Deporte Madrid

La Junta de Chamberí anula la licitación que troceaba la pista del Parque Móvil ante la presión de las familias

Vista de la pista deportiva del Parque Móvil desde uno de los tragaluces laterales

Diego Casado


1

Se acabó el intento de la Junta de Chamberí de dividir en tres partes la cancha construida en el futuro polideportivo del Parque Móvil. De momento. El distrito que dirige Javier Ramírez (PP) ha publicado su renuncia a continuar con el concurso para privatizar la gestión del centro deportivo municipal con piscina en la calle Cea Bermúdez, según los documentos a los que ha tenido acceso el periódico Somos Chamberí.

El Pleno y Villacís exigen a Almeida que no destruya una pista polideportiva en Chamberí: "Se la tenemos que dejar a los niños"

El Pleno y Villacís exigen a Almeida que no destruya la pista: "Se la tenemos que dejar a los niños"

El Ayuntamiento de Madrid renuncia al concurso “a fin de reconfigurar los usos deportivos inicialmente previstos en el contrato, para buscar el mayor beneficio posible atendiendo al conjunto de las demandas de los vecinos”, explica en el texto, algo posible gracias a que el proceso se encuentra actualmente en fase de licitación y todavía no se había escogido a ninguna empresa para ejecutar la concesión.

De esta forma, el consistorio anula un proceso iniciado en el mes de marzo, del que no se dio publicidad hasta que este medio publicó que el equipo de Almeida tenía previsto acabar con la pista polideportiva prevista en su piso inferior, dividiéndola en tres partes de cara a hacer más rentable su privatización.

La decisión de la Junta de Chamberí llega después de que cuatro de las nueve empresas invitadas a participar en el concurso hubieran renunciado a presentar ofertas para encargarse de su gestión. Lo hicieron después de visitar las instalaciones y de encontrarse hace unos días con la protesta de las familias del colegio San Cristóbal y de otros colectivos del barrio, que reclamaban la pervivencia de la pista de baloncesto, tal y como había sido diseñada inicialmente. Las empresas que abandonaron la licitación fueron Sima, Serviocio, Forus y Eulen.

La concentración era la última de un calendario de movilizaciones en el tejido vecinal de Chamberí, que denunciaba la “gran carencia de pistas para deportes de equipo a cubierto” y la abundancia de oferta de gimnasios en el distrito. Además de las dos manifestaciones celebradas, decenas de colectivos deportivos y ciudadanos habían firmado una carta de adhesión a esta reclamación en una página web impulsada por el AMPA del colegio San Cristóbal.

La renuncia a la licitación supone una severa derrota política para el concejal de Chamberí, cuya acción política queda tocada después de perder dos votaciones -una en el pleno de distrito, otra en Cibeles- en las que defendió a capa y espada la conveniencia de trocear en tres partes la pista de cara a su privatización.

Ramírez apuesta por dividir en dos la cancha

En el mismo texto en el que la Junta de Chamberí renuncia a continuar con la licitación, el concejal de Almeida sigue apostando por levantar un gimnasio en el polideportivo para “atender a las mayores necesidades deportivas detectadas entre los vecinos”, asegura, tomando como referencia la lista de espera para el cercano Centro Deportivo Municipal de Islas Filipinas, que -al contrario que el de Cea Bermúdez- cuenta con piscina de verano descubierta. En su exposición de motivos obvia la próxima construcción del cercano polideportivo de Cuatro Caminos, que tiene Chamberí como área de influencia y que contará con piscina cubierta y varias salas de musculación y actividades dirigidas.

La Junta de Chamberí sigue apostando por incluir un gimnasio en el polideportivo, que ubicará en parte en dos salas encontradas por el departamento que dirige Javier Ramírez después de la adscripción de la dotación, el pasado 30 de junio. “Se constata que la realidad física actual de la instalación deportiva no concuerda con la que consta en los planos”, indica el documento de renuncia a la licitación, en la que se describe la existencia de dos salas en la entreplanta “con unas dimensiones aproximadas de 75 m2 y 119 m2”, que inicialmente aparecían como salas de maquinas, ahora ubicadas en la zona superior.

Por ello, Ramírez apuesta ahora por dividir en dos -y no en tres- la cancha polideportiva prevista para crear allí una sala de musculación de 600 metros cuadrados y dejar una pequeña parte (de 220 metros) para una pista de minibasket, según los documentos consultados. En cualquier caso, el texto es solo una declaración de intenciones, puesto que la nueva licitación aún no ha sido publicada en el portal de contratación ni el Ayuntamiento de Madrid ha definido oficialmente sus detalles.

También queda la incógnita de qué posición tomará Ciudadanos antes el nuevo giro de su socio de gobierno. Begoña Villacís prometió a las familias del colegio San Cristóbal que conservarían la cancha tal y como había sido ideada, en una reunión celebrada la pasada primavera y así se lo había exigido al equipo de Almeida. “Ese espacio se lo tenemos que dejar a los niños, no es una cuestión de izquierda o de derechas”, aseguró la líder del partido naranja durante el pleno del Ayuntamiento en el que apoyó, junto al resto de la oposición, mantener la pista polideportiva para deportes de equipo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats