eldiario.es

Menú

La Generalitat aprueba el decreto que da más poder a los directores en la contractación de docentes

El decreto de plantillas da potestad a los directores para escoger hasta un 50% del cuerpo docente del centro en función del perfil de maestro que necesite para su proyecto educativo

Los maestros y profesores sin experiencia deberán superar un período de cuatro meses de prueba que evaluará el director

Esta modificación, que rompe con la antigüedad como criterio principal para acceder a los puestos de trabajo, afecta a los interinos y substitutos, pero no a los que ya tienen plaza fija

- PUBLICIDAD -
Un 14 por ciento de escuelas de Cataluña usan el castellano en materias no lingüísticas

Una escuela recibe la visita de la consejera Irene Rigau, al fondo.

El Govern de la Generalitat ha aprobado este martes el Decreto de definición de perfil y provisión de puestos de trabajo docentes, el conocido la comunidad educativa como decreto de plantillas, que modificará el proceso de contratación de los maestros y profesores a partir del curso 2014-2015. Tal como ya se había hecho público, esta medida otorga mayor capacidad de decisión a los directores de los centros educativos, que podrán elegir hasta un 50% del cuerpo docente de su centro.

Cuando se generen vacantes, los directores podrán pedir perfiles concretos de docentes  para cubrirlas que estén en consonancia con el proyecto pedagógico del centro. Los 20 docentes con más experiencia que cumplan de entrada con este perfil serán preseleccionados por el departamento, y de estos el director podrá escoger como mínimo tres para someterlos a una entrevista. El que supere la entrevista accederá al puesto de trabajo. En el caso de los maestros noveles, además de este proceso de selección, deberán completar un período de prueba de cuatro meses, que evaluará el mismo director.

El departamento de Enseñanza da salida de esta manera a un decreto en el que llevaba más de un año trabajando, y que ha sublevado a varios sectores de la comunidad docente y educativa, porque consideran que abre la puerta a la arbitrariedad por el hecho que los directores puedan decidir por su cuenta a las personas que contratan. De acuerdo con este decreto, el director será considerado "jefe de todo el personal".

Desde el departamento consideran que este cambio servirá para dotar de mayor autonomía a los centros, que podrán adaptar la plantilla de acuerdo con las necesidades de sus proyectos educativos, y que conllevará una mayor profesionalización del sector. Sin embargo, los principales sindicatos lo rechazan por considerar que no aumenta la autonomía de los centros, sino la de las direcciones, sin tener en cuenta ni el consejo escolar, ni el claustro ni la representación de los trabajadores.

Este nuevo modelo sacude el sistema de contrataciones actual de todos los centros que dependen de la Generalitat, donde hasta ahora se cubrían las vacantes teniendo en cuenta únicamente la antigüedad. Esta última determinaba la posición que ocupaban los docentes en la bolsa de trabajo y, por consiguiente, su acceso por orden estricto a los puestos vacantes.

Con este decreto, la Generalitat completa el despliegue de la Ley de Educación de Cataluña, aprobada en 2009, por lo que respecta a la organización de los centros educativos, y que viene precedida por el decreto de autonomía de centros y el decreto de directores de centros que se llevaron a cabo en 2010.

La medida impactará sobre todo en las escuelas e institutos, según ha explicado la consellera Irene Rigau, pero afectará  a todos los centros educativos que dependen del departamento: además de los centros de primaria y secundaria, las escuelas de idiomas, las de música o los centros de FP públicos.

¿Cómo será el proceso de contratación?

Los cambios en la contratación que prevé el decreto se aplicará en los casos de provisión de nuevas plazas, ya sea fruto de cobertura de jubilaciones, sustituciones o traslados -principalmente-, así como las que se requieran cuando se cree un centro nuevo. No afectará a los maestros que ya tengan plaza fija, que son aproximadamente dos tercios del profesorado público de Cataluña -cifrado en poco más de 60.000 docentes-, sino sobre todo al personal interino y sustituto.

Cuando se produzca una vacante en un centro, el director podrá perfilar una plaza. Es decir, que podrá pedir que la vacante la cubra un docente con unas especialidades y conocimientos concretos, desde el dominio del inglés hasta dobles titulaciones o especializaciones en nuevas tecnologías. Una vez hecha la solicitud, el departamento de Enseñanza proveerá al director una lista con los 20 docentes que respondan a este perfil y que estén más arriba en la bolsa de trabajo. Entre éstos, el director del centro seleccionará como mínimo tres para una entrevista, después de la cual se escogerá uno, el que ocupará la plaza.

En la entrevista participará el director y otros miembros de responsabilidad docente en el centro educativo, los cuales aún están por concretar. Este tipo de selección se podrá llevar a cabo hasta haber cubierto un máximo del 50% de la plantilla del centro por esta vía. El resto, si se da el caso, deberán ser contratados de manera ordinaria, es decir, en función de la posición ocupada en la bolsa de trabajo. En este sentido, los centros también tendrán el derecho a no contratar a nadie por la nueva vía que abre el decreto de plantillas, dado que el 50% que fija la Generalitat es un máximo. La medida es, por lo tanto, opcional.

Período de prueba para los maestros noveles

Los docentes que entren por primera vez en la bolsa de trabajo y que, por lo tanto, opten por primera vez a una contratación, deberán superar un escollo adicional tras el proceso de selección mencionado hasta ahora. Para ellos el decreto prevé que tengan que superar un período de prueba que durará hasta cuatro meses. Los maestros novatos estarán durante este tiempo bajo supervisión del director, que al final elaborará un informe sobre su labor.

Si la evaluación es positiva, el docente mantendrá la plaza; pero si no lo es, quedará sometido a una segunda evaluación, por parte de la inspección, que entonces emitirá un informe sobre la idoneidad de que la persona en cuestión practique la docencia. Si este segundo informe fuera negativo, el maestro quedaría excluido de la bolsa de trabajo hasta el curso siguiente, cuando podrá volver a empezar el mismo proceso con el mismo periodo de prueba.

Toda la plantilla en los entornos desfavorecidos

El decreto prevé también que en los centros educativos denominados de alta complejidad los directores puedan utilizar este método de contratación en todas las nuevas incorporaciones. En estos centros, que son los de entornos desfavorecidos, los directores podrán contratar el 100% de los maestros pidiéndoles perfiles específicos. En esta situación, que Enseñanza llama de alta complejidad, hay 297 escuelas y 112 institutos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha