La escasez de semiconductores anima las ventas y el ‘renting’ de coches de segunda mano

Entre los más solicitados, modelos de marcas alemanas como Mercedes, Audi o BMW.

La escasez de semiconductores fruto de la pandemia, que afecta no solo al sector del automóvil sino a otros muchos necesitados de componentes electrónicos para la fabricación de sus productos, está teniendo consecuencias inesperadas, si bien lógicas, más allá de la bajada en las tasas de producción de vehículos nuevos. Una de ellas es que tanto las ventas como el renting de coches de segunda mano han registrado incrementos significativos en el primer trimestre del año, lo cual repercute muy directamente en la falta de renovación del envejecido parque español, cuya antigüedad supera ya los 13 años.

El interés de los españoles por el vehículo usado puede rastrearse a través de diferentes fuentes. Por ejemplo, una plataforma especializada en el mercado de compraventa como Milanuncios asegura que entre los meses de abril y junio han contado con más de 60 millones de búsquedas de coches de particulares, lo que supone un aumento del 400% con respecto al primer trimestre de 2021. La empresa apunta de forma directa a la falta de chips para la producción de vehículos nuevos como causa principal de ese incremento del tráfico en su web.

Los modelos más solicitados han sido, por este orden, los Volkswagen Golf, que ya lo fue también entre enero y abril, BMW Serie 3, Audi A4, Seat León, Audi A3, Seat Ibiza, Mercedes Clase C, Citroën Berlingo, Ford Transit y Toyota Land Cruiser.

Al argumento de que una retracción en la demanda de coches nuevos no ayuda al rejuvenecimiento del parque, se oponen desde el bando contrario los beneficios que para el medio ambiente tiene, a su criterio, alargar la vida de nuestros vehículos. Con la compra de uno de segunda mano se ahorra la emisión de 2.805 kilos de CO2 y la producción de 193 kilos de plástico, 1.319 kilos de acero y 120 kilos de aluminio, de acuerdo con el estudio El efecto medioambiental de la segunda mano 2020, confeccionado por la citada web de compraventa en colaboración con el Instituto de Investigación Medioambiental de Suecia (IVL) y la consultora especializada en cuestiones ambientales Ethos International.

Volviendo a la pujanza del modelo usado, otro conjunto de datos indica que la (relativa) escasez de vehículos nuevos ha animado también el negocio del renting de modelos de ocasión. En los dos últimos meses se ha registrado un incremento de esta fórmula de un 15%, según información facilitada por Swipcar, el único portal que distribuye vehículos de renting de segunda mano en España.

Demoras de seis meses en la entrega

Sin chips semiconductores no hay coches nuevos, indican desde la compañía, y esta escasez genera un aumento en los tiempos de espera de los coches de renting, lo que a su vez empuja la demanda de modelos de segunda mano. En concreto, la entrega de un vehículo nuevo se está demorando más de 6 meses, lo que supone duplicar los plazos habituales. En el caso de la segunda mano, su entrega es casi inmediata: la media se sitúa en 15 días y puede acortarse incluso a una semana si el conductor se encuentra en la misma provincia que el coche.

“El sector automovilístico está pasando por un momento comprometido, pues nunca antes se habían visto números como los de ahora. El renting está en una posición ganadora claramente, pero en un sector -el de la automoción- comprimido. El aumento de los vehículos de segunda mano adquiridos en modalidad de renting responde a la necesidad del cliente: inmediatez, disponibilidad y precios accesibles”, manifiesta Julio Ribes, CEO de Swipcar.

Desde que arrancó 2021, la demanda de esta modalidad de uso ha crecido de forma considerable, continúa Ribes, y “los números de inicio de mes de julio nos indican que se disparará en los próximos meses. Hasta que la industria de la automoción no nivele sus producciones y tiempos de entrega, hacia principios de 2022, esta tendencia seguirá en aumento”.

Etiquetas
Publicado el
23 de julio de 2021 - 11:30 h

Descubre nuestras apps