La Iglesia planta a las víctimas en el primer congreso en España sobre abusos sexuales

Integrantes de la asociación navarra de víctimas, este viernes en Pamplona

Un año después de que José Luis pusiera la primera denuncia de abusos sexuales en Navarra, la asociación que surgió a raíz de esa y otras muchas denuncias que le siguieron, ha organizado en Pamplona el primer congreso en España sobre pederastia en colegios religiosos. La asociación invitó al congreso, además de a todos los denunciantes, al arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, para que pudiera dirigirse a las víctimas y pedirles el perdón que tanto tiempo llevan reclamando, pero éste ha declinado la invitación y no ha acudido al acto.

La huella imborrable de los abusos sexuales en la Iglesia: "Los delitos estarán prescritos pero nuestro dolor no caduca”

La huella imborrable de los abusos sexuales en la Iglesia: "Los delitos estarán prescritos pero nuestro dolor no caduca”

El congreso, que ha contado con varias mesas redondas y charlas de periodistas, juristas y expertos en casos de pederastia, lo ha cerrado una charla con varios de los denunciantes que, muy emocionados emocionados, han relatado parte de los episodios de los abusos que recibieron hace más de 50 años. Tiempo que ahora les impide que sus denuncias prosperen, ya que se trata de delitos prescritos y en los que muchos de ellos el agresor ha fallecido.

Testimonios como el de Jesús Zudaire, presidente de la Asociación Navarra de Víctimas de Abusos, que ha contado que llegó a ser abusado "delante de 45 compañeros de clase" por el sacerdote José San Julían, director y fundador del colegio Nuestra Señora del Puy de Estella y fallecido hace más de 25 años. O casos desgarradores que han terminado en suicidio, como el de un alumno del internado de los Reparadores de Puente La Reina.

Se da la circunstancia de que muchas de las víctimas se consideran católicos y creyentes, lo que incluso en algunos, aseguran, les "ayudó a salir del pozo". "No sabía si yo podía pedirle a dios que me ayudara", ha explicado José Luis.

"Nos trataban como putas mierdas, si decías algo te daban palizas. Era un infierno", ha relatado una víctima de fuera de Navarra de las muchas que han viajado hasta Pamplona a este foro nacional. Emiliano Álvarez, de La Bañeza, ha contado cómo los efectos de los abusos se convirtieron en "problemas de relaciones", adicción a las drogas e incluso delitos. "Cada vez que contamos estas cosas soltamos lastre. Que ningún niño sufra lo que sufrimos nosotros", ha terminado.

Los miembros de asociación, que busca "el perdón y la reparación" de las víctimas, por parte de la Iglesia, han contado cómo el arzobispo les ha negado siempre el perdón, incluso en una reunión que llegaron a mantener con él dos denunciantes en el Arzobispado. "Nos ha dejado de lado, pero nos tendrá siempre enfrente", ha sentenciado Marcos Leyún, denunciante y miembro de la asociación.

"Seguiremos siendo niños abusados, adultos silenciados y muchos de nosotros, abuelos ignorados", ha terminado Marcos haciendo referencia a las negativas del arzobispo a pedir perdón y a sacar a la luz los casos, a pesar de que el Papa Francisco haya ordenado el levantamiento de los archivos parroquiales.

Por último han pedido que estos delitos no prescriban para que puedan seguir los cauces de la justicia. Una petición que ya han trasladado al Parlamento de Navarra para que inste al inste al Congreso de los Diputados a modificar la ley actual.

Etiquetas
Publicado el
14 de febrero de 2020 - 21:57 h

Descubre nuestras apps

stats