Paro, políticos, pandemia: cómo han cambiado las preocupaciones de los españoles en los últimos 20 años

Ana Ordaz


3

El paro ha sido en los últimos 20 años la principal preocupación de los españoles. La línea muestra el porcentaje de población encuestada por el CIS que considera el desempleo como 1 de los 3 principales problemas nacionales.
Los datos salen de los barómetros del CIS, que cada mes pregunta cuáles son los tres principales problemas de España. A través de ellos, hacemos un recorrido histórico por las preocupaciones de los españoles en los últimos 20 años 👇
En el 2000, ETA asesinó a 23 personas; en el 2001, a 15. En esa época, hasta el 80% de la población señalaba a la banda terrorista como el principal problema del país.

Incluso los atentados del 11-M la elevaron hasta el 70%. Con los años, esta percepción desapareció.
El problema de las drogas a principios de los 2000 era real: el consumo de cocaína y heroína estaba en auge y solo ese año hubo 302 muertes por sobredosis. A la vez, el aumento de la criminalidad impulsó la inseguridad ciudadana hasta el 30%.
En 2006, la percepción de la inmigración como problema alcanzó su máximo histórico, casi un 60%, trás la 'crisis de los cayucos' de ese verano.

La inmigración como problema es el reflejo de las llegadas irregulares de personas, así como de su presencia en los medios de comunicación.
En los años de la burbuja inmobiliaria, el aumento descontrolado de los precios disparó la vivienda como uno de los principales problemas. En 2007 tocó techo en el 37%.

Cuando en 2008 estalló la burbuja, la crisis económica sustituyó ese problema.
A partir de 2008, la crisis financiera monopolizó las preocupaciones de los españoles: el paro alcanzó cifras de récord y lideró los principales problemas durante más de una década.

La crisis económica ocupó el segundo lugar, a mucha distancia del resto… hasta 2013.
La publicación de 'los papeles de Bárcenas' catapultó la corrupción y el fraude como segundo problema del país, por encima incluso de la crisis.

Los picos de la última década se corresponden con el estallido de los diversos casos: Operación Púnica, Caso Gürtel o los ERE de Andalucía.
La corrupción evoluciona muy ligada a la percepción de los políticos como problema. En los años donde las distintas tramas se solapaban, "los políticos en general, los partidos políticos y la política" se convirtieron en el tercer y cuarto principal problema del país.
Esta visión siguió aumentando hasta rozar el 50%. Para amortiguar el mal dato, el instituto dirigido por Tezanos troceó las respuestas en tres distintas: "los problemas políticos en general", "la actuación de los políticos" y "lo que hacen los partidos políticos".
Una de las preocupaciones sociales que ha crecido es el de la violencia de género, especialmente a partir de 2018, cuando tuvo lugar la histórica huelga feminista del 8M. Aunque siempre ha estado por debajo del 10% de las respuestas.
Las pensiones nunca fueron un problema hasta 2018. Ese año, a raíz de las multitudinarias movilizaciones de los pensionistas y la renovación del Pacto de Toledo, el problema del sistema de pensiones escaló hasta el 15%. Actualmente vuelve a estar en alza.
Algo similar le ocurre a la educación: nunca ha sido uno de los grandes problemas pero vivió un repunte a partir de 2012 y las reivindicaciones de las 'mareas verdes' en defensa de la educación pública y gratuita.
Marzo de 2020. La fecha en la que cambiaron todas nuestras prioridades. La pandemia se convirtió en el primer problema.

Las demás preocupaciones se desplomaron mientras ascendía el miedo a la falta de recursos suficientes para hacer frente a la epidemia. En el pico de la tercera ola, llegó a superar el 50%.
La pandemia disparó la preocupación por el sistema sanitario en España.

El problema de la sanidad, que venía aumentando desde 2012, con las movilizaciones de las 'mareas blancas', se colocó por encima del 15% y no ha parado de crecer desde entonces. Ya se sitúa en el 21%.
La pandemia ha hecho que, por primera vez, la preocupación por la sanidad ocupe el tercer lugar. Junto a ella, el paro y la crisis económica llevan más de una década inamovibles como los principales problemas de España.
Y aunque parece que hemos superado lo peor de la epidemia, el miedo al coronavirus y a la falta de recursos para hacerle frente sigue en cuarto puesto.

Las líneas que dibujan la evolución de estas respuestas son un recorrido por los acontecimientos más relevantes del país y un termómetro de las preocupaciones de los españoles de los últimos 20 años. A través de ellas te explicamos con más detalle la evolución de los principales problemas a nivel nacional desde el año 2000.

El paro, el principal problema del S. XXI

En los últimos 20 años, el paro ha sido la mayor preocupación de los españoles. En 2007, durante los años del boom del ladrillo, 'solo' el 35% de los encuestados lo señalaba como uno de los principales problemas del país, la menor cifra de la serie histórica.

Pero el estallido de la burbuja inmobiliaria y la posterior crisis económica mantuvo al desempleo a la cabeza de los grandes problemas durante prácticamente una década, muy por delante de cualquier otro, superando el 70% y hasta del 80%. No fue hasta la irrupción de la pandemia que bajó del 50%. A medida que la epidemia ha ido remitiendo, el problema del paro ha vuelto a subir y ya se sitúa de nuevo por encima del 45%.



La desaparición de ETA

España entró en el S.XXI con una enorme preocupación por el terrorismo de ETA. Muy poco a poco, este problema se fue disipando hasta desaparecer. En este recorrido destacan dos momentos. Uno, el pico de marzo de 2004: acababan de producirse los atentados yihadistas del 11-M en Madrid y, aunque ETA negó desde el primer momento la autoría de los hechos, el Gobierno apuntó a la banda, lo que disparó esta percepción. El segundo gran repunte tuvo lugar en enero de 2007, tras el atentado de la T4 en Barajas.

Aunque en los últimos años ETA ha vuelto como arma política al Congreso de los Diputados, cuando se cumplen 10 años del fin de su actividad, los datos revelan que este es un tema extinto entre las preocupaciones de la sociedad española.



De la 'crisis de los cayucos' a la de Ceuta

La percepción de la inmigración como uno de los principales problemas de España alcanzó su máximo histórico en septiembre de 2006, tras un verano de numerosas llegadas de personas en situación irregular: fue lo que se dio a conocer como la 'crisis de los cayucos'. En agosto no se publican barómetros, lo que explica los repuntes periódicos en los meses de septiembre.

En los últimos años esta preocupación ha experimentado una nueva escalada, coincidiendo con la llegada de migrantes a las costas españolas pero también con la reaparición de este asunto en los medios de comunicación y en el debate público, así como su incorporación a la batalla política.

El verano de 2018 el líder del PP, Pablo Casado, declaraba que “hay un millón de inmigrantes esperando en la costa de Libia” y Vox (que irrumpió las instituciones ese mismo año) ha hecho de la inmigración irregular una de sus principales banderas. El líder del partido, Santiago Abascal, señalaba a las personas migrantes como “enemigos de España”.

En junio de 2021, tras la 'crisis de Ceuta' en la que en apenas 36 horas pasaron a territorio español unas 8.000 personas a través de la frontera, la preocupación por la inmigración entre los principales problemas no llegó al 5%.



La corrupción llegó a ser el segundo problema

El caso Palma Arena, el caso de los ERE en Andalucía, la trama Gürtel, la publicación de los famosos 'papeles' de Bárcenas, la posterior 'Operación Kitchen', la 'Operación Lezo', el 'caso Taula', la Operación 'Púnica', las diversas investigaciones sobre la fortuna oculta del rey emérito… La multitud de casos y escándalos de corrupción que han salido a la luz y que han acabado en los tribunales a lo largo de los últimos quince años han catapultado la percepción de la corrupción y el fraude como uno de los tres principales problemas a nivel nacional.

Tras el estallido del caso Bárcenas escaló hasta el 45%, pero fue en noviembre de 2014 donde la indignación social tocó techo en el 64%, superando incluso a la crisis económica.



Los políticos no caen bien

La crisis económica, los numerosos casos de corrupción de la última década y los conflictos políticos y territoriales han provocado que la desafección política en España vaya en aumento. En diciembre de 2019, este hartazgo generalizado tocó techo: el 50% de la población consideraba a los políticos en general, los partidos políticos y la política como uno de los tres principales problemas del país.

Para amortiguar el pésimo dato, el siguiente barómetro del instituto que dirige José Félix Tezanos troceó las respuestas en tres grupos y desde entonces diferencia entre “los problemas políticos en general”, “el mal comportamiento de los políticos” y “lo que hacen los partidos políticos”. Aun así, “el mal comportamiento de los políticos” cosecha un 15% de las respuestas; durante el primer verano de la pandemia, casi el 25%.



Otros problemas principales

En España han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas 1.118 mujeres desde 2003 (no hay registros oficiales previos) y se denuncia una agresión sexual cada cinco horas. A pesar de estos datos, la violencia de género no es considerada uno de los tres principales problemas a nivel nacional: rara vez ha superado el 10% de las respuestas.

Una de ellas fue en marzo de 2004, año de la aprobación de la Ley Integral contra la Violencia de Género, donde rozó el 12%. Desde la histórica huelga feminista del 8 de marzo de 2018 parece haber aumentado la sensibilidad social hacia la violencia contra la mujer, y justo antes de la pandemia repuntó hasta el 8%.

Durante los años duros de la crisis, las mareas multicolores inundaban las calles del país en contra de los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy. La marea blanca, en defensa de la sanidad pública, y la verde, de la enseñanza. Sin embargo, ambas se han mantenido latentes pero constantes durante todos estos años.

La pandemia ha puesto en el centro del debate las fortalezas y debilidades del sistema público de salud y la Atención Primaria, que ha tenido que hacer frente a una crisis sanitaria sin precedentes lastrada por años de recortes. Una situación que ha llevado a que la preocupación por la sanidad haya aumentado notablemente y que, por primera vez, se sitúe entre los tres principales problemas del país.



Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats