eldiario.es

9

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

La desunión de las izquierdas pone en peligro la Pamplona ‘del cambio’

EH Bildu cierra una legislatura marcada por el avance en las políticas sociales y de movilidad, pero también por el efrentamiento con la oposición, que acusa a Joseba Asiron de guiarse por sus “obsesiones identitarias”

Miles de personas festejan con sus pañuelos rojos alzados el inicio de las fiestas de San Fermín 2017, tras el lanzamiento del tradicional chupinazo desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona.

Miles de personas festejan con sus pañuelos rojos alzados el inicio de las fiestas de San Fermín 2017, tras el lanzamiento del tradicional chupinazo desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona. EFE

Pamplona es la ciudad más grande gobernada por EH Bildu, partido que controla 39 ayuntamientos en Navarra. El alcalde, Joseba Asiron, accedió al cargo en 2015 gracias a un acuerdo cuatripartito similar al que sostiene en el Gobierno de Navarra a Uxue Barkos. Sin embargo, la expulsión de Aranzadi (que fue una candidatura ligada a Podemos) e Izquierda-Ezkerra hace algo más de un año dejaron al gobierno municipal con el solo apoyo de Geroa Bai.

La primera Alcaldía de EH Bildu -antes siempre habían ostentado el cargo UPN, PSN o CDN- pasará a la historia por sus avances en la peatonalización de la ciudad, en políticas sociales y de igualdad y en memoria histórica, pero también por la judicialización de la batalla de los símbolos, que ha costado miles de euros a la ciudadanía, y las furibundas críticas de la oposición de UPN y los socialistas, que acusan a Asiron de haber gobernado con el “rodillo” que le permite su mayoría.

Se han enfrentado con el plan de “amabilización” de la ciudad, que ha sacado los vehículos particulares de las zonas más céntricas para priorizar los transportes públicos y los privados no contaminantes. La legislatura se recordará también por el empeño del Ayuntamiento por ofrecer locales públicos a los colectivos sociales que los requieren a coste cero, y también por las polémicas en torno a la ocupación y desalojos del gaztetxe Maravillas, en el Casco Viejo, que enfrentó a los socios de gobierno municipal. “Si no hubieran sido jóvenes afines a la ideología de EH Bildu no se hubieran consentido”, denuncia la candidata socialista, Maite Esporrín.

En materia de vivienda, el Ayuntamiento ha habilitado 153 pisos municipales para cederlas a personas en situación de emergencia social. Las políticas públicas han supuesto un avance importante para los más desfavorecidos, y el Pleno ha llegado a aprobar una nueva tasa que gravará las viviendas vacías, con el objetivo de que salgan al alquiler y bajen los precios, si bien todavía no se ha puesto en marcha.

El caso de la manada supuso un antes y un después para el feminismo en nuestro país. La contestación social generada por el recorrido judicial del caso es comparable al movimiento #metoo en EEUU, que propició la cuarta ola feminista. El decidido apoyo del Ayuntamiento de Pamplona a la víctima ha convertido a la ciudad en un referente de la lucha contra las agresiones sexistas, amplificada por la fama mundial de los Sanfermines.

La exhumación de los generales golpistas Mola y Sanjurjo en noviembre de 2016 del monumento a los Caídos supuso un hito a la hora de cumplir con la Ley de Memoria Histórica en la capital navarra. También se renombró la plaza que lo acoge de Conde de Rodezno a plaza de la Libertad, y el Ayuntamiento ha lanzado un concurso de ideas para decidir qué hacer con el monumento franquista más grande de España tras el valle de los Caídos, que podría llegar a ser derribado.

El trabajo con colectivos memorialistas como Sanfermines 78 Gogoan y los cambios de nombres en el callejero han puesto del lado del Ayuntamiento a estos grupos. Como ejemplo, Asiron denominó parque de la Insumisión al solar que dejó el derribo de la antigua cárcel, donde muchos opositores al servicio militar obligatorio cumplieron condena. Especialmente polémico ha sido el reciente cambio de la avenida del Ejército por el de Catalina de Foix -última reina de la Navarra independiente-, que ha llevado a Enrique Maya a prometer que volverá a renombrar la vía cuando sea alcalde.

El euskera, campo de batalla

Es en materia de política lingüística donde quizá se han producido los enfrentamientos más sonados entre el equipo de Gobierno y la oposición. El PSN -y mucho más UPN- denuncia la “utilización política” del euskera. Los “atropellados” cambios lingüísticos en la educación infantil para favorecer el estudio de la lengua vasca -censurados por la Justicia-, y la “discriminación en el acceso a puestos de trabajo públicos por una valoración excesiva del euskera en las convocatorias” ha tenido enfrente a la oposición, que denuncia “las obsesiones lingüísticas e identitarias del alcalde”. Frente a las críticas, el Ayuntamiento defiende que la Nueva Ordenanza del Euskera ha puesto fin a “20 años de discriminación” de una de las dos lenguas oficiales de la capital navarra.

En Sanfermines, el alcalde ha puesto en manos de las mesas sectoriales la decisión de quién tira el chupinazo, que puede ahora recaer en cualquier persona mientras que antes era un privilegio exclusivo de los concejales. La colocación de la Ikurriña en el balcón del Ayuntamiento en los inicios de las fiestas de 2015 y 2017 provocó una enorme bronca política y también multas por valor de casi 15.000 euros. También ha pagado el Ayuntamiento por colocar la bandera republicana, por desplazar a un lugar menos visible la bandera española en el salón de Plenos y por reducir el tamaño del retrato del rey.

La Justicia también ha censurado al Ayuntamiento por el reparto de la publicidad institucional desde enero de 2016 por no cumplir con la legalidad vigente. Y también por tratar de no prestar el espacio a una exposición de las víctimas del terrorismo de ETA que quiso organizar la Policía Nacional.

En el plano cultural tampoco han faltado las polémicas, y mientras la oposición critica la “escasa calidad de la programación” de los Sanfermines, la ciudad acoge nuevos proyectos para diferentes públicos, consolida otros como el Flamenco On Fire.

Estimación de voto al Ayuntamiento de Pamplona.

Estimación de voto al Ayuntamiento de Pamplona.

Gobernará la lista más votada: Navarra Suma

La decisión de las candidaturas de izquierdas de concurrir por separado es una mala idea dado el mínimo del 5% de los votos necesarios para lograr un concejal, lo que “hace muy difícil” -en palabras de la socialista María Chivite, que no está dispuesta a prestar sus votos a EH Bildu- un pacto progresista y deja en bandeja la Alcaldía a la coalición Navarra Suma (UPN, Ciudadanos y PP).

Su candidato, Enrique Maya, será la opción más votada según los estudios electorales que maneja eldiarionorte.es: tiene una intención de voto del 33,2%, una subida de ocho puntos porcentuales respecto a 2015. La falta de una alternativa desde la izquierda le pone la Alcaldía en bandeja a Maya, que ya fue alcalde en la legislatura anterior (2011-2015).

También sube EH Bildu, pero menos: pasa de un 17,6% en 2015 a un 20,7% en las encuestas. La izquierda abertzale sube a costa de Geroa Bai, que logrará un 14,3%, menos que el 19,6% logrado en 2015. El PSN también pasa de 9,1% a un 10,9%, y sigue en progresión positiva.

La desunión de las izquierdas pasa factura, y Podemos, Aranzadi e Izquierda-Ezkerra se quedan con un concejal cada uno, si lo logran. Vox no tiene sitio en Pamplona.

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha