La portada de mañana
Acceder
La Audiencia investiga al Banco de Chile por blanqueo de capitales de los Pinochet
Mapa - Nueve provincias superan el 10% de hospitalizados por COVID-19
Opinión - La ausencia de Pere Aragonès, por Javier Pérez Royo

El piloto automático se pasó con la velocidad en el primer accidente mortal de un Tesla

El Tesla S accidentado

Joshua Brown iba sin las manos sobre el volante, viendo una película de Harry Potter y, también, más rápido del límite que dicta la ley en EEUU. Esto último lo hemos conocido este miércoles, en el informe preliminar que la Junta Nacional de Seguridad para los Transportes (NTSB) ha hecho público del primer accidente de un coche eléctrico Tesla, el pasado 7 de mayo.

El conductor del primer Tesla accidentado estaba viendo una película de Harry Potter

El conductor del primer Tesla accidentado estaba viendo una película de Harry Potter

La NTSB ha concluido que Brown iba nueve millas por encima de la velocidad permitida a la hora del accidente. También incluyen las primeras fotografías, tomadas justo después del suceso, en las que se muestra el estado en el que quedó el coche y el camión con el que colisionó.

La autopista 27A, que se encuentra cerca de Williston, en Florida, tiene un límite de velocidad de 65 millas por hora (105 kilómetros por hora) y Brown iba a 74 millas por hora (120 kilómetros hora) cuando sufrió el accidente. Según un testigo, el conductor se encontraba viendo una película de Harry Potter cuando colisionó con un camión que se adentraba de forma perpendicular en la autopista.

Aún habrá que esperar

La NTSB explica que las pruebas no contienen "ningún análisis de los datos" más allá de los referidos a la velocidad y que las causas finales del siniestro aún deben ser confirmadas de forma oficial. Por su parte, Tesla dijo que el responsable último del siniestro era el conductor, ya que el Autopiloto no viene activado en sus vehículos y requiere del consentimiento "explícito" por su parte antes de la activación de un sistema que todavía se encuentra en fase de prueba.

La compañía de Elon Musk sostiene que "la combinación de la altura del capó blanco del camión" y una "señal en el radar que podría haberse parecido a una señal de sobrecarga" fueron las causas por las que los frenos del coche no se activaron. Sin embargo, Tesla ha decidido no hacer comentarios este miércoles sobre el informe de la NTSB.

Según la NTSB "todos los aspectos del accidente continúan bajo investigación", lo que podría significar que los informes finales llegarán dentro de un año. Por su parte, la Agencia de Seguridad en Carretera de los EEUU (NHTSA), está conduciendo otra investigación paralela sobre las medidas de seguridad de los coches Tesla.

Etiquetas
Publicado el
27 de julio de 2016 - 14:46 h

Descubre nuestras apps