eldiario.es

9

Las protestas en Chile se avivan con la marcha más grande de su democracia

Más de un millón de personas sale a la calle en Santiago para reclamar la salida del presidente, Sebastián Piñera: la ola de protestas solo es comparable a las movilizaciones de 1988 contra la dictadura de Augusto Pinochet

A los reclamos de mejores salarios y pensiones y precios más justos para la luz, el gas, las universidades y la sanidad, ahora se suma la indignación contra el Gobierno por la represión y excesos presuntamente cometidos por las fuerzas del orden

La semana de movilizaciones deja un saldo de al menos 19 muertos, cinco presuntamente a manos de agentes del Estado, más de 600 heridos y 6.000 detenidos

Cinco claves para entender el estallido social en Chile

Las protestas en Chile se avivan con la marcha más grande de su democracia

Las protestas en Chile se avivan con la marcha más grande de su democracia EFE

Las protestas en Chile contra la desigualdad social alcanzaron este viernes un nivel sin precedentes al reunir a alrededor de 1,2 millones de personas en una histórica manifestación en Santiago para reclamar la salida del presidente, Sebastián Piñera, y reivindicar hondas reformas sociales.

La masiva concentración en la Plaza Italia, punto neurálgico de esta ola de protestas que abarca a todo el país, fue inédita en la historia democrática de Chile y solo es comparable a las movilizaciones de 1988 contra la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

La gran plaza de la capital chilena se quedó pequeña para acoger a todos los manifestantes que estaban convocados para las 17.00 hora local (20.00 GMT), pero media hora antes ya no había espacio para nadie más y el resto se quedó en las avenidas aledañas sin poder ingresar.

Ni siquiera las dos Copas América que la selección de Chile ganó en 2015 y 2016 lograron congregar a tantas personas en la emblemática plaza, donde esta vez los chilenos llegaron desde los puntos más lejanos de la ciudad en auténticos ríos de gente.

El momento más emotivo la movilización llegó cuando se desplegó una bandera nacional gigante con el ya extendido lema "Chile despertó", mientras desde uno de los edificios de la plaza se leía otro enorme cartel que decía "Por la dignidad de nuestro pueblo, a la calle sin miedo".

Desde el Palacio de La Moneda, sede del Gobierno chileno, Piñera realizó un seguimiento de los acontecimientos y en Twitter hizo caso omiso a quienes le piden su dimisión.

"Los chilenos piden un Chile más justo y solidario y la marcha abre grandes caminos de futuro y esperanza. Todos hemos escuchado el mensaje. Todos hemos cambiado. Con unidad y ayuda de Dios, recorreremos el camino a ese Chile mejor para todos", escribió.

Un tsunami sobre el "oasis" de tranquilidad de Piñera

La marcha actuó como un tsunami sobre el "oasis" de tranquilidad que para Piñera era Chile solo seis días antes de que estallaran esta serie de protestas que mantienen al país por octavo día en estado de excepción.

A los reclamos de mejores salarios y pensiones y precios más justos para la luz, el gas, la educación universitaria y los servicios de salud, ahora se suma la indignación contra el Gobierno por la represión y excesos presuntamente cometidos por las fuerzas del orden contra la población en los días anteriores.

El tono pacífico duró unas dos horas, cuando los antidisturbios comenzaron a actuar con el lanzamiento de gases lacrimógenos a la masa, lo que llevó a dispersar rápidamente la manifestación y la mayoría de los participantes puso rumbo a su casa antes de que se iniciase la octava noche de toque de queda en la capital.

En ese momento, el vandalismo entró en juego y algunos encapuchados prendieron fuego a las entradas de la estación Baquedano, del Metro de Santiago, donde en las concentraciones de días atrás se ha denunciado un presunto centro de torturas por parte del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

La confusión fue aprovechada por otro grupo para saquear un supermercado cercano, otro más de los al menos 330 que han sido robados e incluso quemados desde el viernes pasado.

Hasta el momento la ola de protestas deja un saldo de al menos 19 muertos, de ellos seis extranjeros y cinco fallecimientos ocurrieron presuntamente a manos de agentes del Estado; los heridos no son menos de 600 y los detenidos superan los 6.000, según la Fiscalía.

Las pérdidas comerciales en estos ocho días de disturbios alcanzan los 1.400 millones de dólares, según la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), de ellos 900 por destrozos y saqueos en 25.000 locales comerciales y 500 millones por lucro cesante.

La ONU ya prepara la misión de inspección

Mientras tanto, Naciones Unidas comenzó a preparar la misión que hará una inspección sobre la actuación de las fuerzas del orden chilenas en estas protestas, a petición de la expresidenta de Chile Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

"Por supuesto que existe preocupación en la ONU", dijo el representante de la oficina de Bachelet para Suramérica, Xavier Mena, tras reunirse con el director del INDH, Sergio Micco.

Así Chile llega a su segundo fin de semana consecutivo de protestas sin que la tensión se reduzca por la indignación creciente de los manifestantes, pues cuanto más tiempo pasa sin un cambio político, más fuerte es el descontento.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha