La portada de mañana
Acceder
La normalidad pre-COVID volverá como pronto a finales del próximo verano
Los documentos de Amazon: "Es un periodista crítico y muy próximo a los sindicatos"
OPINIÓN | El virus que agrava una sociedad infantilizada, por Rosa María Artal

¿Cómo afrontar la compra de un coche de segunda mano?

Imagen de Tumisu en Pixabay

En función de nuestra situación personal elegiremos la que mejor se adapte a nuestras posibilidades. Vamos a verlas.

Comprar al contado

Comprar al contado

La manera más sencilla de comprar un coche de ocasión es pagarlo al contado. Sin embargo, no todos podemos realizar un desembolso tan fuerte, bien porque no disponemos de ahorros suficientes, bien porque no nos interesa gastarlos de una sola vez. En todo caso, también es la forma más barata de adquirir el vehículo, ya que no tendremos que pagar intereses.

Financiarlo con la marca

Financiarlo con la marca

Todas las marcas de coches cuentan con un departamento de crédito que nos permite financiar el vehículo en cómodos plazos, aunque sea de segunda mano. Generalmente, nos dará más facilidades que un préstamo tradicional, pero también es probable que nos cobre un interés más alto. Por ello, quizá nos convenga más la siguiente posibilidad.

Pedir un préstamo

Pedir un préstamo

En este campo se nos abre un amplio abanico de posibilidades. Podemos pedir un crédito a nuestro banco habitual. Tras un estudio y en caso de que lo aprueben, nos dirán la cuota mensual que tendremos que pagar, el tipo de interés que nos aplican y la duración del préstamo. Sin embargo, también podemos recurrir a los préstamos baratos online. Actualmente, hay un gran número de entidades financieras que los conceden incluso a través de su página web. En este caso, nos pedirán una serie de datos para realizar un estudio previo. Y, una vez pasado ese filtro, en caso de que el resultado sea afirmativo, nos solicitarán la documentación necesaria para constituir el crédito.

Normalmente, basta con el Documento Nacional de Identidad, un número de cuenta bancaria y las tres últimas nóminas u otro justificante de ingresos. Estos últimos préstamos tienen además la ventaja de que su tramitación suele ser más rápida.

Una tercera opción si de pedir dinero hablamos, es hacerlo a un familiar o amigo. Esta forma de financiación tiene la ventaja de que tampoco tendremos que pagar intereses.

Sin embargo, no todos estamos en disposición de hacerlo. Todo el mundo tiene sus gastos y, aunque quieran prestarnos el dinero, quizá no puedan.

Recurrir a sistemas como el leasing o el renting

Recurrir a sistemas como el leasing o el renting

Finalmente, otra opción es recurrir a otras formas de pago más modernas como el leasing o el renting. En lo que respecta a su funcionamiento son parecidos. Se trata de contratos por un tiempo determinado durante el cual podemos disponer del coche a cambio de una cuota mensual en la que están incluidos todos los gastos del mismo como revisiones, seguros o averías. Al final del plazo estipulado, podemos devolver el vehículo o quedarnos con él a cambio de una cuota residual. Sin embargo, estas fórmulas todavía no son muy habituales para los coches de segunda mano.

Etiquetas
Publicado el
10 de septiembre de 2020 - 15:24 h

Descubre nuestras apps

stats