Valencia gana el premio de creación artística de “Lexus UX Art”

El Lexus UX 250h.

Javier Galilea

El automóvil como soporte a la expresión artística, es un hecho que ha venido sucediendo desde que dejó de ser una máquina de trabajo o mero transporte, a convertirse en un objeto de diseño industrial con una pretendida intención de remover de alguna forma, la misma alma.

Los rotulistas del siglo pasado tenían más de ilustradores que de pintores cuando trabajaban sobre las carrocerías de los vehículos de reparto. Alegorías new age o motivos hiperrealistas, poblaron los capots de muchos muscle car en los años setenta. En la cúspide de la creación, Dalí o Andy Warhol utilizaron el automóvil como lienzo. 

Por recordar esas obras más populares, el primero realizó un montaje surrealista llamado “Taxi Lluvioso” en 1938, en el que la lluvia caía hacia el interior de un Cadillac dentro del cual, dos maniquíes compartían trayecto rodeados de vegetación. Andy Warhol pintó durante 23 jornadas de creación ininterrumpida en 1979, un exclusivo BMW M1 de competición para convertirlo en una pieza única por encargo de la marca alemana. Y en esa misma línea por segundo año consecutivo, Lexus impulsa el UX Art Car. Un certamen único en el sector, abierto a la inspiración de artistas, escultores, arquitectos, urbanistas y creativos con la única condición de situar a un modelo de la gama, este año un Lexus UX 250h, en el centro de un proyecto único. 

A lo largo de 2020, esta iniciativa artística en forma de concurso ha conseguido reunir media docena de propuestas venidas de distintas regiones del país (Barcelona, Bilbao, Madrid, Murcia, Sevilla y Valencia), con un gran nivel creativo y presentaciones muy diferentes: desde intervenciones en elementos accesorios y de mobiliario, a envoltorios de diversos materiales sobre la carrocería poligonal del UX 250h, el SUV más reciente crossover urbano de Lexus. 

El periodo de votaciones se abrió el pasado mes de septiembre y con el arranque de este año, se han dado a conocer los resultados, entre los que ha sobresalido la propuesta del estudio valenciano Clap Studio: un “jardín zen” sustanciado en miles de pequeñas piezas de papel, que cubre por completo la carrocería del Lexus UX. 

En su proyecto, Angela Montagud y Jordi Iranzo han querido rendir tributo al origen japonés de Lexus, tomando como inspiración algunas de las características más llamativas del modelo: el diseño, la innovación y la atención a los detalles. De su combinación, Clap Studio ha elaborado “un concepto de jardín zen que representa un estado mental: la calma, la conciencia pura”. 

También el característico juego de luces y sombras generado por los marcados pliegues de la carrocería, como si se tratara de una creación de “Origami'', ha sido interpretado casi al pie de la letra por sus creadores, en su vínculo con un espacio de la naturaleza como es el jardín. De las alteraciones de luz, tonalidad o intensidad a lo largo del día, el UX 250h de Clap Studio, hará cambiar su aspecto como si se tratara de un objeto con vida. 

“En nuestro jardín zen Lexus representa la armonía perfecta, es la unión de naturaleza, tecnología e innovación. Una creación del hombre de líneas geométricas y simetría impecable recubierta de vegetación”, convirtiendo de esta forma un elemento industrial, como es el automóvil, en un elemento simbiótico y a la medida del hombre. 

Gran nivel del resto de participantes

En el resto de candidaturas, han destacado los proyectos centrados en trabajar la piel del UX 250h, o en utilizarlo como vehículo de creaciones artísticas más allá de los límites de su carrocería. En referencia a lo primero, las propuestas de Javier Mármol (Murcia) e Irene Infante (Sevilla) se han fijado en el diseño del “refajo” confeccionado en esparto natural y un material textil purificador de aire con estampados inspirados en la señalética japonesa, respectivamente. 

Más clásicos, el trabajo del estudio AZAB de Bilbao (Cristina Acha, Ane Arce e Íñigo Berasategui), ha respetado la integridad del Lexus UX rodeándolo en su parte central por una pieza de chapa de acero inoxidable pulida a espejo, con el objetivo de alterar los reflejos del coche según se le recorriera alrededor. El madrileño Enorme Estudio ha trabajado con tres columnas de corte clásico hasta convertirlas en elementos que enriquezcan el esparcimiento al aire libre. Y de alguna forma conectado con el Cadillac lluvioso de Salvador Dalí, aparcado hoy en el patio su museo en Figueras, la propuesta de Takk Barcelona (Mireia Luzárraga y Alejandro Muiño), muestra un Lexus UX híbrido colonizado por agua, plantas y vida, colgado a diez metros del suelo en alusión una especie de condición arbórea.

El proyecto ganador, confeccionado a mano y lógicamente, a tamaño real, se podrá admirar en un evento para medios de comunicación en las próximas semanas, tan pronto se suavicen las medidas de restricción y distancia social adoptadas por el coronavirus.

Etiquetas
Publicado el
29 de enero de 2021 - 05:00 h

Descubre nuestras apps

stats