La portada de mañana
Acceder
El número de contagios sigue batiendo récords en España
COVID, frío y hambre: el toque de queda de quienes no tienen donde ir
Opinión - Susto y muerte, por Rosa María Artal

Albert Rivera renuncia a su promesa de una RTVE independiente en su pacto con el PP

Albert Rivera, en octubre de 2015 en la firma del manifiesto por una televisión pública con un presidente por consenso

En octubre de 2015, Albert Rivera se comprometió a hacer de RTVE un medio independiente con un presidente de consenso. Esto pasaba por cambiar el Real Decreto de 2012 con el que el Gobierno de Mariano Rajoy –su ahora socio de investidura– hizo posible que al máximo dirigente del medio público lo eligiera el gobierno por mayoría simple en lugar de con el apoyo de dos tercios de la Cámara. 

El PSOE pide el cese del director de RTVE en Murcia que presume de manipular la información

El PSOE pide el cese del director de RTVE en Murcia que presume de manipular la información

Rivera llegó al Congreso el 14 de octubre de 2015 boli en mano y estampó su firma, junto al resto de partidos políticos excepto el PP y Unió, en un manifiesto que se comprometía a cambiar la ley para que el presidente de RTVE fuera designado por mayoría cualificada, tal y como estaba establecido desde la primera legislatura de Zapatero, lo que obligaba al menos a los dos grandes partidos a pactar un nombre.   

El día fue histórico porque hubo unanimidad entre la oposición en lo que parecía el primer gran acuerdo político antes del 20D. Pablo Iglesias por Podemos y Antonio Hernando por el PSOE firmaron también ese mismo compromiso.

También lo pactó con el PSOE

Con las primeras elecciones ya celebradas, Ciudadanos reiteró la misma posición en su pacto con el PSOE. El acuerdo entre ambos partidos decía claramente: "El nombramiento del presidente del Consejo de RTVE requerirá una mayoría de dos tercios de los miembros del Congreso de los Diputados". Otra vez Ciudadanos se comprometía con la independencia de la corporación por escrito.  

Pero ahora, en el pacto de investidura con el PP presentado este domingo, ese compromiso firmado en dos ocasiones por Albert Rivera desaparece. En el mínimo común denominador simplemente hace mención a la "independencia, calidad y neutralidad política", pero sin cambiar el nombramiento del presidente de RTVE, que sería el primer paso para la independencia, ya que es un cargo ejecutivo y no de representación, de modo que dirige de facto el destino de la radiotelevisión pública española. La única referencia a los criterios para elegir a directivos es que sean elegidos por su "profesionalidad" y "excelencia". 

Miguel Gutiérrez, secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, explica que el hecho de que la designación "por consenso" no esté en el pacto no significa que Ciudadanos renuncie a ella. 

Si lo explicitó en el acuerdo con el PSOE, ¿por qué ahora no se incluye esa exigencia? "Es que se tratan de pactos diferentes. Con Sánchez fue un pacto de Gobierno y el que se ha cerrado con el PP es un acuerdo de investidura", dice. El PP nunca lo ha llevado en su programa electoral y nunca lo ha propuesto, ya que sería desdecirse a sí mismo. 

Según Gutiérrez, el pacto solo se ha plasmado "de manera genérica, pero queríamos que quedara reflejado el apoyo del PP a los cambios. Ahora veremos a ver cómo se articula", añade.

Al Consejo de Informativos de TVE le parece que "la música suena bien, pero no es a lo que se habían comprometido, nos parece insuficiente", dice a eldiario.es su presidente, Alejandro Caballero. 

El modelo BBC

Rajoy también pierde la oportunidad en el pacto de investidura de explicitar el viraje de RTVE hacia el modelo de la BBC, tal y como aseguró desear en junio, cuando afirmó que quiere una televisión pública similar a la británica, que elige a su presidente a través de un órgano de expertos independientes que hacen de tribunal para entrevistar a los candidatos y revisar sus méritos profesionales.

Aunque desea ir a ese modelo, el propio Rajoy tomó la decisión opuesta en 2012: con la justificación de acelerar medidas urgentes que había que tomar, según explicó entonces la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, se aprobó el Real Decreto que acabó con el consenso. 

Tras este cambio legislativo, el PP de Rajoy eligió a José Antonio Sánchez como presidente, un directivo que venía de Telemadrid, que sale en los papeles de Bárcenas, que se jacta en público de ser votante del PP y que acumula decenas de quejas por manipulación y falta de transparencia. 

Etiquetas
Publicado el
29 de agosto de 2016 - 19:51 h

Descubre nuestras apps

stats