eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Aragón impulsa la explotación de 33.000 hectáreas de yacimientos mineros

Se convocará un concurso público de registros mineros caducados que facilitará el acceso a los yacimientos para su investigación y explotación

Se trata de terrenos con aguas minero-industriales, alabastro, arcilla, calcarenita, caliza, caolín y arenas caoliníferas, carbón, cobre, dolomía, halita, magnesita, plata y roca ornamental

Greenpeace reclama un plan de futuro sin carbón para la última comarca minera de Aragón

- PUBLICIDAD -
El consejero de Presidencia, Vicente Guillén, y la consejera de Educación, Mayte Pérez.

El consejero de Presidencia, Vicente Guillén, y la consejera de Educación, Mayte Pérez.

El Consejo de Gobierno tomó esta semana conocimiento de la próxima convocatoria de un concurso público de registros mineros caducados en las tres provincias aragonesas, especialmente en la de Teruel, que facilitará el acceso a los yacimientos para su investigación y explotación por parte de promotores de nuevas iniciativas de aprovechamiento de los recursos.

Se trata de licitar cerca de 33.200 hectáreas, correspondientes a 143 derechos mineros procedentes de anteriores permisos y concesiones que han caducado, con yacimientos de aguas minero-industriales, alabastro, arcilla, calcarenita, caliza, caolín y arenas caoliníferas, carbón, cobre, dolomía, halita, magnesita, plata y roca ornamental, aunque también se podrían explotar otros recursos que aparecieran durante la investigación de cada terreno.

La mayoría de los derechos mineros que saldrán a concurso se encuentran en la provincia de Teruel, concretamente 136, mientras que en la provincia de Zaragoza se localizan cuatro y en Huesca tres. La superficie objeto del concurso está más repartida, ya que en Zaragoza se localizan más de 10.900 hectáreas, en Huesca  cerca de 9.500 y en Teruel más de 12.700.

La liberación de superficie mediante la caducidad de los títulos mineros, apuntan desde el Ejecutivo, “permite canalizar nuevas iniciativas de investigación y explotación sobre los recursos minerales, que tienen consideración de bienes de dominio público aunque se encuentren en terrenos privados, por lo que su aprovechamiento requiere siempre una concesión”. Es un instrumento, explican, “dinamizador de impulso y fomento de actividad minería”.

Los yacimientos desiertos en este concurso quedan, en todo caso, liberados en el mercado nacional. “La reactivación de las explotaciones supone creación de empleo y riqueza, contribuyendo a la fijación de la población y a la vertebración del territorio”, concluyen.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha