La portada de mañana
Acceder
España acusa nuevas dificultades en el rastreo en pleno ascenso de contagios
¿Puigdemont, de vuelta? La respuesta de Llarena, clave en sus movimientos
OPINIÓN | Batet, alto y claro, por Esther Palomera

Una relación entre el caballo y la mujer: terapia equina para curar las heridas de la violencia machista

Terapia con caballos

La asociación Quiero Crecer encabeza en la Región de Murcia la atención e investigación en salud mental de niños y adolescentes expuestos a violencia de género. Quiero crecer lleva a cabo desde 2009 el Servicio de atención psicológica a hijos e hijas de mujeres víctimas de violencia de género (SAPMEX), financiado por la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI y Política Social de Murcia. Mavi Alcántara López, doctora en psicología y profesora asociada de la Universidad de Murcia, es directora de marco estratégico y coordinadora de los programas de terapia asistida con animales que se llevan a cabo desde 2015 en la asociación "con la intención de complementar la terapia tradicional y hacer una intervención en un contexto más facilitador: con animales y en la naturaleza", aclara. 

La coordinadora asegura que "va más allá de una terapia dialéctica, es mucho más experiencial, trabajar a través de distintas actividades que promueven formas de conciencia acerca de cómo nos desenvolvemos".

Uno de los programas, ‘Toma las riendas’, está formado por grupos de hasta ocho mujeres expuestas a violencia de género. En la primera sesión comparten la experiencia que han tenido con sus hijos y en las posteriores realizan actividades pie a tierra y de volteo terapéutico con los caballos para desarrollar la comunicación, los patrones de relación, "claves para entender el comportamiento de los niños, los roles en la familia, la conciencia de los estados emocionales y la confianza en sí mismas". El centro ecuestre de educación ambiental ‘El Valle’ es el lugar perfecto donde las mujeres y los caballos entran en contacto para ayudarlas a mejorar las habilidades de crianza con sus hijos.  

Alcántara aclara que uno de los objetivos principales es que "entiendan la importancia del impacto que ha tenido en los niños haber estado expuestos a las situaciones de violencia de género que han sufrido y cómo pueden ayudarles a recuperarse”. El proyecto -afirma la coordinadora- crea un vínculo entre el caballo y la mujer en el que ésta puede aprender maneras diferentes de enfrentarse a las complicadas situaciones que padece y gestionar de una manera más adecuada las dificultades con sus hijos. 

Por otro lado, el proyecto ‘Toy’ se realiza en el centro de emergencias, los niños se encuentran allí “debido al alto riesgo contra la integridad física de las madres por parte de sus parejas”. Se realiza una sesión semanal de intervención canina llevada a cabo con la colaboración de Eduka Dog, cuyo objetivo -asegura la coordinadora- es inducir emociones positivas en los niños a través del contacto con el perro y la realización de diferentes juegos que fomentan la expresión emocional, la relajación, y la adquisición de habilidades, “los niños se olvidan de sus problemas mientras que están con Venom, el perro de terapia”. 

La organización también busca un contacto directo entre madre e hijo para aquellos casos en los que "la relación se ha visto muy deteriorada debido a la violencia de género que ha habido en la familia durante muchos años" con el futuro proyecto 'Nana', recalca Alcántara. La terapia propondrá varios espacios de trabajo, uno con la colaboración de Eduka Dog Murcia en el que se trabajará adiestramiento canino, y otra, sesiones pie a tierra con caballos en el centro el Valle, ambas trabajando en conjunto madre e hijo. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats