Skoda vuelve al segmento compacto con el esperado Scala

El lanzamiento del Skoda Scala está previsto para la próxima primavera.

Pedro Umbert

Hacía muchos años que Skoda no tenía en su catálogo un modelo del segmento C comme il faut. Dado que este tipo de coche compacto como el Volkswagen Golf o el Ford Focus, por poner solo dos ejemplos, sigue siendo el más demandado –y ello a pesar de la moda SUV–, no dejaba de llamar la atención la ausencia de una marca que siempre ha aspirado a realizar ventas de volumen basándose en una relación calidad-precio sobresaliente.

Desde que se dejó de producir el Felicia, allá por 2001, los checos no han ofrecido su Golf o su León si exceptuamos el Spaceback, una especie de hatckback familiar que cubría el hueco entre el Fabia y el Octavia o el Rapid. Pues bien, todo eso es ya pasado después de la presentación en Tel Aviv del esperado Skoda Scala, un compacto con todas las de la ley que a buen seguro pondrá las cosas difíciles a sus muchos competidores, incluidos los de dentro del mismo Grupo Volkswagen.

Como cabe esperar en estos tiempos, el nuevo modelo equipará sobre todo motores de gasolina y comprenderá, a partir de finales de 2019, una versión 1.0 G-TEC de gas natural comprimido (GNC) que rinde 90 caballos. Para más adelante se anuncia una variante híbrida que combinará un propulsor eléctrico y otro de gasolina.

En el momento del lanzamiento del coche, prevista para la primavera próxima, los motores disponibles serán dos tricilíndricos de gasolina 1.0 TSI de 95 y 115 CV y un cuatro cilindros 1.5 TSI de 150 CV, y un único diésel 1.6 TDI de cuatro cilindros y 115 CV. El menos potente de los de gasolina solo podrá asociarse a un cambio manual de cinco velocidades, los otros dos podrán llevar una caja manual de seis velocidades o una automática DSG de siete, y el diésel montará de serie la manual de seis marchas y la DSG como opción.

Primero de los vehículos de Skoda que utiliza la plataforma modular transversal MQB A0 de última generación, el Scala luce un exterior que adelanta el futuro lenguaje de diseño de la marca. Como detalle curioso hay que mencionar la inscripción Skoda en mayúsculas en el centro del portón trasero en lugar del logo tradicional que solía ocupar ese emplazamiento.

El interior, inspirado en el prototipo Vision RS, promete un nivel de acabados superior a la media y acoge una pantalla de entre 6,5 y 9,2 pulgadas; el Virtual Cockpit, opcional, cuenta con un display de 10,25 pulgadas, el más grande del segmento. La considerable distancia entre ejes permite esperar unas plazas traseras amplias, y el maletero cuenta con una capacidad sin parangón en su categoría: 467 litros (1.410 con los asientos traseros abatidos).

El Scala ofrecerá, además, chasis ajustable, luces delanteras y traseras de led (full led como opción), nueve airbags, portón trasero eléctrico, bola de remolque retráctil y la última generación en sistemas de infoentrenimiento, entre otros elementos.

Por lo que se refiere exclusivamente a la seguridad, podrá incorporar control de velocidad adaptativo, asistencia al aparcamiento, sistema de mantenimiento del carril y Front Assist (estos dos últimos dispositivos son de serie). Con el Side Assist, el conductor del Scala verá si se aproxima un vehículo desde detrás que quiere adelantar, o si se encuentra en el punto ciego de su coche, desde una distancia que alcanza los 70 metros.

Etiquetas
Publicado el
10 de diciembre de 2018 - 11:08 h

Descubre nuestras apps

stats