criminal de guerra”.

El aislamiento económico, diplomático y político de Moscú sigue en aumento. Rusia ha dejado este miércoles de ser miembro del Consejo de Europa después de 26 años. El anuncio se produce un día después de que Moscú dijera que había lanzado el procedimiento para retirarse de la organización regional. El Comité de Ministros, órgano de decisión del Consejo de Europa, ha formalizado la expulsión. Amnistía Internacional ha dicho que la retirada de Moscú del “principal guardián de los derechos humanos y el Estado de derecho de Europa” y el abandono del Convenio Europeo de Derechos Humanos “es una tragedia para las víctimas de los abusos de derechos humanos del Kremlin”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats