eldiario.es

Menú

La última ley de 2016: homologar los contratos ganaderos

El pleno del Consell da el visto bueno al anteproyecto de Ley de contratos de integración en el ámbito de la producción ganadera, elaborado por la conselleria de Agricultura

El volumen de producción ganadera con sistema integrado, al que afectará este tipo de legislación, se calcula en 450 millones de euros

- PUBLICIDAD -
La consellera de Agricultura, Elena Cebrián, junto a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra

La consellera de Agricultura, Elena Cebrián, junto a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra

El pleno del Consell ha dado su conformidad este viernes al anteproyecto de Ley de la Generalitat de contratos de integración en el ámbito de la producción ganadera, que establece un contrato homologado para estos casos. El objetivo es "normalizar" esta práctica, dotarla de mayor "seguridad jurídica" y proteger al ganadero.

Así lo ha explicado la consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, que ha comparecido en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell junto a la vicepresidenta y portavoz, Mónica Oltra.

Una vez aprobado por el Consell, el anteproyecto de ley será remitido al Consell Econòmic i Social y al Consell Jurídic Consultiu para que determinen los dictámenes oportunos. Además, se trasladará también a las organizaciones agrarias y ganaderas más representativas de la Comunitat Valenciana para su consulta.

Cebrián ha destacado que la puesta en marcha de la ley de contratos de integración de la producción ganadera viene a dar respuesta a "una demanda histórica del sector ganadero para normalizar esta práctica y dotarla de una mayor seguridad jurídica", además de potenciar su desarrollo y competitividad sobre todo en el aspecto exportador.

La tradición de los contratos de integración en la ganadería de la Comunitat Valenciana se inició a finales de los años 60 y principios de los 70, tanto con empresas de la comunidad como de otras comunidades autónomas.

Por ello, se hace necesaria la regulación de una serie de facetas que requieren de acciones legislativas, no solo para ordenar y dar validez a la costumbre, sino también para adaptarla a las nuevas realidades socioeconómicas.

Se trata de un sistema en el que el productor pone las instalaciones, la mano de obra y asume algunos costes y riesgos empresariales, mientras grandes empresas le proporcionan los animales, la alimentación y servicios veterinarios.

La titular de Agricultura ha hecho hincapié en que la figura del ganadero es "la más débil de esta cadena", por lo que "es muy importante que exista una normativa que regule esta relación contractual para salvaguardar la figura del ganadero".

En este anteproyecto de ley se introducen las adaptaciones necesarias para lograr mayores garantías de seguridad entre las partes y haciéndolas compatibles con los requerimientos legales vigentes de carácter sectorial que afectan a la actividad ganadera, sobre todo en lo referente al ámbito sanitario, la seguridad alimentaria y la protección del medio ambiente.

El anteproyecto de ley busca, sobre la base de la libertad de pactos, lograr un "mayor equilibrio" entre las partes que intervienen en la relación contractual, principalmente, mediante la determinación de la forma escrita del contrato, la fijación de las obligaciones que corresponden respectivamente al integrador y al integrado y la obligación de estipulación en el contrato de las demás obligaciones para determinar el alcance de sus responsabilidades.

La norma clarifica las responsabilidades entre las partes y garantiza la igualdad, a la vez que incorpora un modelo homologado de contrato y la creación de la Junta Arbitral de Contratos de Integración de la Comunitat Valenciana, con el objeto de intentar la avenencia entre las partes en aquellas cuestiones que puedan acabar en litigio por problemas en su aplicación.

Asimismo, el texto aprobado por el pleno del Consell contiene un capítulo en el que se describen las características y la delimitación del contrato de integración, el régimen jurídico, la forma y duración del contrato, su registro y establece los contenidos mínimos, así como el régimen de tenencia del ganado y las causas de extinción.

La presencia del sistema de integración en la producción ganadera valenciana implica cerca del 70% de ésta y afecta básicamente a la producción porcina y aviar. A preguntas de los periodistas, Elena Cebrián ha explicado que el valor de producción anual de todo el sector ganadero de la Comunitat es de alrededor de 600 millones de euros, mientras que en el caso del integrado, de unos 450 millones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha