eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Las casas de la izquierda

No me extrañó nada lo del chalet porque últimamente fantaseamos también, junto a otras compañeras, con la idea de comprarnos un terrenaco en medio de la nada juntando nuestras miserias para fundar ahí la colonia feminista de nuestros sueños

21 Comentarios

Acceso a la vivienda desde el jardín

Acceso a la vivienda desde el jardín IDEALISTA

Para mí no fue una sorpresa lo del chalet de Irene y Pablo. Desde hace unos meses lo venía notando. Algunas amigas okupas habían empezado a hablar de comprarse un edificio con la herencia de alguna y alquilarnos a las demás pisos a precio huevo en Vista Alegre, para que nunca más pasemos hambre. Bueno, hambre de realización personal, y así algún día, en mi caso, dejar de ser youtuber diaria y tomarme diez años para escribir la gran novela de la inmigrante sudaca en España. Ha empezado el cambio, porque cambia todo cambia, y en vista de que el capitalismo se resiste a morir, el siguiente movimiento es pasar de okupas a arrendatarias, pero como benefactoras y proveedoras de alquiler social.

De acuerdo, se nos ha revelado que estamos ante la izquierda propietaria que ya no proletaria, pero al menos no es la derecha sin contradicciones, multipropietaria, insolidaria y usurera, cuando no choriza, o lo que es peor, Felipe González. ¿No podría tratarse de una nueva okupación del capitalismo a 30 años con intereses bajos y euríbor?

Yo misma el otro día soñaba con un alquiler venta, pero mi casero no quiso, puso precio y no me pareció caro para tener patio, y para yo no tener ni ahorros, ni herencias, ni sueldo. Hay gente a la que una hipoteca le sigue pareciendo muy lejana pero ya no execrable. Es como lo del comercio justo, supongo, maneras de ir tirando hasta que dejen gobernar a Podemos.

Decía que no me extrañó nada lo del chalet porque últimamente fantaseamos también, junto a otras compañeras, con la idea de comprarnos un terrenaco en medio de la nada juntando nuestras miserias para fundar ahí la colonia feminista de nuestros sueños, con una zona apartada, más sobria y discreta, bajo un toldo, para los hombres. Es más, todo lo que ha pasado esta semana con Irene y Pablo no me ha alejado de mis convicciones de izquierda, pero me ha acercado más a Idealista. ¿Que los líderes de la izquierda se lo permitan nos deja el camino libre, nos libera de parte de la carga? De donde vengo los pobres son de derechas. Aquí no sé. Me he puesto a mirar como posesa dentro de la burbuja de los alquileres vacacionales, y me ha saltado una casa semidestruida en Moratilla de los Meleros con un jardín interior y un árbol a 13 mil euros y he dicho hostia puta, autorreforma, segunda residencia, vejez, StopFreelancismo, jubilación, perro. Soñar con el cambio.

Y sé que la culpa de todo la tienen mis padres, con sus alquileres izquierdistas de toda la vida. Coherencia la de mi familia marxista leninista allá en Perú, ofreciéndome sin fisuras solo los bienes necesarios para la vida, sin acumulaciones, sin explotación burguesa, sin fetichismos de la mercancía, sin casa en la playa y esas cosas. Y eso que el Manifiesto Comunista de Karl dice claramente que “el comunismo no priva a nadie de poder adquirir bienes y servicios”. Tuve que crecer viendo a mis amigos, hijos de la izquierda caviar, veraneando en sus casitas propias del sur mientras yo me bañaba en Pescadores y mi mamá siempre positiva diciendo “parece una piscina”. Un charco es lo que era. Pero no pasa nada, no dudé nunca de que estábamos en el mismo bando. 

Solo un par de veces mis padres se emocionaron y alquilaron algo más allá de nuestras posibilidades, casas en las que no duramos más de un año porque no sé, nunca me dijeron. Las rachas de la izquierda, que son más de cal que de arena de playa, ese desclasamiento constante, de la media baja a la media alta y otra vez a la media baja, no permiten los arraigos. Qué fácil es ser de derechas y qué difícil ser de izquierdas. Para la izquierda lo de la propiedad privada es como el sexo tántrico. Algo que se contiene y se contiene y se contiene y que todos sabemos un día explotará. Nunca he acumulado porque nadie me lo enseñó y a veces, solo a veces, pienso que ha sido el peor error de mi vida. El resto del tiempo no me dedico a ganar sino a perder alegremente.

El chalet no es otra cosa que el síntoma de la paradoja de ser unos oompa loompas del capital. Entre las puertas giratorias y el ladrillazo que vemos solo por la tele, mucha gente lleva años contando el cobre, luchando por ser gente normal con su nómina normal, su casa normal, su perro normal, su pareja normal, ¿su piscina normal? –no sé qué nos hizo pensar que este asalto a las instituciones, que ha sido en realidad un tropezón por no decir una hostia,  no iba a suponer también el asalto cutre a todo lo demás, léase matrimoños, retoños o la hipoteca de la casa del coño.

Entonces, si alguna vez surge la posibilidad de que tú izquierdista te compres un chalet con piscina en una urba de Madrid… Nah, pongámosle una casita con plantitas y ventanas desde las que mirar el Pacífico ¿lo harías? Ahora que toda la derecha te quiere enseñar cómo no ser hipócrita, cómo ser coherente, cómo estar del lado del pueblo. La respuesta es sí, ¿no? Sí, porque tú no vas a ser la presidenta de los pobres. Si fueras Ada Colau no, claro. Por fa, Ada, lo que quieras pero que no tenga piscina.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha