Condenan a 23 meses de cárcel al expresidente de Osasuna Pachi Izco por salidas injustificadas de dinero del club

El expresidente de Osasuna Pachi Izco.

El expresidente de Osasuna Pachi Izco ha sido condenado a 23 meses y 15 días de prisión por un delito continuado de apropiación indebida y falsedad contable y a una indemnización de 1.154.762,84 euros por las salidas de dinero sin justificar de las arcas del club durante su mandato (2003-2012).

Confesiones, amaños y neceseres, diez claves para no perderse en el juicio del 'caso Osasuna'

Confesiones, amaños y neceseres, diez claves para no perderse en el juicio del 'caso Osasuna'

La Fiscalía, la acusación particular ejercida por el club rojillo y el exmandatario han ratificado este lunes, al inicio del juicio que comenzaba a celebrarse en la Audiencia Provincial de Navarra, el acuerdo que alcanzaron las tres partes la semana pasada por el que Izco acepta una condena por un delito continuado de apropiación indebida y otros cuatro delitos por falsear las cuentas que le evita el ingreso en prisión.

También han acordado con las dos partes el exauditor Adolfo Suárez, que ha aceptado ser condenado en esta causa como responsable civil e indemnizará a Osasuna con algo más de 250.000 euros. Por su parte, el exgerente Ángel Vizcay ha sido absuelto de los delitos que se le imputaban. Vizcay ya fue condenado el año pasado a ocho años de cárcel como máximo responsable de varios amaños de partidos de Osasuna en Primera División.

Al término de la vista, Pachi Izco ha declinado hacer valoraciones a los medios de comunicación que le esperaban a la salida del Palacio de Justicia y se ha limitado a declarar, cuando ha sido preguntado por qué supone esta condena para la gestión: "ahora me habláis de la gestión, después de seis años".

Al concluir la investigación, el juez instructor consideró que entre los años 2003 a 2012, Pachi Izco "dispuso o autorizó" que se dispusieran de 500.000 euros aproximadamente extraídos en metálico de las cuentas del club sin que se hubieran hallado "evidencias del destino dado a esa cantidad de dinero".

El magistrado exponía que existen indicios de que parte de ese dinero fue recibido por el investigado, que firmó los correspondientes recibos "en su propio beneficio o en el de terceras personas no identificadas", así como de que otra parte de esa cantidad fue usada "por el investigado para gastos propios no relacionados con su actividad" de presidente de Osasuna.

De igual forma, el magistrado estimó que había indicios de que, en el verano de 2011, Izco "cogió de la caja del club 76.611 euros", que fueron contabilizados bajo el concepto de "pago a agente", conforme a la indicaciones dadas por el mandatario, "sin que exista ninguna justificación documental del destino dado a dicha cantidad".

También apreciaba el magistrado que el auditor nombrado por Izco, el también investigado Adolfo Suárez, quien conocía la existencia de esas salidas de dinero sin justificación, "aceptó encubrir dichas irregularidades en las sucesivas auditorías que realizó a la entidad".

Al respecto, el juez consideraba que por este motivo percibió "como gratificación" 325.000 euros de las arcas del club el año en que Izco cesó como presidente.

Etiquetas

Descubre nuestras apps