Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Aznar llama a una “movilización” permanente contra el Gobierno
Los partidos franceses se lanzan a una campaña contra la extrema derecha
Cuando Feijóo dice 'nunca' quiere decir 'de momento'. Opina Esther Palomera

Israel sobre un volcán

Miembros de primeros auxilios transportan a un herido en un bombardeo israelí en Gaza.

22

Cuando los críticos izquierdistas de Israel califican de genocidio lo que Israel está haciendo en Gaza, por regla general se les acusa de invertir la verdadera relación: Israel simplemente se está defendiendo mientras Hamás planea un verdadero genocidio de los judíos... Sin embargo, la retórica genocida es cada vez más frecuente en los discursos públicos de los propios políticos israelíes. Cuando el ministro de Defensa, Yoav Gallant, ordenó un “asedio completo” de la Franja de Gaza después del ataque de Hamás, dijo: “He ordenado un asedio completo de la Franja de Gaza. No habrá electricidad, ni comida, ni combustible, todo está cerrado. Estamos luchando contra los animales humanos y actuamos en consecuencia”. “No electricidad, no comida, no combustible, todo está cerrado” se refiere a toda la Franja de Gaza, a todos los palestinos allí. Más recientemente, cuando el propio Benjamín Netanyahu se refirió al pueblo palestino en la asediada Franja de Gaza, invocó a Amalec, una nación de la Biblia hebrea que a los israelitas se les ordenó exterminar en un acto de venganza: “Debéis recordar lo que Amalec os ha hecho”, dijo en un discurso en el que anunció el inicio de una invasión terrestre en Gaza, añadiendo que los soldados israelíes eran parte de un legado que se remonta a 3.000 años. Genocidio justificado por el fundamentalismo religioso... Este pensamiento genocida directo alcanzó su punto más bajo cuando algunos genetistas afirmaron que los palestinos son descendientes de los amalecitas.

En este espacio mental no hay lugar para los tratados de paz. En 'Left Behind: Rise of the Antichrist' (versión cinematográfica de 2023), el anticristo Nicolae Carpathia toma el poder (privando a los países de su soberanía e instalando un gobierno mundial) cuando se firma el tratado de paz entre Israel y el mundo árabe, una señal clara de cómo, para la nueva derecha radical, la paz entre Israel y sus vecinos árabes es literalmente obra del diablo. En la misma línea, Tsipi Hotovely, embajadora de Israel en el Reino Unido, insistió (en una entrevista para Sky News) en que no hay ninguna crisis humanitaria en Gaza: “Israel está a cargo de la seguridad de los israelíes, Hamas está a cargo de la seguridad de los palestinos”. Por supuesto, no hay ninguna crisis humanitaria entre los palestinos, ya que no son plenamente humanos, sólo animales humanos. No es de extrañar, entonces, que, junto con Netanyahu y otros destacados políticos israelíes, Hotovely también rechace resueltamente la solución de dos Estados: los “animales humanos” no merecen un Estado.

Al comentar sobre los tres rehenes judíos que fueron fusilados por error por las FDI en Gaza, Netanyahu dijo en una reciente aparición pública: “Digo esto ante el gran dolor pero también ante las presiones internacionales. Nada nos detendrá”. Los destinatarios de este mensaje no son sólo los familiares de los rehenes restantes, que acusan al Gobierno de no hacer lo suficiente para su liberación; quizás el principal destinatario sean los gobiernos extranjeros, incluido el de Estados Unidos, que están ejerciendo presión sobre Israel para que muestre más moderación. El mensaje final de Netanyahu es: incluso sin el apoyo de sus aliados occidentales, nada impedirá que Israel alcance sus objetivos (aniquilación total de Hamás; rechazo de la solución de dos Estados y, por supuesto, del gran Estado democrático secular del río al mar; integración de Cisjordania en Israel; etc.). El problema con esta postura radical es que, como señaló correctamente Hani al Masri, al adoptarla, Israel es “prisionero de sus propios objetivos inalcanzables”. ¿Por qué? Natan Chofshi, el presidente anarquista y pacifista de la rama palestina de la Internacional de Resistentes a la Guerra, escribió en 1946: “Sin un entendimiento con nuestros vecinos árabes, estamos construyendo sobre un volcán y todo nuestro trabajo está en peligro”.

La conclusión que saqué de esto es que la paz sólo surgirá cuando a los palestinos se les permita organizarse como una fuerza política fuerte e independiente, ampliamente democrática y evitando cualquier forma de fundamentalismo religioso, algo que Israel estaba y está haciendo todo lo posible para evitar, hasta apoyando a Hamás. Por tanto, es Israel quien está empujando a los palestinos hacia Hamás, dejándoles sólo una opción: aceptar a Hamás como la única voz que realmente lucha por ellos. No es de extrañar que el apoyo a Hamás esté creciendo: las últimas encuestas de opinión muestran que la ira por el costo de la guerra está aumentando el apoyo palestino a Hamás, particularmente en la relativamente pacífica Cisjordania, donde Hamás no tiene control. Este apoyo encaja perfectamente con Israel, ya que justifica la brutal opresión de los palestinos de Cisjordania. ¿Pero somos conscientes de la rabia que está creciendo en los países árabes? Cientos de miles de personas protestan contra Israel y las tensiones están llegando a un punto de explosión. Algunos izquierdistas pueden ver en tal explosión un momento de la verdad en el que nos desharemos de las ilusiones liberales-pacifistas que sólo sirven a los opresores; yo veo en ello una catástrofe no sólo para los judíos y los palestinos sino para un mundo mucho más amplio.

El “nada nos detendrá ahora” de Netanyahu se hace eco de la declaración de Putin el 14 de diciembre de 2023 cuando prometió seguir luchando en Ucrania hasta que Moscú garantice la “desmilitarización”, la “desnazificación” y la neutralidad del país, a menos que Kiev acepte un acuerdo que logre esos objetivos: “Habrá paz cuando alcancemos nuestros objetivos... En cuanto a la desmilitarización, si ellos (los ucranianos) no quieren llegar a un acuerdo, bueno, entonces nos veremos obligados a tomar otras medidas, incluidas medidas militares”. Putin no pudo evitar comentar cínicamente que Rusia está desmilitarizando Ucrania mediante la destrucción de cientos de sus tanques y cañones; por lo tanto, la guerra (destruir al enemigo) se presenta como el acto supremo de desmilitarización. Pero, ¿acaso no hicieron algunos jefes de Estado occidentales algo similar cuando, en reacción a los desesperados llamados a un alto el fuego en el conflicto de Gaza, defendieron un “alto el fuego sostenible”? Aunque su idea era un alto el fuego que llevaría a una paz permanente, en última instancia equivale a afirmar que la única paz “sostenible” es la pieza que sigue a nuestra victoria (militar).

El paralelo entre palestinos y Ucrania es, por supuesto, imperfecto: en el caso de Palestina, un compromiso entre los dos pueblos es la única salida, mientras que Ucrania es víctima de una agresión brutal y tiene pleno derecho a perseverar hasta la victoria. Ucrania está pagando ahora el precio de elegir exclusivamente el lado de las grandes potencias occidentales, ignorando el vínculo de su lucha por la independencia con los procesos de descolonización del Tercer Mundo, además de oprimir a su propia izquierda como sospechosa, de alguna manera asociada con Rusia, como si Putin representara la tradición socialista... Ahora que los grandes estados occidentales se están volviendo cada vez más escépticos sobre su ayuda a Ucrania, Ucrania puede encontrarse en una posición desesperada, y se puede argumentar que sólo un fuerte giro izquierdista puede ofrecerle una esperanza.

Tenemos que abordar aquí un tema más amplio de descolonización. Eve Tuck y K. Wayne Yang tienen razón cuando insisten en que la “descolonización” no debe utilizarse como una metáfora universal: “La descolonización conlleva la repatriación de las tierras y la vida indígenas; no es una metáfora de otras cosas que queremos hacer para mejorar nuestras sociedades y escuelas. La fácil adopción del discurso descolonizador por parte de educadores y expertos, evidenciada por el creciente número de llamados a ”descolonizar nuestras escuelas“, o utilizar ”métodos descolonizadores“, o ”descolonizar el pensamiento de los estudiantes“, convierte la descolonización en una metáfora”. Semejante universalización metafórica desdibuja la violencia concreta de la descolonización (como era de esperar, Tuck y Young citan aquí a Fanon). El “pensamiento descolonizador” (realizado en un ambiente académico seguro) es un pobre sustituto de la lucha concreta y brutal de los oprimidos contra sus amos, donde muchos derechos humanos tienen que ser violados.

Es muy fácil despachar al Estado de Israel como resultado de la colonización del territorio palestino; estoy de acuerdo con personas como Edward Said que piensan que ambos grupos étnicos, palestinos y judíos, tienen derecho a vivir allí

Lo que ahora –en diciembre de 2023– se esconde en el fondo de este tema es la violencia de Hamás, que muchos percibieron como un intento de descolonización real. Sin embargo, aquí las cosas se ponen mucho más problemáticas. En primer lugar, es muy fácil despachar al Estado de Israel como resultado de la colonización del territorio palestino; estoy de acuerdo con personas como Edward Said que piensan que ambos grupos étnicos, palestinos y judíos, tienen derecho a vivir allí, y que están condenados a vivir allí juntos. Por eso rechazo la afirmación de Hamás de que los judíos deberían ser expulsados: Hamás definitivamente traspasa la línea que separa la crítica a Israel del antisemitismo.

Esta es también la razón por la que rechazo la afirmación de Jamil Khader de que “al tratar de navegar en el entorno cargado de genocidio de Alemania y el resto de Europa, Žižek ha traicionado inadvertidamente sus aspiraciones izquierdistas radicales”; no considero que la postura de Hamás sea “izquierdista” en ningún sentido significativo del término, y no veo una derrota militar de Israel como solución a la crisis de Oriente Medio. Khader sigue y condena mi “altiva visión aspiracional” como “completamente desconectada de las realidades sobre el terreno” –encuentra “incomprensible” mi insistencia en “algunas políticas liberales de esperanza en este contexto catastrófico”, como cuando veo un posible cambio surgiendo de “el lento aumento de la solidaridad entre los ciudadanos palestinos de Israel y los judíos que se oponen a la guerra totalmente destructiva”–. Bien, pero, ¿cuál es entonces una opción realista? ¿Una gran guerra racial contra los judíos? Como realista pragmático, soy muy consciente de que tal solidaridad es hoy difícil de imaginar, que es imposible; sin embargo, es aquí donde deberíamos resucitar el famoso lema de Mayo del 68: “Soyons realistas, demandons l'impossible”. La verdadera utopía peligrosa es que la solución de la crisis de Oriente Medio podría lograrse mediante una victoria militar.

Segundo punto: la realidad a menudo miserable de la descolonización real es con frecuencia una metáfora de otro proceso. Basta recordar numerosos países africanos, desde Angola hasta Zimbabwe, en los que la descolonización acabó en un orden social corrupto en el que la brecha entre los nuevos amos y la mayoría pobre es mayor que antes de la descolonización. La “descolonización” fue, por tanto, una metáfora (o un aspecto) del surgimiento de una nueva sociedad de clases. Sudáfrica es hoy el país con la mayor brecha entre pobres y ricos; no es de extrañar que en julio de 2023 me sucediera algo muy deprimente en Londres: en un debate público en la BBK Summer School, una mujer negra de Sudáfrica, antigua activista del ANC, dijo que la postura predominante entre la mayoría negra pobre es ahora cada vez más una nostalgia por el apartheid: su nivel de vida era, en todo caso, un poco más alto que ahora, y había seguridad y protección (Sudáfrica era un estado policial, después de todo), mientras que hoy la pobreza se ve complementada por una explosión de violencia e inseguridad.

Si una persona blanca dijera esto, sería, por supuesto, inmediatamente acusada de racismo, pero de todos modos deberíamos pensar en ello. Si no lo hacemos nosotros, la nueva derecha lo hará por nosotros (como ya lo están haciendo en Sudáfrica, criticando la incapacidad de los negros para gobernar adecuadamente un país). Así que, una vez más, debemos resistir la tentación de arriesgarnos a una “descolonización” brutal independientemente de lo que suceda después, en el sentido de que “la libertad viene con sangre y sufrimiento”. Mao dijo: “La revolución no es una cena festiva”. Pero ¿qué pasa si la realidad después de la revolución es aun menos una cena festiva?

Volviendo a Hamás, la pregunta que deberíamos plantear no es sólo qué sucederá después de que pierda la guerra, sino también qué sucedería si Hamás sobreviviera y continuara gobernando Gaza. ¿Cuál sería la realidad allí después de que menguara el entusiasmo por la liberación?

Etiquetas
stats