Airbnb lanza un algoritmo para detectar juerguistas e impedirles reservar

Fiesta en un domicilio

Airbnb prohibió definitivamente en junio la organización de fiestas en los alojamientos reservados a través de su plataforma, sin excepciones. Para reforzar esa política, la compañía estadounidense ha anunciado ahora un nuevo algoritmo para detectar qué usuarios pretenden saltarse ese veto e impedirles llevar a cabo la reserva antes de que la realicen.

Las ciudades gallegas, al límite en oferta de alquiler por la presión de las viviendas vacacionales

Las ciudades gallegas, al límite en oferta de alquiler por la presión de las viviendas vacacionales

Tras una prueba piloto en Australia, Airbnb lo ha extendido a sus principales mercados, EEUU y Canadá, aunque todavía no ha confirmado cuándo llegará a España. En el país oceánico lleva funcionando “desde octubre de 2021, donde ha sido muy eficaz. Hemos observado un descenso del 35% en los incidentes de fiestas no autorizadas en las zonas de Australia donde este piloto ha estado en vigor”, afirma la empresa en un comunicado.

El algoritmo analiza el perfil de usuario de la persona que intenta reservar, así como del alojamiento escogido. “Tiene en cuenta factores como el historial de reseñas positivas (o la falta de ellas), el tiempo que el huésped ha estado en Airbnb, la duración del viaje, la distancia al alojamiento anunciado, si la reserva es el fin de semana o un día laborable, entre muchos otros”, explica Airbnb.

Si el sistema detecta que el usuario es un potencial juerguista, impedirá que lleve a cabo la reserva del alojamiento. No obstante, la plataforma sí permitirá que reserve una habitación individual, en caso de que sea posible (“es más probable que el anfitrión esté físicamente en el lugar”, justifica Airbnb).

Aunque sus primeros pasos se dieron antes de la llegada del coronavirus, el veto a las fiestas en Airbnb se hizo generalizado como consecuencia de la pandemia. En las primeras etapas del desconfinamiento, las juergas clandestinas que no respetaban las medidas de distanciamiento social y los toques de queda se convirtieron en un problema notorio en algunas grandes ciudades. La plataforma vetó entonces destinar los alojamientos a este fin, una decisión temporal que el pasado junio se convirtió en política permanente.

Los huéspedes que se salten la prohibición de organizar fiestas se enfrentan a “graves consecuencias”, como la expulsión de la plataforma y medidas judiciales en función de los daños que se hayan podido ocasionar en el alojamiento, avisa Airbnb. “En 2021, más de 6.600 huéspedes fueron suspendidos de Airbnb por intentar infringir nuestra prohibición de fiestas. En estos casos, también trabajamos para apoyar a nuestros anfitriones con la protección de daños a la propiedad”, añade.

Airbnb está valorada en unos 75.000 millones de euros, tras protagonizar una de las mayores salidas a bolsa de 2020 en Wall Street. No obstante, desde mayo sus acciones han caído aproximadamente un 30%, arrastradas por la depreciación que afecta a todo el sector tecnológico y el mercado bursátil mundial.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats