eldiario.es

Menú

La precariedad se normaliza entre las perspectivas laborales de los jóvenes de Barcelona

Se dispara la cifra de los jóvenes barceloneses que aceptarían un trabajo mal pagado: más de la mitad -el 52%- frente al 31,9% de antes de la crisis económica

En barrios como Pedralbes sólo un 7,8% de los jóvenes ni estudian ni trabajan, más del doble de los que padecen esta situacióen zonas populares -un 18,5%- como Nou Barris

Desde CCOO recuerdan que "la clase y el entorno social son aspectos que siguen jugando un papel determinante en el acceso al mercado de trabajo"

- PUBLICIDAD -
Manifestació estudiantil el maig de 2015 a Barcelona

Manifestación estudiantil en maiyo de 2015 a Barcelona Enric Català

La aceptación de un trabajo mal pagado, alejado de los estudios cursados e, incluso, con una vinculación irregular con la empresa contratante, está hoy más aceptado que antes de la crisis económica entre los jóvenes barceloneses. El Ayuntamiento de Barcelona ha elaborado un estudio sobre las condiciones de vida y los valores de la gente joven -entre los 15 y los 29 años- después de 13 años de la última encuesta comparable con la actual.

Según este informe, presentado este miércoles por la concejala de Ciclos de Vida, Feminismos y LGTBI, Laura Pérez, más de mitad de los jóvenes barceloneses admitirían un trabajo con un sueldo inferior al que consideran justo, en concreto un 52%, cuando en 2002 lo hubieran hecho sólo un 31,9%. La cifra es aún más preocupante teniendo en cuenta que cerca de la mitad -un 46%- estarían dispuestos a trabajar sin contrato.

Es dispara la xifra dels joves que acceptarien una feina mal pagada en relació a 2002

Se dispara la cifra de los jóvenes que aceptarían un trabajo mal pagado Ajuntament de Barcelona

Las expectativas de los jóvenes en relación al mercado laboral también están condicionadas por el barrio de la ciudad. Cuanto más baja es la renta del barrio, más jóvenes dispuestos a aceptar trabajos sin contrato: un 56,5%. En cambio, en los barrios con rentas más altas, a pesar de que la cifra no deja de ser preocupante -un 42,8%-, se percibe una ligera moderación.

Los datos del estudio coinciden con los pronósticos de la coordinadora nacional de Acció Jove de CCOO, Aina Vidal, que sostiene que, "a mayor paro y precariedad, mayor dolor están dispuestos a aguantar los trabajadores". Según Vidal, "la crisis económica ha contribuido a naturalizar el discurso de la de la precariedad como un hecho intrínseco de la juventud". Para la portavoz de la sección juvenil de CCOO, "la precariedad nunca puede ser entendida como un trámite o algo pasajero: la precariedad genera pobreza y exclusión".

Dime de qué barrio eres y te diré si trabajas

En función del barrio, también aumenta la diferencia de los jóvenes que ni estudian ni trabajan. Mientras que en barrios acomodados, como Pedralbes, sólo un 7,8% de los jóvenes entrarían dentro de la etiqueta NiNi, más del doble -un 18,5%- ni estudian ni trabajan en zonas humildes como Nou Barris. Estos desequilibrios territoriales son una de las principales preocupaciones del gobierno de Ada Colau, que ya vio en otro estudio reciente, en este caso sobre la esperanza de vida, como el barrio era clave a la hora de obtener unos u otros resultados.

Según Vidal, "un elemento clave, tanto en el éxito educativo como en el hecho de encontrar un trabajo, es la red social; es decir, cuál es tu entorno, de qué trabajan tus padres y de su capacidad adquisitiva ". Vidal pone de manifiesto que el esfuerzo, en términos de coste de oportunidades, "por una familia de clase trabajadora de tener un hijo estudiante es mucho más alto que para una familia acomodada".

Sobre la situación loboral actual, y en relación a la anterior muestra, la cantidad de jóvenes que sólo trabaja ha disminuido en Barcelona, mientras que ha aumentado la cantidad de jóvenes que sólo estudia. Un 27% de los jóvenes sólo trabaja -el 33,3% el 2002-. Un 44,8% sólo estudia -29% el 2002-.

Otra situación que refleja la muestra y que representa un empeoramiento respecto a la encuesta de 2002 es el crecimiento de la temporalidad laboral, ya que el 35,9% tienen contratos temporales, mientras que en 2002 los tenían un 30,9% de los jóvenes. No es extraño que el paro y las condiciones laborales estén consideradas por los jóvenes el principal problema social -48%-.

Crece el interés por la política

Sin embargo, movimientos como el de los indignados o la irrupción de nuevas formaciones políticas han despertado el interés por la política, que ha crecido ocho puntos porcentuales respecto al 2002. En cambio, ha disminuido de manera drástica la costumbre de salir de noche los fines de semana. El porcentaje de jóvenes que declara salir a menudo el fin de semana es ahora del 29,8%, cuando en 2002 era el 55,5%.

Sobre las redes sociales, el informe apunta que el colectivo de jóvenes está mayoritariamente conectado a Internet. Facebook lidera la clasificación -el 98,4% lo usan-, seguido de Twitter -27,5%-, Instagram -17%- y LinkedIn -10,1%-.

CiU y los informes escondidos dentro del cajón

Aunque el informe ha visto la luz ahora, lo cierto es que el gobierno encargado de realizar el estudio fue el del convergente Xavier Trias. Es el segundo informe comprometido sobre la desigualdad social que sufre Barcelona que CiU ocultó para evitar un imagen negativo entre el electorado, teniendo en cuenta la proximidad de las elecciones del 24 de mayo. De hecho, el trabajo de campo se realizó entre noviembre de 2014 y febrero de este año. Esta es la cuarta vez que se realiza el estudio: desde 1992 se había hecho cada cinco años, pero se dejó de elaborar una década después.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha