La portada de mañana
Acceder
La negativa de Madrid a cerrar bloquea el plan de Sanidad para Semana Santa
Villarejo sale de la cárcel con la mitad de sus grabaciones aún encriptadas
Opinión - Hablemos del exdirector del CNI, por Neus Tomàs

Retrovisores virtuales y más tecnología para los renovados Lexus ES y LS

Lexus actualiza sus berlinas ES y LS.

A los mandos de Mar Pieltain, que se hizo cargo de la marca en enero del fatídico 2020, Lexus España salvó con nota el pasado ejercicio al entregar 7.200 unidades y aumentar su cuota de mercado hasta el 4,6%. Para el año en curso, las previsiones apuntan a vender 7.500 coches de una firma que, apoyada en el formidable músculo industrial y financiero del Grupo Toyota, no ha retrasado ni suspendido por razón de la pandemia ninguno de los proyectos europeos o mundiales que tenía previstos.

En este contexto se inscribe la renovación de dos de sus modelos más señoriales, el ES y el LS -auténtico buque insignia de la marca-, con la incorporación de ligeros cambios estéticos y de elementos tecnológicos entre los que destacan los retrovisores digitales, embarcados de serie en los acabados Luxury de sus respectivas gamas.

La elección de Lexus en este punto difiere de las de otros fabricantes, cada uno de ellos en pos de la solución más satisfactoria, y ha optado por colocar las pantallas donde se proyecta la imagen de las cámaras exteriores -que sustituyen a los espejos retrovisores tradicionales- en la base del pilar delantero, como puede apreciarse en las imágenes que acompañan a este texto. Más adelante damos más detalles sobre estos dispositivos, que presentan alguna mejora importante con respecto a la competencia.

Tanto el ES como el LS son modelos veteranos en la gama Lexus. De hecho, nacieron al mismo tiempo, en 1989, junto con la marca en sí misma, si bien el primero no ha llegado a España hasta 2018, ya en su séptima generación. Ambos resultan vehículos utilizables en el día a día, pues no en vano su sistema de propulsión híbrido da lo mejor de sí en el tráfico urbano, pero al mismo tiempo son auténticos devoradores de kilómetros gracias a su combinación de silencio a bordo, confort de conducción y espacio interior, especialmente en el LS, cuyas plazas traseras son sencillamente soberbias por posibilidades de ajuste y relajación.

El ES 300h emplea la variante GA-K de la plataforma global de fabricación de Toyota, que conjuga una gran rigidez torsional con una ligereza llamativa para un coche de este porte: 1.680 kilos. Su consistencia estructural hace posible incorporar suspensiones muy confortables que miman a los pasajeros y ofrecen a este, como a otros modelos de Lexus, esa cualidad semejante a flotar por encima del asfalto.

En cuanto al silencio de marcha, igual de característico, la marca japonesa informa de que el 93% del piso del coche está recubierto ahora de paneles insonorizantes.

Su sistema híbrido entrega una potencia de 218 caballos y le permite alcanzar los 100 km/h desde parado en 8,9 segundos, todo ello con un consumo combinado de 5,2 litros/100 km y unas emisiones de CO2 de 119 g/km, según el ciclo de pruebas WLTP. Con estos mimbres, está exento de pagar el Impuesto de Matriculación, incluso después de su reciente subida, y se beneficia de la etiqueta Eco de la DGT.

El renovado ES, cuyas primeras entregas tendrán lugar esta misma semana, está disponible en cuatro versiones: Eco, a la venta desde 47.900 euros; Premium, que cuesta 52.900; F Sport (65.700 euros) y Luxury, en cuyo precio (72.200 euros) están incluidos los retrovisores digitales.

Estos funcionan con base en dos cámaras laterales y sus correspondientes pantallas interiores, de 5 pulgadas y situadas, como apuntábamos, en la base del pilar A. Además de sus ventajas más o menos conocidas, como la mayor nitidez de imagen y una mejor visión en condiciones adversas (de noche, con lluvia…), los dispositivos elegidos por Lexus, y suministrados por Panasonic y Denso, presentan algunas particularidades relevantes.

Por ejemplo, cuando el conductor activa los intermitentes o selecciona la marcha atrás, los retrovisores digitales presentan automáticamente una visión ampliada de la zona junto al vehículo y detrás de él, eliminando los ángulos muertos y ayudando a maniobrar de forma más segura. En la esquina de la pantalla aparece un icono que le alerta al conductor del cambio en la relación de aspecto. Una vez finalizada la maniobra de giro, cambio de carril o aparcamiento, el sistema vuelve automáticamente a la configuración estándar, y el usuario puede pasar a la visión ampliada manualmente o desactivar la función.

El conductor puede regularlo todo mediante unos controles en el panel de su puerta, similares a los de los espejos convencionales. Mediante el menú se puede acceder a las opciones del sistema, como el brillo o la retracción automática de las cámaras al estacionar el vehículo, algo de que carecen los dispositivos de otras marcas.

El sistema incorpora también control de ángulo muerto, calefacción para evitar que los retrovisores se empañen y otra función novedosa y muy destacable, la de impedir el deslumbramiento por parte de los vehículos que circulan por los flancos del nuestro, particularmente los que usan luces de led.

Mejoras para el buque insignia de la marca

Por lo que respecta al Lexus LS 500h, un auténtico salón rodante si se elige viajar en el asiento trasero, estrena frontal, ópticas adaptativas y sistema multimedia, que puede contar con un equipo de sonido Mark Levinson con hasta 23 altavoces. Construido sobre la plataforma GA-L, desarrolla 359 CV y alcanza los 250 km/h de velocidad máxima, además de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 5,4 segundos. Su consumo medio es de 7,9 litros/100 km y sus emisiones, de 178 g/km, pero merced a su tren híbrido tiene derecho también al distintivo Eco.

El buque insignia de Lexus dispone ahora de suspensiones mejoradas, mayor aporte eléctrico dentro del sistema híbrido, con lo que se reduce la sonoridad a bordo, y más capacidad predictiva de sus ayudas a la conducción. Además de los retrovisores virtuales -en la versión Luxury-, puede contar con cámara trasera en el espejo interior, butaca del conductor con 28 ajustes diferentes y asiento trasero Ottoman -con la opción de reclinarse y recibir masaje shiatsu-, así como un sistema de aparcamiento automático que facilita las maniobras que el conductor realiza con mayor frecuencia gracias a su capacidad de memorizarlas. Súmense a ello los exquisitos detalles de artesanía Takumi propios de la firma japonesa.

La gama del LS 500h, que como el ES estará disponible en los próximos días, se compone de las versiones Business (107.500 euros), F Sport (123.000 euros), Executive (134.500 euros) y Luxury (164.500 euros). Los dos últimos incorporan tracción a las cuatro ruedas.  

Etiquetas
Publicado el
11 de febrero de 2021 - 10:22 h

Descubre nuestras apps

stats