eldiario.es

Menú

Años de escándalos en la sanidad catalana

Un repaso a los principales escándalos que afectan a la sanidad catalana el día que el Parlament de Catalunya aprueba por unanimidad la creación de una comisión de investigación sobre la gestión del sector

- PUBLICIDAD -

Adjudicaciones sin concursos públicos, conflictos de intereses, pagos irregulares, sueldos millonarios... Los escándalos que afectan a la sanidad pública catalana han ido destapándose en los últimos años y han tenido cada vez más eco entre la población, sobre todo conforme la Generalitat iba aplicando los recortes presupuestarios al sector. El Parlament de Catalunya ha aprobado hoy por unanimidad la creación de una comisión de investigación sobre la gestión de la sanidad. Ya se creó una durante la anterior legislatura, pero se disolvió debido a las elecciones anticipadas. Repasamos los diferentes casos conocidos hasta ahora:

Caso Prat

El caso tal vez más conocido de los que han salpicado a los gestores de la sanidad en Cataluña es el relacionado con el holding de empresas municipales de la localidad tarraconense de Reus: Innova. Esta entidad, que controla el 70% del presupuesto del Ayuntamiento y gestiona una docena de centros sanitarios a través de su filial Sagessa, realizó pagos no justificados –superiores a un millón de euros– al exdirector del Servei Català de la Salut, Carles Manté, y al arquitecto del Hospital Sant Joan, Jorge Batesteza. En la época en que se efectuaron estas supuestas irregularidades, el director de Innova era Josep Prat, que compaginaba este cargo con el de director del Institut Català de la Salut (ICS) y con el de vicepresidente del grupo sanitario privado USP Hospitales.

El consenso entre los diferentes partidos políticos de Reus en torno la gestión de Innova llegó a su fin en 2008 con la llegada de la CUP al consistorio. El concejal David Vidal exigió transparencia y denunció el conflicto de intereses provocado por la acumulación de cargos de Prat, lo que permitió que salieran a la luz estas irregularidades. Prat acabó dimitiendo de sus cargos en Innova y USP en enero del 2012. Seis meses después, renunció también a su puesto de director del ICS.

Caso Bagó

El caso Bagó es sin duda el más emblemático, ya que fue destapado por la pequeña revista gerundense 'Café amb Llet'. Por las investigaciones de sus periodistas se supo que el exalcalde de Calella Ramón Bagó (CiU), presidente y principal accionista del grupo de restauración Serhs, habría ontenido para su empresa la adjudicación a dedo de contratos millonarios con hospitales catalanes. Se da la casualidad que estos centros sanitarios pertenecen al Consorcio de la Salud y Social de Catalunya (CSC), del cual Bagó era directivo. Por otra parte, la misma publicación reveló que Josep Maria Via Rodons compaginaba el cargo de asesor de la Generalitat con el de director de una empresa que se dedica a hacer estudios para hospitales. Via Rodons demandó a 'Café amb Llet' por “atentado al honor”, y la revista fue condenada a pagarle 10.000 euros.

Caso Crespo

Años antes de aparecer como presunto implicado en la operación Clotilde, el exalcalde de Lloret de Mar y actual diputado en Parlament, Xavier Crespo (CiU), se vio involucrado también en un escándalo de malversación de fondos públicos relacionado con la sanidad catalana. El Tribunal de Cuentas investiga actualmente las pérdidas millonarias de la Corporació de Salut del Maresme i la Selva, entidad que gestionaba los hospitales de Blanes y Calella, hecho que sucedió con Crespo al frente. La Sindicatura de Cuentas investigó previamente estos hechos y sacó a la luz el uso indebido de al menos 1,3 millón de euros. Los beneficiarios de este dinero, según este organismo, fueron el propio Crespo, su mujer Guadalupe Oliva, dos concejales en municipios del Maresme: Carme Aragonès (PSC) y Xavier Rius Moya (CiU) y otros médicos. La Sindicatura acabó archivando el caso, pese a las protestas de Agustí Colom, síndico propuesto por ICV.

Caso Sant Pau

Tras la querella interpuesta por trabajadores del Hospital Sant Pau de Barcelona, el juez de instrucción número 22 de Barcelona investiga un posible reparto de sobresueldos y empleos ficticios. El exgerente adjunto del centro Ricard Gutiérrez Martí cobró un sueldo del hospital durante siete años por un empleo ficticio, ya que dejó su cargo en el 2004 y recibió dinero hasta el 2011, y la semana pasada fueron imputados seis exdirectivos por casos parecidos. El magistrado investiga también irregularidades en al menos cuatro adjudicaciones de contratos para la construcción del nuevo edificio del Hospital Sant Pau.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha