eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Casi 80 años después podrá enterrar a su padre, fusilado el 1 de noviembre de 1936

El estudio genético realizado en un laboratorio de Zaragoza confirma al 99,99 % que los restos hallados en Velilla de Jiloca (Zaragoza) son de Bernabé Ruiz Serrano, fusilado en la madrugada del 1 de noviembre de 1936.

Los restos serán entregados a su hija Leonor, de 80 años, en un homenaje que se celebrará en Velilla de Jiloca el próximo 2 de abril.

La exhumación de la fosa, así como el estudio antropológico y genético, se ha realizado gracias al dinero recaudado en una campaña de crowdfunding, ante la falta de ayudas públicas.

Siguen sin identificarse los restos de un joven aparecidos en la misma fosa

- PUBLICIDAD -
Trabajos en los terrenos junto al cementerio de Velilla de Jiloca.

Trabajos en los terrenos junto al cementerio de Velilla de Jiloca. Miguel Ángel Capapé / Velilla de Jiloca

Ha pasado más de medio año de la primera donación realizada para la exhumación de una fosa en Velilla de Jiloca (Zaragoza). Una pequeña aportación con la que empezó una campaña de crowdfunding que ha acabado con un final feliz. Gracias al dinero recaudado, Leonor, a sus 80 años de edad, podrá dar sepultura a los restos de su padre, desaparecido en 1936 cuando ella, la pequeña de varios hermanos, apenas tenía 8 meses de vida.

La prueba de ADN realizada en el Centro de Análisis Genéticos de Zaragoza confirma al 99,99 % que los restos hallados en la fosa situada junto al cementerio de Velilla de Jiloca pertenecen a Bernabé Serrano Ruiz, el mismo hombre al que se buscaba y que fue sacado de su casa de Fuentes de Jiloca a la fuerza, en la madrugada del 1 de noviembre de 1936.

La fosa fue localizada junto al cementerio por la empresa Falcon High Tech, que realizó una prospección geofísica con sistema georradar en una superficie de 1.800 metros cuadrados. Tras varias excavaciones en la zona, finalmente, el 27 de julio, el equipo técnico localizó la fosa. Ese mismo día procedió a la exhumación de los restos, en presencia de Leonor, quien acudió desde Zaragoza.

Ahora la confirmación del ADN pone punto final a una historia que comenzó hace tres años, cuando la familia se puso en contacto con la Asociación por la Recuperación e Investigación contra el Olvido (Arico) para llevar a cabo la búsqueda. El tiempo corría en contra por la avanzada edad de la única hija con vida de Bernabé, pero finalmente se ha podido llevar a cabo sin sobresaltos, explica Miguel Ángel Capapé, presidente de Arico. Ahora solo falta hacer la entrega de los restos a la familia en un homenaje que se celebrará en Velilla de Jiloca el próximo 2 de abril.

Al acto, al que han invitado a la alcaldesa de la localidad y a representantes de la Comarca, acudirá la familia de Bernabé. También asistirán desde Francia los hijos de Pascual, el primogénito de Bernabé. Ellos fueron precisamente los que animaron a Miguel, el hijo de Leonor, a ponerse en contacto con una asociación para iniciar la búsqueda. Han vivido con mucha emoción todo el proceso, porque su padre, Pascual, siempre había querido encontrar la fosa y dar digna sepultura a su padre. Fue precisamente él quien esa noche, al ver que su padre no regresaba, acompañó a su madre a la localidad vecina, Velilla de Jiloca, donde vieron el relleno de una fosa frente al cementerio. Tras el homenaje, los restos de Bernabé serán incinerados y enterrados, junto a su esposa Gregoria Areces en el Cementerio de Torrero de Zaragoza.

Sin identificar los restos de un joven aparecidos en la misma fosa

Como habían pronosticado desde la asociación, en la misma fosa aparecieron también los restos de otra persona. Sin embargo, no han podido identificarlos porque no han encontrado a familiares. Según las investigaciones de Arico, podrían tratarse de un joven menor de 30 años, aunque no han podido confirmarlo. Por ello, será enterrado en Velilla de Jiloca, siguiendo las directrices de la Ley de Memoria Histórica que obliga a enterrarlos en el término municipal donde se halla la fosa. “Hemos solicitado un nicho al Ayuntamiento de Velilla, pero todavía no nos han contestado”, indica Capapé. En el lugar del entierro instalarán una placa con los datos antropológicos del joven.

La localización y exhumación de la fosa, así como el estudio antropológico y genético, se ha llevado a cabo gracias al dinero recaudado en la campaña de crowdfunding. En total, han sido 8.320 euros con los que se han financiado todos los costes, ante la falta de ayudas públicas. Con la finalización de este trabajo, Aragón cuenta con una fosa menos en su territorio. Según el mapa elaborado  por el Gobierno de Aragón entre 2007 y 2011, existen cerca de 600 en toda la Comunidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha