La portada de mañana
Acceder
Los países más vulnerables al coronavirus están en América Latina y Europa del Este
Los seguros privados de salud se hacen fuertes en Madrid
Opinión – Contra la ignorancia, siempre, por Antón Losada

Niños cortando el tráfico frente a nueve colegios: la revuelta escolar llega este viernes a Madrid

Alumnos del colegio Menéndez Pelayo preparando su pancarta

El pasado viernes, decenas de niñas y niños pintaban pancartas en el parque José Luis Sampedro. Reunidos dentro de su pequeño anfiteatro, jugaban a decorar los carteles que lucirán. Al lado, una madre le explicaba a su hijo -tendrá unos cinco años- por qué iban a protestar: "Vamos a pedir que pasen menos coches por delante del colegio, para que haya menos contaminación". Él, mientras, pinta unas flores en un cartón, poniendo cara de concentrado.

A su alrededor están los padres y -sobre todo- las madres del colegio público Fernando el Católico que preparan la primera revuelta escolar de Madrid, un grupo de familias que quieren aprovechar el impulso y ejemplo de Barcelona de cortar la calle cada dos viernes para provocar un efecto parecido en la capital. Ruth, Mamen, Bárbara se quejan del entorno hostil a la hora de llevar a sus hijos al colegio: "Tiene que haber algo más que una señal amarilla que ponga atención", apuntan en conversación con Somos Chamberí. También relatan las aglomeraciones que se suceden cada mañana a las puertas de su colegio, donde las aceras se quedan pequeñas. "Más aún en una época en la que hay que guardar más distancias por el Covid", recalcan.

La protesta tendrá lugar este viernes 12 de marzo y consistirá en una concentración a la salida de las clases de nueve colegios de Madrid, donde las familias cortarán el tráfico y ocuparán la calzada con diferentes actividades para reivindicar un entorno libre de humos. Será de forma coordinada alrededor de las 16.00 horas, buscando provocar alterar la circulación rodada del viernes por la tarde en Madrid. Este es el listado de centros participantes y las calles que previsiblemente serán ocupadas:

  • CEIP Asunción Rincón: C/ Jesús Maestro
  • CEIP Fernando el Católico: C/ Vallehermoso
  • CEIP Rufino Blanco: C/ General Álvarez de Castro
  • CEIP Palacio Valdés: C/ Almadén con C/ Ceniceros
  • CEIP Miguel de Unamuno: C/ Alicante
  • CEIP Menéndez Pelayo: C/ Murcia
  • CEIP Lope de Vega: C/ Inglaterra y C/ Irlanda
  • CEIP Arcángel: C/ Titulcia
  • CEIP Juan Zaragüeta: C/ Tomás Redondo

Además de las AMPAS y AFAS de los colegios, que son las que organizan la protesta y han comunicado los cortes al tráfico, en Chamberí, el distrito que más centros escolares suma en esta primera revuelta escolar, respaldan la protesta otras organizaciones como la Casa de Cultura, Corazón Verde Chamberí, Parque Sí, El Bancal o el Mercado Municipal de Vallehermoso, entre otras. Todas las acciones están coordinadas y respaldadas en la capital por el colectivo Madres por el Clima.

En contra de ampliar aceras

En la ciudad condal, el Ayuntamiento se ha mostrado sensible a la protesta y prometido pacificar decenas de entornos escolares, aunque las familias catalanas mantienen las concentraciones de cada viernes para asegurarse que las buenas intenciones se convierten en realidad. En Madrid, hasta ahora, se han producido tímidos avances y algunos reveses en cuanto a mejorar la accesibilidad de los colegios.

En Chamberí, los partidos del gobierno municipal votaron en contra de la ampliación de aceras frente al colegio Asunción Rincón, donde cada mañana se agolpan decenas de niños. "Si actuamos en esa calle provocaremos problemas a los vecinos que aparcan", argumentó entonces el concejal presidente del distrito, Javier Ramírez (PP). Pese a estas palabras y en la misma sesión, tanto PP como Ciudadanos apoyaron una propuesta de Vox para que el Ayuntamiento ensanchara las aceras frente a las iglesias. Cuatro meses después del pleno, las familias de este colegio planean cortar esa calle donde el Consistorio no quiere ensanchar aceras durante dos horas y media "para hacer de Jesús Maestro una zona segura de juegos para nuestros hijos" y prometen montar "un circuito para patines, patinetes, bicis, pintaremos con tiza en el suelo y prepararemos más actividades para los pequeños, manteniendo siempre las distancias de seguridad necesarias", explican.

Otros centros escolares del mismo distrito tuvieron mejor suerte. Durante el verano se ampliaron las aceras junto a un colegio concertado de la calle Guzmán el Bueno, aunque para ensanchar las de un segundo de la misma calle -el Decroly- hubo tiras y aflojas porque la Junta de Chamberí se negaba a ello. Finalmente y después de una negociación del área de Obras con el centro escolar y las familias, en Navidad se llevaron a cabo los trabajos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats