La Ruta de Don Quijote, tras los pasos del ingenioso hidalgo

Los molinos de Consuegra.

Roberto Ruiz


0

Si te gustan los viajes culturales, nada más auténtico que plantear una ruta basada en el Quijote. Un itinerario en el que conocer la trascendencia de la obra de Cervantes, en el que recordar las aventuras vividas por ‘el ingenioso hidalgo’ y en el que acercarnos un poco más a su propio autor. Pero abarcar tanto no es fácil, por lo que aquí te proponemos una opción que reúne un poco de todo para que te montes tu propia Ruta de Don Quijote, adaptada a tu plan de viaje ideal.

Por un lado, puedes realizar una ruta con la que conocer mejor a Cervantes, empezando en Alcalá de Henares y terminando en los campos manchegos. Y por otro, recorrer algunos de los lugares donde pudieron tener lugar las aventuras de Don Quijote y Sancho Panza. Si consigues combinar una con otra, la inmersión quijotesca ya será total.

Dónde conocer a Cervantes, para conocer al Quijote

Quizá, para muchos, la mejor manera de acercarse al Quijote es empezar por conocer a su propio autor. Y eso hace que esta ruta tenga un indiscutible punto de inicio: Alcalá de Henares, lugar de nacimiento de Miguel de Cervantes. Allí, además de pasar por la plaza que lleva su nombre y conocer su Universidad, es fundamental visitar el Museo Casa Natal de Cervantes. De allí podríamos ir a Madrid, pues hay evidencias de que en la Iglesia y Convento de las Trinitarias Descalzas de San Ildefonso es donde están enterrados Cervantes y su esposa, Catalina de Salazar y Palacios. La Sociedad Cervantina, también en la capital, está situada donde se imprimió en 1605 la primera edición del Quijote.

Si avanzamos en nuestro viaje llegaremos a Esquivias, en Toledo, pues es el lugar donde nació Catalina de Salazar y Palacios, donde se casaron en 1584 y donde vivieron durante un tiempo. Aquí hoy puedes visitar la Casa de Cervantes. Sin salir de la provincia tenemos Consuegra, donde un buen número de molinos nos harán recordar las aventuras de Don Quijote con los gigantes. Ya en Alcazar de San Juan, en la provincia de Ciudad Real, tienes a tu disposición el Museo Casa del Hidalgo y el Centro de Interpretación Cervantino.

A menos de media hora en coche está El Toboso, donde encontrarás el Museo-Casa de Dulcinea del Toboso, que recrea un caserón manchego del siglo XVI, y el Museo Cervantino, donde se guardan ejemplares de la obra en hasta 70 idiomas distintos. En la propia ciudad de Ciudad Real también se encuentra el Museo del Quijote - Biblioteca Cervantina.

Sin salir de la provincia también tenemos Argamasilla de Alba, donde en la Casa de Medrano se conserva la Cueva de Medrano, lugar en el que Cervantes estuvo preso y, según la leyenda, comenzó a escribir las aventuras del Quijote. Aunque también otras teorías dicen que la inició en la Cárcel Real de Sevilla, donde también pasó unos meses en 1597.

Tras los pasos de Don Quijote de la Mancha

No es fácil marcar una única Ruta del Quijote pues, como no podía ser de otra manera, las localizaciones de la obra se mueven entre la realidad y la ficción. Los itinerarios seguidos por Alonso Quijano y Sancho han sido siempre uno de los grandes misterios salidos de la fantasía de Cervantes, pero los estudios llevados a cabo a lo largo de todos estos años han dejado claro que hay varios puntos de la geografía manchega ineludibles si queremos seguir los pasos del ‘caballero de la triste figura’.

Nunca estuvo claro cuál era ese lugar de La Mancha de cuyo nombre no quería acordarse Cervantes, y aunque se barajan posibilidades como Quintanar de la Orden, Esquivias, Argamasilla de Calatrava o Villanueva de los Infantes, la apuesta ganadora según los expertos es Argamasilla de Alba, en Ciudad Real. Por lo que tomando ese punto como lugar de partida y teniendo en cuenta las tres salidas que realizó Don Quijote, la primera en solitario y las dos siguientes con su escudero Sancho Panza, podemos repasar algunos escenarios que pudieron ser testigos de sus aventuras.

Por mencionar algunos, y así saber hacia dónde dirigirse para seguir los pasos de Don Quijote, no deberían faltar lugares de la primera salida como Manzanares, en cuyas cercanías fue armado caballero, Membrilla o La Solana. En la segunda salida entre Argamasilla, Villarta de San Juan y Puerto Lápice tuvo lugar la ‘Aventura de los molinos de viento’, y después su itinerario prosiguió por Villarrubia de los Ojos (Tablas de Daimiel), Malagón, Daimiel, Peralvillo, Ciudad Real y Miguelturra. La ‘Aventura con el barbero, a quien robó el yelmo de Mambrino’, tuvo lugar entre Almagro y Bolaños de Calatrava, y después continuó por lugares como Valdepeñas, Almuradiel, Venta de Cárdenas, Castellar de Santiago, La Torre de Juan Abad y Villanueva de los Infantes.

Ya en la tercera salida, partiendo de nuevo desde Argamasilla de Alba, pasaríamos por Tomelloso y Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Miguel Esteban y llegaríamos a El Toboso, donde el Quijote vive la ‘Aventura de las aldeanas y encuentra a Dulcinea encantada’. Podríamos continuar por Hinojosos, La Osa de la Vega, Belmonte, Villarobledo, Osa de Montiel, Ruidera, Socuéllamos, Las Pedroñeras y San Clemente. Aunque no hay que olvidar que Don Quijote viajó hasta el Reyno de Aragón y llegó incluso a Barcelona, donde fue derrotado por el Caballero de la Blanca Luna, desde donde regresó a su aldea poco antes de morir. Para profundizar en su itinerario al completo puedes consultar la página web de la Ruta de Don Quijote llevada a cabo por Turismo de Castilla-La Mancha.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats