La portada de mañana
Acceder
España se asoma al colapso sin que haya llegado aún el impacto de la tercera ola
La extrema derecha violenta, sobre el futuro después de Trump: "Estamos solos"
Opinión - 14F, un 'spin-off' malo de octubre del 2017, por Neus Tomàs

Crítica teatral

“Soy enorme, he vencido el cansancio. El miedo ya no me toca”, Matarile despide temporada en el Teatro Circo Murcia

'Daimon y la jodida lógica' de la compañía Matarile

Hace tiempo leí a un creador escénico catalán algo así: “Dejemos de ir al teatro pensando dónde tomar las cañas después”. Eran otros tiempos y me sonó a gloria, a profecía. Anoche, en la Región de Murcia, la hostelería y restauración estaban cerradas en medio de un toque de queda instaurado con motivo de la COVID-19. A la salida del Teatro Circo Murcia no había bar que elegir. La pureza del hecho teatral se presentó de la forma más extraña que llegamos a imaginar. “Somos las que estamos, ¡vamos, Murcia!”, espetó Celeste González a un público reducido, clavado en la butaca y con la sensación de apuntalar un frágil andamiaje artístico que permita a los obreros del teatro continuar la faena. Allí estábamos unos señores y señoras de Murcia en pos de nuestra Ninette, llegada de Galicia y con nombre mitológico, mitad ángel, mitad demonio: ’Daimon y la jodida lógica’ de Matarile Teatro.

Ana Vallés y Baltasar Patiño capitanean la histórica compañía gallega y logran una presentación escénica que parece realizada por una triada de la gran cantidad de referentes que enumeran durante la función: Sorrentino -por la belleza de la plástica escénica, el colorido y elegante vestuario poco habitual en danza contemporánea y el apabullante y mágico diseño y realización de la iluminación. Foucault -la autoría de la obra está llena de textos propios y otros autores, referentes del pensamiento y prácticas contemporáneas, cerca de dos horas que inducen al espectador, lo quiera o no, a procesar y elaborar sus propios materiales mentales. Louise Bourgeois -tejedora, madre araña, artista, escultora que apela a un existencialismo que también impregna de cabo a rabo la propuesta de Matarile. Aquí no acaba la cosa; Louis Malle, Diane Arbus, Zizek, entre otros.

El espectáculo es contundente, incontable, dado a la multiplicidad y la fragmentación narrativa, de movimiento y musical. Discursos y cuerpos rotos. Caídas y sublevación de espíritus. El escenario convertido en un ring de boxeo de bailarinas contra sí mismas.

Una mujer-vaca que baila-lucha, el esqueleto de una mujer-bola de discoteca, gira y te gana con su luz. Me caigo y levanto con cada espasmo de una bailarina en traje de lunares. Cristina Hernández Cruz y su música, sus cucarachas entre la porquería del mundo y la frase de la noche: “Soy enorme, he vencido el cansancio. El miedo ya no me toca”. Celeste que recuerda al Mauricio que fue y ya no le alcanza. Todas medio algo, híbridas, vulnerables, salvajes. La banda de punk -o lo que sea- con su cantante-bailarina rota que expulsa y abraza su propio Daimon, celestial y demoníaca voz. Y todos juntos, con sus fantasmas y referentes, tomando algo, en una mesa alargada, apenas iluminados, radiantes en su presencia. Qué belleza de escena.

Y para terminar, balbuceemos. Algo que la propia Vallés defendió en una entrevista: “Prefiero el balbuceo a la sentencia”. Una cosa y otra a la vez. Dudemos encima del escenario y fuera, en todas partes. No hay voluntariado que limpie este chapapote: la jodida lógica.

Etiquetas
Publicado el
8 de noviembre de 2020 - 12:26 h

Descubre nuestras apps

stats