The Guardian en español

La hija de El Chapo: "Mi padre viajó a EEUU dos veces tras fugarse de la cárcel"

La hija de Joaquín 'El Chapo' Guzmán afirma que su padre financió campañas políticas en México.

El capo de la droga Joaquín 'El Chapo' Guzmán financió las campañas de políticos mexicanos al más alto nivel y viajó en dos ocasiones a Estados Unidos para visitar a familiares, según su hija mayor. Rosa Isela Guzmán Ortiz afirma que el año pasado, poco después de una entrevista con la estrella de Hollywood Sean Penn, su padre consiguió burlar una persecución espectacular con la complicidad de altos funcionarios corruptos y esquivó los controles de la frontera estadounidense para entrar a California, pese a ser uno de los fugitivos más buscados del mundo.

El Chapo pide ahora la extradición a EEUU porque en México es "torturado"

El Chapo pide ahora la extradición a EEUU porque en México es "torturado"

También acusa a políticos al más alto nivel de haber aceptado dinero de El Chapo para financiar sus campañas a cambio de hacer la vista gorda durante sus fugas de la cárcel.

"Mi padre no es un criminal. El gobierno tiene la culpa", afirma la hija del narcotraficante a the Guardian. Estas explosivas acusaciones no han podido ser contrastadas. Guzmán Ortiz, de 39 años, ha hecho estas declaraciones en una serie de entrevistas que ha concedido con la autorización de su padre.

Tras permanecer huido siete meses, el Chapo volvió a ser capturado en enero y fue trasladado a la prisión de máxima seguridad del Altiplano. En julio de 2015 se había escapado de esta cárcel a través de un túnel cuya entrada se situaba debajo del plato de ducha de su celda.

A principios de esta semana, El Chapo dio instrucciones a sus abogados para que dejaran de oponerse a su extradición a Estados Unidos, en lo que parece un intento por conseguir una reducción de la condena.

Guzmán Ortiz explica que el capo de la droga había planeado traspasar la gestión del cartel de Sinaloa a su hermanastro, Iván Archivaldo, pero fue traicionado por un compañero del cártel, Ismael 'El Mayo' Zambada, y por el gobierno mexicano. Según la versión de la hija, el gobierno habría incumplido un acuerdo de protección.

Dos veces cruzó la frontera

Esta es la primera vez que la hija del Chapo habla con los medios de comunicación. The Guardian ha tenido acceso a varios documentos que confirman su identidad, entre ellos, su partida de nacimiento y su tarjeta de voto mexicana. Francisco Villa Gurrola, un pastor evangélico de la ciudad natal del Chapo, Badiraguato, que tiene una estrecha amistad con la madre del narco, Consuela Loera, también ha confirmado la identidad de Guzmán Ortiz.

La hija afirma que los viajes del Chapo a California cuestionan la labor de los servicios de inteligencia de Estados Unidos y de la seguridad fronteriza. Como responsable de la principal organización criminal del mundo, y también la que mueve más dinero, era el objetivo más buscado en la guerra contra la droga.

Guzmán Ortiz explica que su padre cruzó la frontera a finales de 2015 para visitar a sus familiares y ver la casa de cinco habitaciones y extenso jardín que él le había regalado para que pudiera vivir allí con sus cuatro hijos. Accedió a ser entrevistada con la condición de que no se dieran detalles sobre la ubicación de la casa.

"Mi padre depositó el dinero en una cuenta bancaria, por mediación de un abogado, y más tarde vino a ver la casa en dos ocasiones", subraya. No quiere entrar en detalles sobre cómo su padre consiguió burlar la seguridad de la frontera. "Le pregunté lo mismo, créame", zanja.

Al Chapo le unen otros lazos familiares con Estados Unidos: su tercera esposa, la exreina de belleza Emma Coronel, tiene la ciudadanía estadounidense y en 2011 dio a luz a gemelas en el sur de California. Por aquel entonces, hacía más de una década que pesaba una orden de captura sobre El Chapo y el presidente Felipe Calderón especuló con la posibilidad de que el narco estuviera escondido al otro lado de la frontera. "No está en territorio mexicano así que supongo que se encuentra en Estados Unidos", dijo entonces al periódico The New York Times.

José Reveles, autor de varios libros sobre el submundo del crimen organizado en México, afirma que para El Chapo nada es imposible" y señala que el cartel de Sinaloa fue pionero en la construcción de sofisticados túneles para que la mercancía y los miembros del cartel pudieran entrar a Estados Unidos.

"Había un acuerdo y no lo han respetado. Ahora que lo han capturado dicen que es un criminal, un asesino. No lo dijeron cuando le pidieron dinero para financiar sus campañas. Son unos hipócritas".

"Todo parece indicar que El Chapo podría viajar a Estados Unidos: es muy listo, cuenta con personal muy capacitado y con expertos en la construcción de túneles", ha indicado Reveles. Se ha especulado mucho sobre cómo El Chapo consiguió introducir grandes cantidades de marihuana, cocaína y otras drogas a Estados Unidos y pasar de ser un pobre vendedor de naranjas a un multimillonario citado por la revista Forbes.

La explicación de Guzmán Ortiz es que su padre compró protección al más alto nivel de la administración, a través de reuniones con políticos muy influyentes o sus representantes. "Lo único que sé es que mi padre ordenó a su abogado que entregara cheques a campañas políticas y le pidió que lo respetara".

Además, afirma que su familia está sopesando la posibilidad de difundir copias de los cheques con los nombres de los funcionarios y de los políticos que aceptaron el dinero.

Guzmán Ortiz no ha sido el único miembro de la familia que ha contactado con los medios de comunicación, lo que parece indicar que el narco quiere promover su versión de los hechos o presionar a las autoridades mexicanas.

La actriz Kate del Castillo propició el encuentro entre El Chapo y Sean Penn, que quería producir una película biográfica sobre el narco. Los abogados de El Chapo contactaron con al menos dos escritores para que escribieran la biografía. También su tercera esposa, Emma Coronel, ha concedido varias entrevistas de televisión.

Una "huida pactada"

El Chapo se hizo mundialmente famoso tras sus impresionantes fugas de cárceles de máxima seguridad. En 2001 logró escapar de la prisión de Puente Grande, cerca de Guadalajara, escondido en una cesta de lavandería. En julio de 2005 se escapó de la cárcel del Altiplano subido a una motocicleta tuneada que lo llevó por un túnel de más de un kilómetro y medio de longitud.

La segunda huida representó una gran humillación para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Sin embargo, según la versión de la hija, contaba con la complicidad de altos funcionarios de la administración. "La huida de mi padre estaba pactada", indica.  Al menos 34 personas han sido acusadas de haber participado en la huida del Chapo, entre ellas, el exdirector de la cárcel del Altiplano y el responsable del sistema penitenciario federal de México.

A finales del año pasado el cerco sobre El Chapo parecía estrecharse después de que este accediera a encontrarse con del Castillo y el actor Sean Penn, vigilados por los servicios de inteligencia. En octubre, los militares mexicanos lanzaron un operativo masivo en la región montañosa situada entre los estados de Sinaloa y Durando, pero no consiguieron capturar al jefe del cártel.

Guzman Ortiz explica que al mes siguiente la filtración de una fuente de la Secretaría de Defensa Nacional hizo fracasar otro intento de capturar a El Chapo, que debía producirse durante un encuentro familiar en la casa de la madre del narco en el pueblo de La Tuna, en Sinaloa.

Al capo la suerte se le terminó en enero cuando lo acorralaron en la población costera de Los Mochis. La hija cree que la captura de su padre es producto de una traición por parte de funcionarios al más alto nivel y de políticos: "Había un acuerdo y no lo han respetado. Ahora que lo han capturado dicen que es un criminal, un asesino. No lo dijeron cuando le pidieron dinero para financiar sus campañas. Son unos hipócritas".

Guzmán Ortiz, que tiene la ciudadanía estadounidense, gestiona una cadena de tiendas en California y habla un buen inglés. Se compara con los 'narco juniors', una expresión mexicana que hace referencia a los privilegiados hijos de los capos de la droga del país, pero asegura que el dinero que su padre le ha dado no procede del crimen organizado.

"Mis negocios son el fruto de mi esfuerzo", afirma.

 Traducción de Emma Reverter

Etiquetas
Publicado el
4 de marzo de 2016 - 22:26 h

Descubre nuestras apps

stats