FP básica: ¿una salida segregadora?

Una estudiante, ajena a la información / Foto: Efe.

La LOMCE ya está aquí. La ley Wert ha generado debate entre el mundo educativo y el institucional sobre si ya tendrá efectos en el sistema navarro o no, sobre si la Comunidad Foral mantendrá su propio modelo, o si este año apenas se notará porque solo se aplica en algunos cursos (los impares) de Primaria y la FP básica. Esta última también ha generado críticas. Varios sindicatos la ven como una muestra del carácter segregador de la nueva ley educativa, de su apuesta por impulsar en los estudios a los mejores expedientes y por arrojar a una salida fácil a los que no prosperan al mismo ritmo. De ahí que quepa preguntarse: ¿qué es la FP básica? ¿Qué salidas ofrece? ¿Creará una mano de obra barata, como han denunciado los sindicatos abertzales? Diversas centrales responden a esta pregunta y difieren en algunos puntos pero coinciden en el esencial: que su aplicación ha sido apresurada.

Colectivos abertzales convocan una manifestación el día 11 contra la LOMCE

La FP básica sustituye a lo que, hasta ahora, se conocía como PCPI (Programas de Cualificación Profesional Inicial), una vía para estudiantes que tenían problemas para seguir adelante con la ESO y obtener el título. Los PCPI contaban con cuatro modalidades en Navarra: la básica, el taller profesional adaptado, el profesional ordinario y la especial. A estas vías, según explican desde el sindicato CCOO, ya se podía acceder desde los 15 a los 17 años (otros sindicatos ponen la edad de inicio en los 16), y los alumnos podían al final tener la posibilidad de obtener el título de la ESO. Ahora, la ley permite en casos excepcionales adelantar ese acceso a la FP básica hasta 2º de la ESO (14 años) y, además, los alumnos no obtendrían el título de ESO. Podrían seguir hacia la FP de grado medio, pero para estudiar Bachillerato solo tendrían una vía más remota: que se presentaran a la reválida de 4º de la ESO, para la que realmente no estarían preparados.

¿Qué titulación obtienen entonces? Aquí está una de las claves que más han criticado sindicatos abertzales como ELA o STEE-EILAS: que esos estudiantes obtienen, tras dos años de FP básica (que es única, no como los PCPI), una cualificación profesional tipo 1. Es decir, podrían ser ayudantes de cocina, ayudantes de jardinería, etc. Para la representante de Educación de STEE-EILAS, Amaia Zubieta, se trata de crear “mano de obra barata”. “La LOMCE promociona a quien supuestamente vale y a quien no, lo descarta. Y eso dicen que es la promoción de la excelencia”, apunta. Ander Pascual, de ELA, habla directamente de “fomentar el clasismo. Se cargan la igualdad de oportunidades”.

Por su parte, la responsable de FP de CCOO, Ana López, también considera que este modelo propicia una segregación temprana, mientras que el anterior sistema dejaba a los estudiantes más puertas abiertas. Todo ello, además, implantado sin apenas negociación, solo mejorada en algo en sus borradores iniciales “gracias a la presión sindical” y, con todo, implantada “de una manera precipitada”.

Porque otra cuestión que critican los sindicatos es que Navarra haya sido pionera en la aplicación de esta FP básica mientras en Euskadi, por ejemplo, se ha optado por un sistema transitorio. En abril, el Gobierno de Navarra anunció la implantación progresiva de la FP básica (FPB), que se complementa con la creación de nuevos talleres profesionales, de un año de duración, para alumnos mayores de 17 años, pero no más de 21, que no podían acceder a la FPB, para que sean capaces de convalidar su cualificación con el mencionado certificado de profesionalidad de nivel 1.

Así, en la Comunidad Foral ahora conviven el primer curso de FP básica con el segundo de PCPI. Y, para prepararlo, desde Madrid se tardó en anunciar el curriculum oficial y finalmente los trámites siguieron adelante en verano, por lo que ya había profesores que sabían que iban a dar FP básica pero no con qué contenidos.

"Al menos ven reconocida una competencia"

Las opiniones de los sindicatos, en cualquier caso, varían en algunos puntos. Por ejemplo, la Asociación de Profesores de Secundaria de Navarra no se opone frontalmente a este nuevo sistema, al menos “no hasta antes de ver cómo se lleva a cabo”. APS recuerda que, con leyes como la LOE (Ley Orgánica de Educación, de 2006), los alumnos que no podían superar los cursos al final contaban con adaptaciones curriculares o grupos de diversificación para, después, acceder a los PCPI y ahora, “al menos ven reconocidas unidades de competencia, aunque sea de nivel I”.

De ahí que, desde la asociación, consideren que para evaluar la marcha de esta nueva FP básica sea necesario acertar a la hora de recomendar a los alumnos que optan por esta vía, el rigor de las autoridades y los recursos disponibles. Los sindicatos, en general, han denunciado precisamente el elevado grado de interinidad de los docentes de esta salida educativa. Aunque algunas centrales la consideran, más bien, un callejón sin una salida adecuada.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats