La portada de mañana
Acceder
La moción de Vox sume al PP en el desconcierto
El toque de queda, la medida que anticipa otra disputa entre Sanidad y Madrid
Opinión - Moción de propaganda, por Rosa María Artal

El PSOE responde a Puigdemont: "Cuanto más chillen algunos contra esa mesa de diálogo, más útil será"

Pedro Sánchez encabeza la reunión de la Ejecutiva del PSOE.

Pedro Sánchez se ha referido a la mesa de diálogo emprendida por el Gobierno y la Generalitat ante la dirección del PSOE. El presidente ha puesto en valor que haya comenzado a andar y se ha referido a la división en el seno del independentismo apenas 48 horas después de la demostración de fuerza de Carles Puigdemont en su mitin en Perpiñán. El expresidente catalán ha desdeñado la mesa de diálogo en la que participa la Generalitat con personas de su confianza y los socialistas han pasado al ataque.

Puigdemont pide al independentismo que se prepare para un nuevo pulso al Estado en un acto multitudinario en Perpiñán

Puigdemont pide al independentismo que se prepare para un nuevo pulso al Estado en un acto multitudinario en Perpiñán

"Cuanto más chillen algunos contra esa mesa, más útil puede ser la mesa de diálogo", ha afirmado la presidenta del partido, Cristina Narbona, que ha rebajado las expresiones de Carles Puigdemont a las "manifestaciones" de una "persona fugada de la justicia" que tuvo que "irse a 40 kilómetros de la frontera española". "No son las opiniones que están formando parte del diálogo de la mesa", ha rematado Narbona, que ha recordado que el primer encuentro acabó con un comunicado conjunto en el que ambas partes se emplazan a seguir hablando con una periodicidad mensual.

"Quienes tienen una postura radical del independentismo como aquellos que creen que no hay que hablar, cuanto más intenten poner obstáculos y zancadillas, más fuerte será la importancia del diálogo", ha aseverado la presidenta socialista en referencia al PP, al que reclama "corresponsabilidad" para que el conflicto político en Catalunya se pueda resolver.

El PSOE pone el énfasis en la división que hay en el seno del independentismo. Así, fuentes socialistas recalcan que, si en Perpiñán hubo 100.000 personas, el total de votantes independentistas oscila los dos millones. Y quiere enmarcar en esa parte más radical la manifestación del sábado así como las opiniones de dirigentes como Clara Ponsatí, que dijo que la mesa de diálogo es un "engaño" con el que Sánchez solo pretende "ganar tiempo".

"Ponsatí no comparte la valoración de quienes han formado parte de la primera reunión de la mesa de diálogo. En absoluto se puede aceptar que esa mesa sea un engaño; es algo que ya se está llevando a cabo", ha dicho Narbona: "No es un engaño y por eso hay una declaración conjunta por ambas partes".

Los socialistas son conscientes de que Quim Torra puede levantarse de la mesa en cualquier momento y reventar el diálogo dado el horizonte electoral que planteó hace unas semanas, pero mientras tanto se acogen al pacto que alcanzaron con ERC para que Gobierno y Generalitat se atornillen a la mesa de diálogo, cuya próxima reunión tendrá que ser en Catalunya en el plazo de un mes.

A pesar del temor a que la negociación descarrile, Narbona ha asegurado que no cree que las manifestaciones expresadas por el sector más duro del independentismo "vaya a modificar lo que está acordado en la mesa de diálogo": "En ese acto todos los presentes tuvieron la oportunidad de escuchar a Oriol Junqueras que ponía en valor esa mesa de dialogo. Puede haber discrepancias en el ámbito del independentismo, es evidente que las hay, pero es importante que esa mesa de diálogo ya ha comenzado a funcionar".

Ni Gobierno ni PSOE quieren pronunciarse sobre la participación en esa mesa de Josep María Jové tras su procesamiento por el procés. "No hacemos ninguna valoración", es la única respuesta que emiten en Moncloa desde el viernes. Narbona ha explicado que "no hay una previsión" de que se modifique la composición de la mesa, pero también ha señalado que aún queda un mes por delante. Los socialistas quieren evitar cualquier choque con ERC.

Narbona no ha querido poner una fecha a la reforma del Código Penal con la que el Gobierno pretende rebajar las penas de sedición en lo que constituiría un gesto para los condenados del procés, que podrían verse beneficiados; pero sí ha confirmado que el anteproyecto de ley de libertades sexuales se aprobará en el Consejo de Ministros de este martes e incluirá la reforma parcial para la inclusión del consentimiento sexual -el denominado "solo sí es sí"-.

La dirigente socialista ha asegurado que esa modificación formaba parte del programa electoral del PSOE. No obstante, su inclusión en la ley de libertades sexuales que ha pilotado el Ministerio de Igualdad de Irene Montero despertó las primeras discrepancias en el seno del Ejecutivo ya que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, pretendía que la parte relativa al consentimiento sexual se abordara en la reforma integral del Código Penal.

La presidenta socialista ha admitido que el texto que se aprobará este martes no está aún cerrado porque se están perfilando los detalles y los ministerios "tienen la posibilidad de incluir elementos que consideren urgentes". A pesar de que distintas fuentes gubernamentales consultadas por eldiario.es enmarcan las objeciones que se están presentando al texto en la "normalidad" del proceso que tiene que pasar cualquier norma antes de aprobarse en el Consejo de Ministros, otras señalan que el proyecto liderado por Igualdad tiene contradicciones en la definición de violencia machista y violencia de género respecto al Convenio de Estambul, respecto a la jurisprudencia del Tribunal Supremo y también de la ley impulsada por José Luis Rodríguez Zapatero, tal y como ha adelantado la Cadena Ser. "Se está terminando de ajustar, se está trabajando para que vaya mañana al Consejo de Ministros", señalan esas fuentes.

Etiquetas
Publicado el
2 de marzo de 2020 - 14:22 h

Descubre nuestras apps

stats