Prohibición de fumar, más restricciones sociales y cribados: las comunidades buscan nuevas medidas ante el incremento de contagios

Una mujer fuma, este jueves, en la terraza de un bar de A Coruña. EFE/ CABALAR

La pandemia de COVID-19 no cede en España y la nueva normalidad en época estival ha favorecido que siga propagándose: 2.900 contagios certificados de miércoles a jueves. Las comunidades autónomas se han lanzado esta semana a poner en marcha nuevas restricciones y controles ante el incremento de casos cuya curva ascendente sigue escalando en varias zonas y no acaba de ser doblegada del todo en aquellas donde la transmisión se multiplicó primero: Aragón y Catalunya. Los Gobiernos regionales aprueban la prohibición de fumar al aire libre, limitar el número de personas que pueden reunirse, los confinamientos locales y lanzan campañas de pruebas PCR generalizadas al comprobar que la expansión de la enfermedad continúa.

Galicia abrió el miércoles la espita: la Xunta ha prohibido fumar en espacios abiertos desde este jueves si no puede mantenerse una distancia con el resto de personas. El Ejecutivo de Núñez Feijóo se ha asustado al comprobar cómo se está propagando el virus: más de 140 nuevos casos en 24 horas, una cifra que recuerda al mes de abril pasado. Tras la decisión gallega, Canarias ha tomado este jueves la misma determinación además de obligar a llevar la mascarilla casi en cualquier momento (era la única que se había resistido a esta medida que se generalizó a finales de julio).

Una vez abierto el camino, varias comunidades están preparando el terreno: este jueves, la Comunitat Valenciana, Castilla-La Mancha, Castilla y León, las Islas Baleares y Madrid han anunciado que estudian activar esta medida. Andalucía ha encomendado un análisis técnico como paso previo. Allí, este jueves, los datos de la epidemia indican que, en lo que va de agosto, han registrado más positivos que en los tres meses anteriores: 422 casos. Mientras se lo piensan, la Junta ha decretado que en las corridas de toros se obligue a mantener 1,5 metros entre localidades. Catalunya también baraja impedir que se fume en espacios abiertos si hay cercanía, según han comentado sus responsables de Salud Pública. En esta ocasión no han hecho demasiado mella las quejas del sector de restauración o el tabaquero que argumentó al conocer la medida gallega que "no existen estudios científicos concluyentes" sobre la propagación del virus al exhalar el humo del cigarro.

El director del Centro de Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha analizado este jueves que los datos muestran una "subida suave [de casos] que permite tomar medidas más controladamente". Y luego ha añadido que "Catalunya y Aragón han demostrado que se puede controlar la enfermedad con las medidas existentes, aplicándolas con contundencia. Es verdad que si se aplican más, puede ser incluso mejor". Sobre el asunto del tabaco, lo ha relacionado con "el uso de la mascarilla", es decir, impedir que los fumadores se pongan y quiten la mascarilla con cada cigarro.

En Euskadi, la consejera de Sanidad, Nekane Murga, ha avisado de que están estudiando ampliar medidas debido a la "severidad de la situación". En el País Vasco han doblado sus contagiados diarios este jueves con más de 500 positivos, 400 de ellos en Bizkaia. "Los datos de esta semana son el resultado de las infecciones de los diez días previos, pero eso significa que nuestro futuro está en lo que estemos haciendo hoy. No hay otra vía que la responsabilidad y la corresponsabilidad". El Gobierno vasco ha dicho que no descarta establecer una alerta sanitaria aunque sí ha desechado, de momento, la idea de regresar a los confinamientos. En la vecina Comunidad Foral de Navarra, sí se ha pasado a restringir más las condiciones de vida en la localidad de Tudela. Se limitarán los eventos sociales, han explicado desde el Ejecutivo. En concreto, las reuniones privadas no podrán superar un total de 10 personas, salvo que sean convivientes. La asistencia a iglesias, mezquitas y otros lugares de culto tampoco podrá superar el 50% de su aforo permitido. Estas prohibiciones se han activado también en otros municipios o barrios con brotes o incidencias altas como Mendillorri, Sangüesa o Murillo el Fruto.

Miles de pruebas: a la caza del caso

Otro Gobierno que ha salido este jueves a lanzar un mensaje preocupante ha sido el de Extremadura cuyo consejero de Sanidad, José María Vergeles, ha asegurado que viven una "segunda ola" con 58 contagios confirmados en las últimas 24 horas. Su homólogo en Cantabria ha avanzado que “se va a endurecer alguna cosilla”. Manejan un plan para aislar, llegado el caso, barrios o zonas concretas.

En otros lugares, se ha decidido lanzar campañas de cribado muy amplias con el objetivo de atrapar el mayor número de casos asintomáticos y así cortar las cadenas de transmisión soterradas que se estén produciendo. La Generalitat de Catalunya va a hacer PCR a todos los ciudadanos de algunas zonas concretas, por el momento sobre todo dentro del área metropolitana de Barcelona. A partir del fin de semana, extenderá la medida a dos barrios de la capital catalana: Torre Baró, en el distrito de Nou Barris, y el barrio del Besòs, en Sant Martí. El cribado a gran escala llegará así a Barcelona después de haberse probado desde la semana pasada en varias ciudades del área metropolitana como Terrassa, Sabadell y Ripollet, y en los últimos días también en Santa Coloma de Gramenet, Granollers o Mollet del Vallès. Las campañas han resultado en un incremento de postivos detectados: 900 contagios registrados en un días. Pero no es la única comunidad que desplegará tests a gran escala. El Govern de las Islas Baleares lo va a hacer en las zonas con más incidencia de casos. Se trata de las áreas de salud con más casos son las de Inca, el Arenal de Llucmajor y Son Gotleu.

Mientras, nueve sociedades médicas entre las que están las de Medicina Preventiva y de Salud Pública, la de Medicina Interna o la de Urgencia y Emergencias han lanzado un comunicado este jueves en el que se muestran preocupadas por el "incesante aumento de casos de COVID-19" que podría derivar, han dicho, en "un nuevo colapso de la Sanidad". A fecha de este jueves 13 de agosto había ingresadas en planas hospitalarias 3.213 personas, un 3% de la capacidad total, según ha concretado Fernando Simón. 383 más están en una UCI. Sin embargo, el propio Simón ha reconocido que sí puede haber puntos con alta tensión asistencial como las vividas por Lleida o Zaragoza. Ahora es el turno de Madrid.

En esta Comunidad, 1.000 personas permanecen ingresadas por la COVID-19, según Sanidad. Ese nivel ha terminado por imponer algunas medidas especiales en algunos hospitales. En el Universitario de Móstoles se han suspendido intervenciones menores y reservado plantas, lo mismo que en el 12 de Octubre que también ha pospuesto cirugías. El hospital más grande de España, el Gregorio Marañón de Madrid, también ha tenido que reservar plantas para poder aislar casos de coronavirus. Algunos de sus sanitarios han causado baja.

Etiquetas
Publicado el
13 de agosto de 2020 - 21:46 h

Descubre nuestras apps

stats