¿Qué truculenta leyenda de un perro está relacionada con la Calle Escorial?

perro-negro-escorial

En noches de verano, cuando las ventanas están abiertas por el calor, cuenta algún vecino del barrio de Malasaña que se ha despertado escuchando el aullido de un perro. Sin embargo, al asomarse nunca vio nada. Quién sabe si pudiera ser ese famoso perro negro y guardián del Monasterio de El Escorial.

Durante la construcción del particular monumento de Felipe II se extendió el rumor entre los obreros que de vez en cuando husmeaba por las obras un perro negro. Todo les llevaba a relacionarlo con una leyenda local en la que se decía que por allí vivió Lucifer y que, el lugar en el que el monarca quiso que se edificara el panteón, era en realidad una de las siete puertas para acceder al Infierno. Sabemos que en la mitología europea el perro es símbolo de muerte y está estrechamente relacionado con el diablo.

Por miedo y superstición muy propio de la época, ahorcaron a este animal y lo mantuvieron colgado durante tiempo de uno de los arcos. Cuentan que justo en el momento de la muerte del Rey la gente vio rondar por la zona a un perro negro.

No sabemos si quizá este perro siente la llamada y por confusión al escuchar el nombre de la calle Escorial acude en busca de una nueva puerta hacia el Infierno ya que aquella de la sierra la cerró el monarca. Todavía hoy se dice que puede verse a un perro negro en alguna fecha señalada.

Se acerca Hallowen, cuando los muertos salen a darse una vuelta por el mundo de los vivos.

¿Escucharemos ladrar por la calle a algún perro en esta noche tan especial?

Más información:

Más información:

Gatos Curiosos es un blog de Somos Malasaña escrito por la asociación de guías turísticos Carpetania Madrid. Si quieres disfrutar de sus paseos, búscalos en su página web y reserva plaza.
Etiquetas
Publicado el
31 de octubre de 2016 - 10:23 h

Descubre nuestras apps

stats