Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Junts impide al Gobierno asentar la legislatura
CRÓNICA | La pinza del PP y Junts golpea dos veces a Sánchez
OPINIÓN | El 'caso Peinado' y los múltiples culpables, por Rosa María Artal

El abuelo de Heidi

Un cartel contra el presidente del Gobierno y las subidas de las pensiones. del 0,25% en la manifestación de pensionistas de este 22 de febrero en madrid.

Antón Losada

Para sorpresa de medios y élites económicas y políticas, siempre ocupadas en cuestiones trascendentes como la letra del himno de Marta Sánchez o el enésimo intento fallido de meter al mayor Trapero en la cárcel, los pensionistas se han movilizado, han llenado plazas y calles e incluso han logrado lo que no pudo el 15M: llegar a las puertas del Congreso ante los ojos atónitos de una policía que bien puede dar gracias a que los pensionistas son gente de orden.

La onda expansiva de desconcierto ha sido tan potente que los mismos medios, economistas y jóvenes politólogos que hace dos días nos inundaban con cifras y modelos para demostrarnos que las cuentas no daban y lo de los viejos no tenía solución, que las generaciones más viejas habían roto el pacto intergeneracional preocupadas solo por sus pensiones y constituían un muro invisible para las legítimas aspiraciones de las generaciones más jóvenes y tan bien formadas, ahora callan o nos explican lo legítimas y razonables que suenan las aspiraciones de unos pensionistas que piden algo tan exuberante como no perder poder adquisitivo.

Ya ni el Gobierno se atreve a repetir en voz alta que los mayores han sido un colectivo especialmente cuidado y atendido durante la crisis. Ya nadie, ni siquiera un economista, se atreve a sostener en público que los mismos viejos que han visto empobrecidas sus pensiones, soportado un copago sanitario equivalente al 12% de su pensión media anual y que han debido dedicar buena parte de su pensión a seguir sosteniendo a sus familias han estado mejor atendidos que los parados o los jóvenes.

¿Qué está pasando?, se preguntan políticos, economistas, politólogos y analistas. Es complicado, pero se puede resumir en una frase: el abuelito de Heidi se ha cansado. Se ha hartado de que la derecha le tome por un voto cautivo, al que basta con atemorizar periódicamente con una carta para recordarle a quién le deben seguir cobrando la pensión, mientras la izquierda no tiene nada que decirle porque da por hecho que siempre votan con el poder.

El abuelito se ha cansado de que Pedro le recuerde todos los días lo cara que sale su pensión y quién se la paga, después de que Pedro haya recibido toda su vida mucho más de lo que ha pagado ni pagará gracias a los impuestos y el trabajo del abuelito. Se ha cansado de que Heidi le eche la culpa de no encontrar un buen trabajo fijo pese a ese máster y ese Erasmus en Florencia que también le pagó el abuelito.

El abuelo de Heidi se ha cansado de sufrir en silencio y aguantar con estoicismo lo que le echen, y hace muy bien, porque tiene toda la razón. Se ha hartado de que, en vez de hacer justicia y recompensarles por haber convertido a un país atrasado y pobre como era España en un Estado del Bienestar, nos pasemos el día quejándonos de lo caros que nos salen cuando, en realidad, solo les dedicamos once euros de cada cien de nuestro PIB.

Solo con los intereses generados por la hucha de las pensiones en 2011 -3.500 millones- se podrían haber actualizado las pensiones este año. La hucha no se la pulió el envejecimiento, ni la subida de la pensión media –21euros/mes en los últimos cinco años-, ni el aumento de la esperanza de vida; se la pulió el gobierno, tu gobierno, Mariano; yo que tú empezaría a preocuparme porque el abuelo de Heidi ya no vive aquí.

Etiquetas
stats