eldiario.es

Menú

Osman, el niño afgano con parálisis que sobrevivió a un naufragio, mejora en la Fe

El pequeño de 7 años que ha ingresado la madrugada de este miércoles muestra una anemia leve, aunque en general su estado de salud es estable.

Su padre cargó con él en brazos y junto a su mujer y sus hermanos huyeron de Afganistán en una odisea de dos meses en la que sobrevivieron tres horas en el mar.

- PUBLICIDAD -
Osman despierta ya junto a su padre en el hospital La Fe de Valencia

Ata, padre de Osman, junto a su hijo al legar al hospital La Fe de Valencia EFE

"No tengo palabras para agradecer todo lo que los españoles están haciendo por mi hijo Osman y por mi familia, ahora entiendo que hay personas buenas en las que se puede confiar, nunca podré llegar a compensar tanta generosidad".

Así de emocionado se ha mostrado Ata Mohamed, padre de Osman, el niño afgano con parálisis cerebral que ha ingresado la madrugada de este miércoles en el hospital La Fe de la Valencia.

Su historia representa la de miles de personas y niños que como Osman y su familia, están en campos de refugiados huyendo de conflictos bélicos y esperando la oportunidad de tener una vida, un futuro esperanzador que las trabas burocráticas les están negando.

El camino de esta familia afgana hasta su llegada a Valencia ha sido un auténtica odisea. Según ha explicado Ata, el estado de salud de su hijo Osman, de siete años y aquejado de parálisis cerabral, unido al conflicto bélico con los talibanes que asola al país, fue lo que le empujó a huir de Afganistán junto a su mujer y sus otros dos hijos, de 8 y 9 años.

Así, con Osman en brazos, partieron el pasado mes de marzo. Entre interminables caminatas y algunos tramos en coche pasaron por Irán y Turquía, donde cogieron una embarcación que naufragó: "Estuvimos tres horas en el mar nadando y entre todos cogíamos a Osman para que no se ahogara, hasta que nos rescataron".

Ese fue el momento de más miedo y tensión, ya que se lo llevaron "a un hospital de Grecia" y lo perdieron de vista: "Por suerte, finalmente lo localizamos gracias a unos médicos españoles que se hicieron cargo de todos nosotros".

Contacto con Bomberos en Acción

De allí, pasaron al campo de refugiados de Idomeni, entre Grecia y Macedonia. Allí, acamparon junto al puesto médico de Bomberos en Acción, cuyos integrantes enseguida se preocuparon por el delicado estado de salud de Osman, que llegó a pesar 11 kilos. De hecho, le construyeron una silla de ruedas adaptada y una tienda de campaña más grande y acondicionada para toda la familia.

Según ha explicado un portavoz de la ONG, fueron sus médicos los que inician los trámites para trasladar al pequeño y a su familia a España, ya que "la vida de Osman corría peligro si no se le daba la atención sanitaria necesaria".

A partir de ese momento y tras una agresiva campaña en redes sociales a través de la web Change.org, con la que recogieron 170.000 firmas, se llevaron a cabo los trámites de la mano de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Desde el departamento que dirige José Manuel García-Margallo ofrecieron a la Generalitat Valenciana la posibilidad de hacerse cargo de los cuidados del pequeño Osman y su familia, a lo que inmediatamente accede el Consell.

La Fe, hospital de referencia

Tal y como han explicado desde Sanidad, pese a ofrecerse varios centros sanitarios como el de Elx o Manises para acoger a Osman, finalmente se decidió que el hospital la Fe era el más adecuado, puesto que alberga una Unidad del Niño Internacional, especializada en asistir a niños adoptados, de acogida o inmigrantes. De hecho, solo hay otras tres unidades similares en España, en Madrid y Barcelona.

Al respecto, la responsable de esta unidad, Gema Ochando, ha destacado que se le han practicado las primeras analíticas a Osman y que padece una "anemia leve", aunque su estado de salud es estable.

Además, ha destacado que permanecerá ingresado el tiempo necesario para estabilizar su situación y que después será dado de alta y se le dará el tratamiento y seguimiento necesario para la parálisis cerebral, "una enfermedad crónica".

De momento, toda la familia estará alojada en el Centro de Atención a Refugiados de Mislata y los niños serán escolarizados. Por su parte, Ata buscará trabajo. Aunque ha comentado que está dispuesto a hacer cualquier cosa, ha explicado que en Afganistán trabajaba de "tapicero de coches".

Tanto desde CEAR como desde Bomberos en Acción han asegurado que sigue habiendo muchas familias con niños en situaciones parecidas a las de Osman y han calificado la crisis siria como "la mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial".

En este sentido, la consellera de Sanidad, Carmen Montón, ha recordado que la Comunitat Valenciana tiene preparadas 1.400 plazas para acoger refugiados y que la acogida de Osman es "una muestra de solidaridd de todo el pueblo valenciano".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha