La portada de mañana
Acceder
La nueva guía de Sanidad sitúa a 11 comunidades en riesgo alto o extremo
Pablo Casado busca una segunda oportunidad por el centro
Opinión - Señor Casado, ¿y ahora qué?, por Neus Tomàs

Críticas de los docentes murcianos tras el aislamiento del presidente de Murcia por el contacto con un positivo: "Ni nos hacen PCR ni nos ponen en cuarentena"

Imagen de archivo de una clase en este curso escolar

La polémica de la vuelta a clase con un protocolo que algunos docentes señalan como “insuficiente” ha vuelto a reavivarse después de que el presidente de Murcia se pusiera en cuarentena tras un contacto estrecho con un positivo en COVID-19. El profesor Jerónimo Tristante criticó en un tuit, a raíz de que Fernando López Miras estuviera confinado tras haber compartido espacio cerrado con una persona contagiada, que no se aplicara la misma medida con los profesores en la Región. “Yo tengo positivos alrededor, alumnos míos, y ni nos hacen PCR ni nos ponen en cuarentena. ¿Somos los profesores una mierda? Gracias @Educarm” señala Tristante en la red social, una muestra más de que la convivencia entre los centros educativos y la COVID-19 es cada vez más tirante.

Tras poco más de un mes desde el inicio del curso escolar, la Consejería de Salud ha registrado un total de 418 positivos en los centros educativos: 22 docentes y 396 alumnos.

Para el escritor, se trata de una cifra que se encuentra “por debajo” de la realidad: “Desde el primer momento los que estamos a pie de cancha nos hemos dado cuenta de que se estaban falseando los datos”, denuncia sin tapujos Tristante. “La Consejería de Educación sabe que abrir la escuela es una inconsciencia. Lo han hecho para mantener una especie de guardería en la que los padres que van a trabajar puedan aparcar a sus hijos”. 

Desde Docentes Unidos secundan a Tristante en cuanto a los datos de afectados por el virus en el entorno educativo. “Están tapando los positivos. En mi centro -señala una de las portavoces- hubo un caso y ni le hicieron PCR al profesor ni confinaron a nadie, solo ese niño se fue a su casa”. “A no ser que sean de infantil, que van sin mascarilla, no se aísla a nadie”, lamenta el movimiento.

De acuerdo con el ‘Protocolo de actuación ante la aparición de los casos de la COVID-19 en centros educativos de la Región de Murcia’ publicado el pasado 15 de septiembre por la Consejería de Salud junto a la de Educación y Cultura, solo se aislará a los contactos estrechos del caso positivo; es decir, a aquellos que “hayan compartido espacio con un caso confirmado a una distancia de menos de 2 metros sin la utilización correcta de mascarilla durante más de 15 minutos”.

“Es muy absurdo”, protestan desde Docentes Unidos. “Mis niños son de sexto: son los mayores del colegio. Cada vez que me doy la vuelta veo a uno con la nariz fuera, otro rascándose, otro con la mascarilla fuera sonándose los mocos”.

“Donde más probabilidades hay de contagio es en la escuela”, continúa una de las portavoces del grupo, “es donde más tiempo se relacionan con la misma gente. Algunos niños pasan más horas en el aula que con sus padres”.

A la falta de medidas de seguridad se suma el problema de la ratio: “En secundaria, en los niveles inferiores a 3º de la ESO el 5% de los alumnos dan clases semipresenciales cada día, pero es un error porque en la mayoría de los casos no se consigue bajar la ratio por debajo de 20 alumnos y en mi caso están muy juntos unos de otros”, denuncia Jerónimo Tristante.

“En mi centro hasta la semana pasada almorzábamos dentro de clase”, lamenta la portavoz de Docentes Unidos. "Imagínate: 20 niños y el docente sin mascarilla comiendo. En el colegio se llegó a la conclusión de que si los niños almorzaban en el patio perderían las mascarillas”. 

¿Semipresencialidad para frenar el virus?

De acuerdo con Docentes Unidos con la situación de semipresencialidad actual es muy difícil mantener la distancia de seguridad en la mayoría de centros educativos. Frente a esta situación, Tristante denuncia lo que considera ”una campaña tremenda por parte de la Administración regional” para retornar al modelo completamente presencial: “La semipresencialidad no es lo ideal, pero es mejor que querer ocupar las aulas al 100%”. En su opinión, “el objetivo de la semipresencialidad no es dar una educación de grandísima calidad, sino frenar la expansión del coronavirus”.

“Nos han engañado. Nos han hecho hacer dos programaciones. Hemos reformado los centros, adaptado todos los materiales ¿y ahora quieren volver a meter a los 25? Es toda una falta de respeto hacia el profesorado y hacia las familias”, protestan desde Docentes Unidos ante el anuncio de la consejera del área, Esperanza Moreno, hace unos días de una probable vuelta al modelo totalmente presencial en la Región en cuanto mejoren los datos de contagios. La Comunidad de Murcia es la única de todo el territorio nacional que con el argumento de reducir las ratios en las aulas optó por la semipresencialidad, dejando sin clase a un 20% de los alumnos diariamente.

“La Consejería quiere simular que hay una falsa normalidad. Me gustaría que la gente viera nuestra curva de contagios y cómo empeora de manera brutal a partir de septiembre que es cuando abrimos la escuela”, concluye Tristante, para quien "la escuela es el mayor foco de contagio de esta sociedad". Para este docente, "el dinero que se ha enviado desde Madrid y la Unión Europea se debe gastar en que los padres puedan conciliar y los niños puedan estar atendidos”.

Etiquetas
Publicado el
15 de octubre de 2020 - 06:01 h

Descubre nuestras apps

stats