La portada de mañana
Acceder
El debate sobre el tope a las hipotecas
La candidata del PP en València privatizó por 5,7 millones una universidad
OPINIÓN | El fascismo sociológico ya está aquí. Por Rosa María Artal

Esto ya está cambiando

Albert Rivera, Pablo Iglesias y Xavi Domènech (En Comú Podem), en la sesión de constitución del Congreso.

Lo intrascendente fue lo del bebé de Carolina Bescansa, los pelos del diputado de Tenerife o las promesas sui generis. Quienes se han empeñado en sacarle punta a esos detalles sabrán por qué lo han hecho. Pero seguramente ignoran que no vale para nada. Porque lo importante va por otro lado. Lo políticamente significativo de la primera sesión del nuevo Congreso es que con esas cosas, y con su presencia masiva en el hemiciclo –parecía que tenía más que 69 diputados-, Podemos acaparó el protagonismo absoluto del acto y de la escena. Tal y como lo ha venido haciendo desde que apareció en mayo de 2014. Guste o no, Podemos representa la mucha o poca voluntad de cambio que existe en la sociedad española. Y eso está por encima de las componendas que ahora se ensayan, aunque sin mucho tino hasta el momento. Porque salga lo que salga, que puede salir cualquier cosa, esa voluntad va a seguir aún durante mucho tiempo.

Aparte de esa fuerza motriz, Podemos cuenta con otro activo del que hoy no dispone ningún otro partido. El de que ninguna de las soluciones posibles al actual galimatías político puede deteriorar sustancialmente sus intereses políticos. Si lo que al final se impone es la coalición PP-PSOE-Ciudadanos, la posición del partido de Pablo Iglesias en el tablero y sus posibilidades electorales se verán seguramente reforzadas. Si sale un gobierno del PSOE, será porque los socialistas habrán aceptado no pocos de sus planteamientos programáticos, económicos, sociales y territoriales. Y si se convocan nuevas elecciones, Podemos, como poco, repetirá en ellas sus resultados del 20-D.

De forma atrabiliaria y discontinua, sin apuntar hasta ahora a nada sólido, esa evidencia empieza a influir en la actuación de las demás fuerzas en campo. En el PSOE, más claramente que en ninguna otra. Se desconoce la hondura y la articulación de la propuesta de un gobierno de izquierdas que ha hecho Pedro Sánchez. Y se duda de que sean muy grandes cuando, de buenas a primeras, llama también a Ciudadanos a sumarse a esa coalición. Pero es evidente que el líder del PSOE carece de cualquier alternativa a la misma, la entienda como la entienda. Y aunque influyentes dirigentes socialistas le presionan para que pacte con Mariano Rajoy, Sánchez debe haber comprendido que esa es su única baza.

Aceptar la gran coalición sería su muerte política. Apostar a un pacto con Podemos es su único salvavidas. Porque si éste sale Sánchez gobernaría y callaría a base de cargos muchas de las voces hoy discordantes. Y si no sale podría argumentar  que la culpa ha sido de Pablo Iglesias y levantar esa bandera en una campaña electoral… si llega a ella, que antes le pueden haber echado los suyos.

Es cierto que otros puntos de programa de Podemos no son menos difíciles de tragar para los socialistas, pero el derecho a decidir que pide Podemos para Cataluña y también Euskadi y otros territorios frena tajantemente los cálculos de Pedro Sánchez. ¿Pero ese punto de la cuestión es intocable o las posturas de unos y otros pueden acercarse?

Cabe una posibilidad, hoy por hoy muy pequeña, de que lo segundo ocurra. Y no por la vía de la reforma constitucional que promete Pedro Sánchez, imposible sin el concurso del PP, que como mucho estaría dispuesto a introducir los cambios cosméticos que acaba de proponer el ministro García Margallo. Sino por la de un entendimiento con el nuevo gobierno catalán sobre las características de la consulta.

El jueves Carles Puigdemont afirmaba que carece de la fuerza política para proclamar la independencia y que los plazos del procés pueden alargarse. Puede que la cosa no vaya más allá de eso, pero puede también que el nuevo president empiece a estar pensando en la posibilidad de dialogar. Desde luego no con Rajoy y con una gran coalición envuelta en la bandera de España. Pero, ¿por qué no con un gobierno de Pedro Sánchez que hubiera aceptado algo de la propuesta de Podemos en la materia?

Es perfectamente posible que esa hipótesis quede aplastada en breve por la presión de los sectores del PSOE más duros en la materia. Pero aun así, seguirá estando muy claro que el cambio en España pasa también por un replanteamiento a fondo de las relaciones entre el poder central y Cataluña y del concepto mismo de España que emana de la Constitución. No hay más remedio que avanzar hacia una concepción plurinacional de este país.

Cerca de 9 millones de personas lo reclaman en los territorios de las llamadas nacionalidades históricas. 69 diputados, los de Podemos, que vienen de todos los territorios de nuestra geografía, se inscriben en esa lógica. Y aunque no haya tomado aún partido, mucha gente empieza a pensar que habría que hacer algo nuevo en esta materia. Aunque pueden ganar una vez más, los que están en la posición contraria no tienen la mano en esa partida, por mucho que griten y amenacen. El cambio pasa también por este punto crucial.

En este momento no hay luz alguna que indique por donde van a ir las cosas. Que el PSOE permita a los partidos catalanes formar grupo en el Senado, que el Rey vaya a recibir a las 4 confluencias de Podemos, o que Esquerra se niegue a ir a la Zarzuela pueden ser anécdotas que la próxima semana pueden ser borradas por hechos de signo contrario. Lo que está claro es que hay un cambio en marcha y que nada va a pararlo, aunque sí frenarlo. Y mientras tanto cada cual se puede apuntar a la esperanza que más le satisfaga.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats