Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Euskadi precipita una nueva carrera electoral en primavera
Ábalos colocó a su asesor en el consejo de Puertos, que adjudicó el mayor pelotazo
Opinión - Cómo estar en política sin estar. Por Esther Palomera

Despidos masivos, fuga de anunciantes y caída de ingresos tras la compra de Twitter por Elon Musk

El nuevo propietario de Twitter, Elon Musk, en una fotografía de archivo. EFE/EPA/Carina Johansen

elDiario.es

17

Se cumple una semana desde que el hombre más rico del mundo, Elon Musk, comprase Twitter por 44.000 millones de dólares. Este viernes Musk ha despedido a miles de trabajadores de la plantilla de la red social en Estados Unidos Europa y Asia y, aunque ha dicho que su objetivo final es que la plataforma “ayude a la humanidad”, aún no ha dejado claro cómo será su estrategia de negocio.

Musk ha justificado los despidos - aún no ha precisado el número total, aunque la prensa los cifra en más de 3.700 - señalando que la red social pierde cuatro millones de dólares al día. “No hay más remedio”, ha dicho el magnate en un tuit.

En la mañana del viernes, Musk explicó que la compañía había tenido una drástica caída de ingresos, que atribuyó a una estampida de los anunciantes por culpa de “grupos de activistas” que supuestamente presionan a las empresas para retirar la publicidad.

Entre ellos, los gigantes de automotores Volkswagen y General Motors han anunciado que dejan de anunciarse en la plataforma, aunque esta última a la espera de ver “la dirección” que toma la red social.

Además, otras grandes empresas de publicidad han recomendado a sus clientes que suspendan temporalmente su publicidad en Twitter por las preocupaciones sobre la capacidad de la empresa de monitorear su contenido, según ha informado The Wall Street Journal.

Los anuncios representan casi el 90% de los ingresos de la red social.

Entre los usuarios de la red hay distintas opiniones. Aunque después de que Musk asumiera la propiedad de Twitter, personalidades como la productora de “Grey's Anatomy” (Anatomía de Grey) Shonda Rhimes, la cantante Sara Bareilles, la actriz Tea Leoni y la cantante Toni Braxton han abandonado la aplicación. No obstante, aún no se ha visto un gran boicot en la red.

El escritor Stephen King, con una legión de seguidores en Twitter (6,9 millones) escribió este viernes en la red que el comportamiento de Elon Musk con Twitter es como el de Tom Sawyer en la famosa escena de la pintura de la valla.

“Musk me recuerda a Tom Sawyer, al que le dan el trabajo de pintar una valla como castigo, y Tom convence a sus amigos para que hagan la faena en su lugar, haciéndoles pagarle por el privilegio. Eso es lo que Musk quiere hacer con Twitter. No, no, no”, escribió.

Denuncias por despido improcedente

En cuanto a los empleados despedidos, que recibieron un correo con la terminación de su contrato en su correo -pues las oficinas permanecieron cerradas por orden del propietario-, Musk aseguró que todos han tenido una oferta de tres meses de indemnización, “lo que es un 50 % más de lo obligado legalmente”.

Pese a esta oferta, algunos ya han denunciado a la compañía por despido improcedente, pues según las leyes laborales vigentes en San Francisco (donde está la sede principal de Twitter), un empleado debe recibir un preaviso con una antelación mínima de 60 días, lo que no se ha cumplido en este caso.

“El futuro de la civilización”

En los últimos días el también director ejecutivo de Tesla y fundador de SpaceX ha usado la propia red social para delinear algunas posibles ideas, como una suscripción “prémium” por 8 dólares o el resurgimiento del servicio de videos Vine.

Musk anunció el día de la compra -que se concretó 24 horas antes de que expirara el plazo que le había dado una jueza para abrir un proceso si no se formalizaba la transición por 44.000 millones de dólares- que la razón por la que adquiría Twitter era garantizar por “el futuro de la civilización” que exista “una plaza pública digital común, donde se pueda debatir una amplia gama de creencias de manera saludable, sin recurrir a la violencia”.

Además, dijo que Twitter “no puede convertirse en un infierno gratis para todos, donde puede decirse cualquier cosa sin consecuencias”, sino que debe “respetar las leyes”.

Otros cambios

A pesar de que su estrategia aún no está clara, lo que sí ha anunciado Musk son algunos cambios en el uso de la red, como la creación de una “suscripción premium” por 8 dólares con beneficios como la obtención de la marca de verificación, menos publicidad o la opción de tuitear vídeos más largos.

El 30 de octubre el magnate preguntó a sus más de 113 millones de seguidores si debería restaurar Vine -plataforma de videos cortos que compró Twitter en 2012 y cerró en 2016-, y obtuvo el apoyo de un 69,6 % de votantes.

Según The Washington Post, que tuvo acceso a correos internos de la empresa, Twitter está trabajando en una función que permitiría publicar videos y cobrar a los usuarios por verlos.

Este viernes Musk cumplía una semana como propietario oficial de Twitter, en la que el multimillonario ha lanzado un sinfín de globos sonda sobre sus planes para la compañía. Todos ellos explicados de forma extraoficial en pocos tuits o con filtraciones, lo que ha conseguido mantenerle en el centro del debate.

Etiquetas
stats