La portada de mañana
Acceder
Marruecos provoca una crisis con España utilizando a su población
La oleada de mensajes positivos alienta la sensación de que la pandemia se acaba
Opinión - ¿Quiénes son los enemigos del pueblo?, por Rosa María Artal

Los posibles pactos: Sánchez necesita la abstención de los independentistas catalanes

El PSOE ha vuelto a ser el partido más votado en las elecciones de este 10 de noviembre con 120 escaños, tres menos que en abril, pero otra vez queda lejos de la mayoría absoluta, por lo que necesitará apoyos para gobernar. La suma con Podemos (35 escaños, baja 7) le deja lejos de los 176 escaños de la mayoría absoluta. Al PNV (7 diputados) y otros partidos que no suman para tener grupo parlamentario propio , Pedro Sánchez debería sumar en cualquier caso, en primera votación, a los indepedentistas catalanes, ya fueran ERC (14) o Junts pel Catalunya (8). 

El bloque de la derecha tampoco suma diputados para alcanzar esa mayoría necesaria. El Partido Popular sube de los 66 a los 88 diputados mientras que Vox es el partido que más crece, de 24 a 52. Ciudadanos, sin embargo, se desploma y pasa de 57 a 10 diputados. La suma de los tres se queda en 150 diputados. El apoyo de otras formaciones minoritarias, entre las que no se definen de izquierdas o independentistas, no le permitiría en ningún caso alcanzar los 176 diputados. Solo Navarra Suma (la coalición en la comunidad foral de UPN, el PP y Ciudadanos), con sus dos escaños, se antojaría un aliado claro de esa alianza. 

En el caso de que ninguno de los candidatos a la Presidencia del Gobierno logre recabar los apoyos  para la mayoría absoluta en una primera vuelta podrían optar a  alcanzar una mayoría simple en segunda vuelta. En el caso de Pedro Sánchez le bastaría el apoyo de Unidas Podemos, pero siempre que los independentistas catalanes no voten en contra de su candidatura, ante los previsibles votos negativos del bloque de la derecha. 

De este modo, el candidato del PSOE sumaría 155 diputados frente a los 152 votos en contra que sumarían PP, Vox, Ciudadanos y Navarra Suma (la coalición electoral de UPN y Ciudadanos en la comunidad foral). Otra posibilidad es que el Partido Popular se abstuviese en segunda vuelta, con lo que el candidato del PSOE no necesitaría más que sus votos para imponerse. 

Por el bloque de la derecha la suma resulta imposible. El candidato más votado, el del Partido Popular, necesitaría el apoyo de Ciudadanos y Vox, pero siempre que se abstuviera Podemos. Solo así sumaría más votos que el PSOE. 

Etiquetas
Publicado el
10 de noviembre de 2019 - 23:51 h

Descubre nuestras apps

stats