Aumentan los ataques homófobos y racistas en la Región de Murcia

Pintadas homófobas contra el alcalde pedáneo de Algezares

"Nos obligaron a marcharnos, teníamos miedo de que nos ocurriese algo grave". Habla con eldiario.es Región de Murcia una menor del barrio murciano de Santo Ángel, que no ha querido desvelar su identidad por temor a represalias. Un grupo de 10 chicos de entre 16 y 20 años la increparon en un conocido parque porque estaba besándose con otra chica en un banco. “Cuando vieron que nos íbamos, tres o cuatro de ellos nos tocaron el culo entre risas”. Lejos de remitir, este tipo de episodios homófobos y machistas, según los últimos datos del Informe Anual de Delitos de Odio, siguen creciendo en la Región.

La Policía investiga la autoría de unos carteles homófobos aparecidos en centros educativos de Murcia

La Policía investiga la autoría de unos carteles homófobos aparecidos en centros educativos de Murcia

Buena prueba de ello son los carteles homófobos que aparecieron en las inmediaciones de dos centros escolares en la capital murciana, las pintadas en un parque llamando "maricón" al pedáneo de Algezares, las advertencias de Falange Murcia sobre la presunta "extinción de los lorquinos ante la elevada población inmigrante" o el artefacto explosivo simulado hallado en la puerta de un centro de menores extranjeros en Alhama.

Voces como Rosa Peñalver, expresidenta de la Asamblea regional, o el presidente de la Coordinadora ONG Murcia, Moisés Navarro, achacan este auge de los delitos de odio en la Comunidad a los discursos de la extrema derecha, que parecen haber calado en parte de la sociedad murciana. No hay que olvidar que en esta Región, la formación Vox logró sus mejores resultados en las pasadas elecciones. El 10N, los de Santiago Abascal obtuvieron 3 escaños y casi 200.000 votos en la Región de Murcia.

El Informe Anual de Delitos de Odio, alertaba en 2018 –los datos de 2019 se publicarán en abril- sobre el incremento en las denuncias por racismo y xenofobia, ideología, discriminación por razón de sexo o género y por orientación sexual o identidad de género.

Los delitos de odio, define el Ministerio de Interior, se refieren a las "infracciones penales contra personas o propiedad de la víctima por conexión, simpatía, filiación, apoyo o pertenencia a un grupo de una característica común entre sus miembros, como su raza, origen nacional, lenguaje, color, religión, sexo, edad, discapacidad intelectual o física, orientación sexual u otro factor similar".

Amparo Albentosa, decana del Colegio de Ciencias Políticas y Sociología, relaciona sin tapujos la popularidad y el auge de Vox con los delitos de odio. Analiza que los discursos de la extrema derecha van dirigidos a los jóvenes y que ellos creen que "está de moda" votarles.

Más homofobia en la Región

La LGTBIfobia volvía a teñir Murcia esta pasada Nochebuena. Lo adelantaba el diario digital dosmanzanas: ese día aparecían varios carteles homófobos en el Instituto Floridablanca y el Colegio de Santa María del Carmen de la capital. En uno de ellos se representaba a Blancanieves recibiendo una manzana ‘envenenada’ con los colores del movimiento LGTBIQ+; el otro presentaba un dragón que atacaba con su lengua de fuego, también con los colores LGTBI+, a una familia cristiana protegida por la figura de una virgen.

Para el delegado del Gobierno en la Región, Francisco Jiménez, "además de ser hechos deplorables, su contenido podría ser considerado un delito de odio para causar daño al colectivo LGTBIQ+, motivado por prejuicios que van en contra del principio de igualdad que protege constitucionalmente a todos los ciudadanos españoles, sean cuales sean sus condiciones personales".

A mediados de noviembre también aparecían pintadas en los columpios de un parque del municipio murciano de Algezares. Frases como "muere alcalde maricón", "maricas HDP (hijos de puta) fuera", "asco" y el fallido intento de dibujar una esvástica nazi tenían el objetivo de atacar a Juan José Garre, alcalde pedáneo socialista declarado abiertamente homosexual. Garre responsabiliza del ataque a la actitud de la extrema derecha en la política y critica que Vox pidiera al presidente regional, Fernando López Miras, la derogación de la ley LGTBIQ+.

Ni el Partido Popular ni Vox quisieron valorar estas pintadas homófobas, sin embargo dirigentes políticas como la expresidenta de la Asamblea Regional Rosa Peñalver (PSOE) y la actual vicepresidenta de la Comunidad, Isabel Franco (Cs), no dudaron en condenar los actos vandálicos.

En palabras de Rosa Peñalver: “Estas pintadas son una respuesta de odio de personas que durante mucho tiempo han estado resistiéndose a la hora de avanzar en derechos y libertades". "Estaban en partidos de derechas pero en estos momentos han encontrado el cauce perfecto para expresar el racismo, el machismo, la xenofobia y la homofobia que siempre tuvieron, además de su atraso intelectual y político, su fracaso en la tolerancia, en la inclusión y en el respeto de los derechos humanos", añadió.

Para Isabel Franco, también consejera de Mujer, Igualdad, LGTBIQ+, Familias y Política Social: “Las pintadas homófobas de Algezares son una vergüenza. Nos alertan de que tenemos mucho trabajo por delante en defensa de la tolerancia y el respeto a la diversidad. Las víctimas tienen que saber que nos tienen de su lado, que no están solas y que no vamos a tolerar que nadie venga a decirnos qué es o no correcto o cómo o a quién hay que amar”.

Franco ha sacado del cajón el Observatorio LGTBI después de tener el proyecto paralizado durante más de tres años. "Para nosotros ha sido una prioridad presentar el borrador de este Observatorio al Consejo Económico y Social para que elabore un dictamen. Y además lo anunciamos el 25 de noviembre, víspera del Día de la Intersexualidad".

Según se detalla en el borrador del proyecto, este organismo tendrá como objeto "analizar los principales problemas para el reconocimiento, restablecimiento y garantía de los derechos de las personas LGTBI". Además, elevará "recomendaciones en materia de políticas públicas para la garantía de los derechos de las personas LTGTBI en la Comunidad".

Jesús Costa, presidente de ‘No Te Prives’, considera "urgente" este Observatorio LGTBI. Por su parte, la asociación más antigua de la Región de Murcia en el ámbito LGTBI recuerda que desde 2014 se puso en marcha un servicio pionero que permite consultar dudas o inquietudes en temas relacionados al acoso homofóbico y a la discriminación sexual. El servicio ‘Whasapp amig@s’ se puede acceder agregando a la agenda del teléfono el número 683 195 874, donde atienden las llamadas voluntarios y un psicólogo de forma confidencial.

Isabel Franco, en cambio, parece contradecirse en esta cuestión al ceder junto con PP para aprobar los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma 2020 admitiendo el ‘pin parental’, tal y como exigía Vox. Esta medida tiene como iniciativa estar en contra de las charlas de diversidad afectivo-sexuales que se imparten en los colegios y que el partido de extrema derecha identifica con el concepto de 'ideología de género'.

Mientras tanto, en las calles de la Región de Murcia se normaliza los ataques homófobos sin que haya responsabilidades. Por ejemplo, un miembro del ‘Colectivo Galactyco’ denunciaba haber sufrido una agresión verbal en una conocida calle de Cartagena cuando pasó cerca de un grupo de jóvenes. Estos les increparon llamándole "maricón de mierda" en mitad de la noche. La víctima llamó a la policía local, pero al no identificar al agresor, no se pudo poner una denuncia oficial.

Racismo palpable

La formación ultraderechista Falange Murcia lanzaba un comunicado este 15 de enero asegurando que "los lorquinos están en peligro de extinción y serán sustituidos por inmigrantes". Aludían a la población inmigrante de la ciudad del sol, donde casi el 23% del censo municipal es extranjero y de 86 nacionalidades distintas.

La concejala de Diversidad de Lorca, Antonia Pérez (PSOE), ha criticado abiertamente el mensaje de Falange, difundido también por redes sociales, señalando que la lectura que hacen de los datos estadísticos del censo de Lorca es "completamente subjetiva". Ha añadido que la organización "solo demuestra su falta de cultura, su xenofobia y racismo extremo". Asimismo, Pérez sostiene que los inmigrantes son un "pilar fundamental en la economía lorquina, en un importante sector primario que permite la creación de miles de puestos de trabajo".

Por su parte, Moisés Navarro, presidente de la Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo en la Región de Murcia, explica a este medio que “hay un contexto político basado en estos discursos que proliferan, y están calando en la sociedad".

Otro de los focos de los mensajes racistas en la Región han sido los menores inmigrantes no acompañados. La Región Murcia volvía a ser el foco de atención de muchos medios nacionales estas pasadas navidades: un artefacto explosivo simulado aparecía en la puerta del centro de menores del municipio murciano de Alhama.

La Región de Murcia tiene dos centros específicos a los que pueden acudir los mal llamados menas, acrónimo de menores extranjeros no acompañados: la Casa del Raal en Alhama de Murcia y el de Santa Cruz. Entre los dos espacios tienen una capacidad para acoger 115 niños. Una de las exigencias de Vox para apoyar la investidura del presidente popular Fernando López Miras fue cerrar el de Santa Cruz.

Imad Boussif, profesor de árabe en la Universidad de Murcia, considera que el auge de la extrema derecha "perpetúa el discurso de odio y lo normaliza". Cuenta que "Vox estigmatiza" a ciertos colectivos de extranjeros y "los mete en un mismo saco". Además, añade que "los menores lo que necesitan es ayuda, no xenofobia".

El marroquí pone como ejemplo su propia historia. Cuenta a eldiario.es que llegó a España con 20 años dejando atrás su vida en su país. Sin papeles, Boussiff trabajó de pintor, albañil y camarero cobrando bajo una economía sumergida, en negro. Sin apenas saber español comenzó sus estudios hasta que logró acceder a la universidad para hacer el grado de Traducción e Interpretación y finalmente realizar un máster.

Zineb Ez Zeraiga, una joven marroquí de 18 años que llegó a España cuando tenía tres, cuenta a eldiario.es que hace unos años notaba en el bus que la gente la miraba "raro" cuando iba acompañada con su madre, que lleva hiyab. Con el paso del tiempo la situación ha empeorado: "Ahora nos dicen directamente que nos vayamos a nuestro país, que ellos tienen más prioridad a la hora de sentarse en el autobús por ser españoles. Me obligan a levantarme del asiento y yo, con la cabeza gacha, obedezco. Es lo que toca después de las últimas elecciones" dice resignada.

Sabah Yacoubi, presidenta de la Asociación de Trabajadores Inmigrantes en Murcia (ATIM), dice que están "siendo testigos del aumento acelerado de hostigamiento y agresiones contra niños y adolescentes migrantes no acompañados". Yacoubi insiste en que "los discursos de odio de la ultraderecha relacionan a los menores migrantes con el aumento de delincuencia e inseguridad manipulando datos falsos que ya han desmentido los datos oficiales". Ella manifiesta que "la extrema derecha viraliza imágenes sensacionalistas que lo único que hacen es crear alarma social y despertar sentimientos de temor, rechazo y odio que se traduce en violencia a los menores".

Es por ello que desde ATIM se exige la prohibición del uso de imágenes de menores en campañas con el fin de generar miedo, odio y violencia, y que además, la Fiscalía y el Defensor del Pueblo actúen para investigar y condenar a las personas, grupos o partidos políticos responsables de incitar a la violencia contra este colectivo.

Etiquetas
Publicado el
25 de enero de 2020 - 08:58 h

Descubre nuestras apps

stats