La portada de mañana
Acceder
Euskadi, Andalucía y Murcia encabezan la presión para alargar el estado de alarma
El máster fallido de la Autónoma de Barcelona que dejó sin cobrar a profesores
Opinión - Sánchez muerde el anzuelo, por Esther Palomera

Cospedal se esconde un lunes más para no responder por Bárcenas

Cospedal no se atrevió a enfrentarse el lunes a los periodistas.

Un lunes más desde que estalló el caso Bárcenas no hay rueda de prensa en el PP. Igual que ocurrió hace dos semanas, ningún dirigente de Génova ha comparecido ante los periodistas para responder a sus preguntas. La excusa dada el lunes 18 de febrero fue que no se había celebrado comité de dirección. Hoy sí ha tenido lugar la reunión de María Dolores de Cospedal con sus tres vicesecretarios y hasta se había solicitado la conexión vía satélite para las televisiones. Oficialmente, nadie explica por qué no se ha convocado a la prensa.

Feijóo, sobre el caso Bárcenas: "A Rajoy no le va a doblegar un pillo"

Feijóo, sobre el caso Bárcenas: "A Rajoy no le va a doblegar un pillo"

La escena frente a la sede del PP fue curiosa. Los periodistas, que esperaban el mensaje de la convocatoria en los alrededores, acabaron congregándose ante las puertas de la sede. Los servicios de prensa explicaron, sobre las doce de la mañana, que estaban aún decidiendo si los convocaban o no. Hasta la una no informaron definitivamente de que no habría rueda de prensa.

Contestar a las preguntas sobre el PP y el que fuera su tesorero se ha convertido en un verdadero martirio para Cospedal y sus tres vicesecretarios, Javier Arenas, Carlos Floriano y Esteban González Pons. El lunes pasado, la secretaria general llegó a colocar en la misma frase las palabras "simulación" y "finiquito", con lo que la situación adquirió tintes de comedia.

Si lo peregrino de la explicación da idea de lo incómodo que es el caso Bárcenas para Cospedal, tampoco es fácil aclarar lo que sucedió el resto de la semana. El jueves, el PP anunció acciones judiciales contra IU como respuesta a la querella presentada contra varios dirigentes del PP en la Audiencia Nacional. El viernes, Bárcenas demandó al partido y acusó al responsable de los servicios jurídicos, Alberto Durán, de haber requisado dos ordenadores de su propiedad que aún estaban en la sede del PP.

Unas horas más tarde, la Policía se presentó en Génova para entregar la citación de la denuncia e investigar el despacho que, según Bárcenas, había sido registrado. La explicación del PP fue que el extesorero ya no tiene ningún despacho en la sede y que, en cualquier caso, exigían una orden judicial para que los agentes inspeccionaran el espacio.

Lunes tras lunes, la lista de preguntas pendientes de respuesta no hace más que aumentar. El finiquito, las condiciones del acuerdo para cortar la relación con Bárcenas, el informe de la UDEF que acredita pagos de constructoras, la coincidencia entre donaciones y la adjudicación de obras por parte de diferentes Administraciones del PP son sólo algunas.

Tampoco se sabe aún cuándo el partido imitará a Cospedal y presentará las demandas anunciadas por el propio Mariano Rajoy hace ya un mes. Ni cómo va la búsqueda de una firma auditora que se avenga a revisar las cuentas del partido ya que Cospedal admitió de que ninguna ha aceptado el encargo por el momento.

Etiquetas
Publicado el
4 de marzo de 2013 - 14:21 h

Descubre nuestras apps

stats