eldiario.es

Menú

Con el Ayuntamiento no, en el batzoki sí

El consistorio de Zalla se siente discriminado porque desde diciembre el director de Ura no ha accedido a explicar en una local público los problemas de inundabilidad y en cambio celebre una reunión en la sede del PNV.

El alcalde intentó por cuatro veces cerrar el encuentro con Iñigo Ansola, responsable de la Agencia Vasca del Agua.

La inundabilidad es uno de los temas cruciales de Zalla, ya que sus dos núcleos principales forman parte de las áreas de mayor riesgo en Euskadi.

- PUBLICIDAD -
Iñigo Ansola, director de Ura, Agencia Vasca del Agua.

Iñigo Ansola, director de Ura, Agencia Vasca del Agua.

El Ayuntamiento de Zalla se siente discriminado por Ura, la Agencia Vasca del Agua. Desde diciembre, el alcalde Javier Portillo, del grupo independiente Zalla Bai, intenta sin éxito que URA explique a los vecinos en el local municipal los problemas de inundabilidad de la localidad. Pero tras cuatro intentos baldíos según fuentes municipales, la semana pasada se encontraron con el anuncio de que el director, Iñigo Ansola, iba a celebrar en la tarde-noche de este lunes una charla en el batzoki, sede del PNV, al que representa Ansola.

El malestar de los responsables de Zalla se acrecienta con el hecho que desde febrero también han intentado celebrar una reunión con el director de URA y la Confederación Hidrográfica del Norte, que finalmente se fijó el pasado 14 de marzo  pero a la que no acudió el director de la Agencia Vasca del Agua.  Ansola ha respondido que las reuniones pedidas por el alcalde no se celebraron en diciembre “por problemas de agenda” de ambos responsables -no ha aclarado lo que ha pasado desde enero- y que al encuentro con la Confederación Hidrográfica no pudo acudir él pero fueron dos responsables de Ura.

“Llama la atención que el máximo responsable de un organismo público dependiente del Gobierno Vasco (pagado por todos y que nos representa a todos) elija la sede de su partido político para informar sobre la inundabilidad de nuestro municipio”, ha denunciado en un comunicado la agrupación Zalla Bai.

La inundabilidad es uno de los asuntos cruciales en este municipio, ya que gran parte de sus dos principales núcleos urbanos forman parte de las áreas en Euskadi con mayor riesgo, las llamadas zonas de flujo preferente, en las que se prohíbe cualquier  tipo de construcción, desde pisos hasta edificios públicos y de servicios. Las negociaciones entre el consistorio y Ura han posibilitado que los pisos ya edificados no queden fuera de ordenación pero es una limitación para planes urbanísticos que estaban en marcha.

El alcalde Javier Portillo invitó el pasado 2 de diciembre, según fuentes municipales, a que el director de Ura expusiese en el Antzoki, el local púbico, la problemática en el municipio con motivo de la presentación de la oficina local de inundabilidad. Ansola propuso que se celebrase a mediados de diciembre, fecha pospuesta luego por sus problemas de agenda, ante lo que el alcalde planteó la celebración entre el 7 y el 10 de enero, sin obtener respuesta. Hasta que ahora se han encontrado con la charla en el batzoki.

“Al director general de URA”, señala Zalla Bai, “se le ha puesto en su cargo para servir a toda la ciudadanía, no solo a sus votantes. Sin embargo, parece que en pleno siglo XXI hay quien sigue aferrado a su vieja costumbre de ejercer el poder de puertas adentro de su militancia. Afortunadamente, hace ya algún tiempo que los asuntos de Zalla se dirimen en el Ayuntamiento y no en el batzoki”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha