Rajoy presentará los presupuestos en el Congreso para usarlos como arma de campaña

Rajoy, Sáenz de Santamaría y Montoro en el Congreso en una imagen de archivo

Mariano Rajoy quiere usar los Presupuestos Generales del Estado para 2016 como su principal baza para afrontar la campaña electoral de las generales. El Gobierno llevará al Congreso su proyecto de presupuestos, consciente de que carece de tiempo suficiente para sacarlo adelante. Se trata de una mera estrategia electoral. Rajoy ya ha anunciado rebajas de impuestos y pretende sacar rédito gracias a la mejora económica que pretende dibujar con esas cuentas.

Sectores del PP animan al Gobierno a presentar el proyecto de Presupuestos 2016 aunque no vaya a aprobarse

Sectores del PP animan al Gobierno a presentar el proyecto de Presupuestos 2016 aunque no vaya a aprobarse

Aunque Rajoy apurara su mandato al máximo, los presupuestos no podrán ratificarse puesto que las Cámaras tienen que disolverse 54 días antes de la celebración de los comicios y la tramitación del proyecto no terminaría el proceso antes del 20 de diciembre. Sin embargo, la mera presentación de las cuentas permitirá al Gobierno saliente dibujar un escenario de optimismo a las puertas de la campaña electoral y recibir como respuesta la obligada cobertura mediática que siempre acompaña a la presentación del proyecto legislativo más importante de cada periodo de sesiones.  

La maniobra permitirá al Gobierno presumir de la mejora de la situación de la economía. La vicepresidenta ha insinuado que se incrementará el gasto social. “Es un momento económico bastante diferente -ha expresado-. El país crece en torno al 3%, se está empezando a crear empleo y se incrementa la recaudación”, ha explicado tras anunciar que el próximo viernes se aprobará el techo del gasto. “Haremos unos presupuestos que fortalezcan esa recuperación”, ha rematado.

Rajoy ha insistido en que bajará los impuestos, al menos el de la renta y el de sociedades. No obstante, se guardó para el futuro otras posibles medidas. “No descarto hacer más cosas”, dijo ante la cúpula del PP. Esas serán las medidas que irá anunciando cuando la maquinaria electoral esté funcionando al 100%. Las elecciones se celebrarán previsiblemente a finales de noviembre por lo que la defensa en el Parlamento de los “presupuestos de la recuperación” coincidirá con ese periodo de precampaña.

Sáenz de Santamaría ha defendido esa estrategia cargando contra la actitud que mantuvo en 2011 José Luis Rodríguez Zapatero, que convocó los comicios y no elaboró el presupuesto para el año siguiente por una cuestión de “tacticismo político”, según la vicepresidenta. “Se adelantaron las elecciones para no presentar los Presupuestos Generales del Estado con la inminencia de un rescate”, ha recordado Sáenz de Santamaría, que se ha quejado de que la primera medida del Ejecutivo de Rajoy tuvo que ser la aprobación de un decreto de medidas urgentes, que supuso el mayor recorte de la historia hasta ese momento y una importante subida de impuestos.

No obstante, el Gobierno tuvo la capacidad de elaborar el proyecto en los meses siguientes. De hecho, retrasó su aprobación por las elecciones andaluzas, que se celebraron en marzo de 2012. Tan solo un mes después Cristóbal Montoro presentó el proyecto que supuso un 'tijeretazo' de más de 27.000 millones de euros y un recorte que afectó especialmente a las partidas destinadas a Educación y Sanidad.

PSOE: “Será el primer mitin de campaña”

Ahora la situación ha cambiado y el Gobierno espera ampliar las partidas del gasto social y presumir con las bajadas de impuestos. En la oposición lo ven como una táctica ante las generales. El PSOE insiste en que el Gobierno simplemente presentará el proyecto pero no llegará a ejecutarse por el calendario electoral. “Nosotros haremos unos presupuestos cuando gobernemos tras los comicios”, expresa el responsable de Economía del PSOE, Manuel de la Rocha Vázquez. El veredicto de las urnas puede suponer que el PP se mantenga en el poder - y, por tanto, siga adelante con lo presentado en septiembre- o que el Gobierno cambie de color y tenga que elaborar un proyecto de cero.

La preocupación de los socialistas es que tanto el techo del gasto que fije Montoro esta semana y los presupuestos sigan la línea “de la desmantelación del estado de bienestar”, explica De la Rocha.

El portavoz de Hacienda en el Congreso, Pedro Saura, va un paso más allá en el análisis de la estrategia que va a seguir el Gobierno. “El primer mitin de campaña va a ser la presentación de los presupuestos”, afirma el diputado socialista, que considera que el Ejecutivo sabe que es “un engaño” presentarlos porque no se podrán aprobar antes de las elecciones. “Ese proyecto va a durar lo que dure el mitin en el Congreso”, zanja Saura. 

Podemos, el otro partido al que el CIS ha situado con posibilidades de gobernar tras las próximas generales, advierte de que la actitud del Ejecutivo puede perseguir marcar el paso al próximo Gobierno que salga de las urnas. “Con independencia de la legalidad de la actuación en sí, es un auténtico despropósito pretender atar al nuevo Gobierno que democráticamente elija este país, con las líneas de acción de un Gobierno ya caduco”, explica la secretaria de Acción Institucional, Auxiliadora Honorato: “Los presupuestos son la principal herramienta política con la que cuentan los gobiernos para llevar a cabo su acción pública, pretender sustraer esta herramienta al nuevo gobierno del cambio es un error y un ejercicio de falta de cultura democrática”, sentencia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats